21.03 | Política 

Galli, a un año de la pandemia: "teníamos la obligación de prepararnos para lo peor"

En una entrevista con EL POPULAR, el jefe comunal hizo un balance del impacto del Covid en Olavarría y en la gestión municipal. "Realmente creo que el equipo de salud estuvo a la altura de las circunstancias" dijo.

Josefina Bargas

@JosefinaB

[email protected]

Reflexivo, con comprensión y con balance general positivo. Ezequiel Galli habló con EL POPULAR para hacer un balance de este primer año de la pandemia. Decisiones acertadas y cuestionadas, el equilibrio de la economía y la salud. La relación con la Provincia. La mirada en la segunda ola.

El Intendente repitió la palabra "desafío" y subrayó: "siento orgullo del sistema de salud nuestro, no solo por el sistema, sino por el personal capacitado que tenemos, que es de excelencia. Realmente hace que tengamos una situación de privilegio en el interior de la provincia".

-¿Qué balance haces después de un año?

-Yo hago dos balances. Uno de lo político y la gestión, y por otro lado lo personal. Porque fue un año muy atípico para todos, y nos tocó encarar una situación que nadie conocía. Fue un desafío muy grande. A pesar de la tragedia que fue, de la pérdida de tantas vidas, en realidad el balance creo que es positivo porque pudimos encontrar de alguna manera ese equilibrio que buscamos siempre entre lo económico y lo sanitario, buscar el no colapso del sistema de salud. Pudimos lograrlo con decisiones que se fueron tomando como puede ser, una de las más acertadas la del Laboratorio (de Biología Molecular), el reacondicionar y reacomodar los distintos servicios del Hospital. De lo personal, rescato siempre el haber encontrado en lo cotidiano cosas muy importantes, como puede ser un abrazo, un almuerzo o una comida familiar, una reunión, o hacer deporte. Todas cosas que nos faltaron durante varios meses y que nos dimos cuenta la importancia que tenían.

-Hablaste de esto que no colapsó el sistema de salud. Estamos en un distrito con una estructura importante, pero aún así se reforzó. ¿Cómo fueron aquellos primeros días de plantearse qué hacer?

-Más que nada lo que buscamos siempre evitar fue lo que sucedió en otros países al principio de la pandemia. Era desconocido cómo iba a impactar en Argentina, veíamos que en Europa pegaba fuerte. Nuestra premisa era no llegar al punto de tener que elegir un paciente para ponerle un respirador. Eso hasta ahora -digo hasta ahora porque no sabemos qué sucederá con la segunda ola-, pudimos evitarlo. El trabajo fundamental fue primero el reacomodar los servicios propios, derivar los pacientes respiratorios por un lado y no respiratorios por otro, tratar de descentralizar el sistema de salud en los CAP, para que la gente no tenga que ir a Hospital donde estaban los pacientes Covid internados, y el trabajo también articulado con las clínicas. Fue todo un desafío. Y realmente creo que el equipo de salud estuvo a la altura de las circunatancias con cada decisión que fueron tomando. El compromiso fue admirable.

-Acá había cierta previsión, estos contactos con Loma Negra por la gente que venía de China. ¿Cuando fue el momento en que se decidieron a tomar medidas?

-En realidad en enero vimos los protocolos con la empresa por los que venían de China, no sabíamos si podían traer el virus como asintomáticos. Cuando vimos lo que sucedía, cómo habían llegado los primeros casos al país, y el intercambio que tiene Olavarría económico y social con la Capital por ejemplo, empezamos a pensar en medidas. Incluso una de las primeras fue suspender la Kreppelfest cuando todavía no había decreto presidencial. Con el decreto ya vimos que realmente podía suceder. Se cumple un año de los cierres con taludes de tierra que fue muy criticado en un principio, pero creo que fue acertado. Son cuestiones que fuimos viendo en el equipo, y vimos que tampoco era fácil sostener una ciudad sin casos Covid porque en algún momento iba a pasar.

-Con eso de los taludes, que lo adoptaron otros distritos después, hubo roces con los demás municipios. Ahora que ya pasó bastante tiempo, ¿cómo lo ves?

-A la distancia uno lo ve y creo que las decisiones que se tomaron de no dejar ingresar a los vecinos de Olavarría, sigo sosteniendo que fueron inconstitucionales. Más allá de que la Corte no nos dio lugar al planteo, no fue porque estaba mal. Si el mismo planteo lo hacía un grupo de vecinos perjudicados, la Corte le hubiera dado lugar porque era válido. No dejaban ingresar alimentos, trabajadores esenciales, trabajadores de la salud que no los dejaban salir de sus distritos para venir a trabajar a Olavarría. Cuestiones que después con el tiempo se fueron diluyendo, pero que hasta fueron dolorosas para nosotros. Pero todo también tiene que ver con la situación de cada uno de los distritos, de su sistema sanitario, y cada intendente fue tomando decisiones que uno mirándolas a la distancia, en algún punto las entiende.

-Un tema que se planteó el año pasado desde la política fue la compra de bolsas mortuorias por la pandemia. Se cuestionó decisión de la compra de 300 bolsas. Eso no se comunicó abiertamente. ¿Por qué fue y fue acertado?

-No me parece que sea para comunicar. Era prepararnos para lo peor ante lo que veíamos en países como Italia o en Nueva York cuando arrancó el pico de Estados Unidos, que era terrible. Nosotros teníamos la obligación de prepararnos para que pase lo peor. Después si lo peor no pasa, bienvenido sea y todos vamos a estar celebrándolo. Es una cuestión de previsibilidad.

La nota completa en la edición impresa de diario El Popular