08.04 | Información General Gabriel Coronel: "Estamos en un momento histórico"

A 50 años del nacimiento del Instituto de Educación Física de Olavarría

"Fui estudiante del ´91 al ´94. Fui profesor a partir de 2008, jefe de área por concurso en 2014 y director desde 2018, también por concurso. Como docente empecé dando educación física especial, ya que mi campo de acción es la discapacidad.  

Otros profesores en su momento se fueron y tomé otra materia que es historia de la educación física. Entre 2011 y 2014 estuve haciendo una maestría en educación corporal en La Plata para capacitarme, y eso me abrió la cabeza en cuanto a lo que es el cuerpo y la discapacidad.

La historia de la educación física en La Plata era muy fuerte, y todo eso me copó muchísimo" comenzó diciendo el profesor Gabriel Coronel, director del Instituto de Educación Física Nro. 47 de nuestra ciudad, establecimiento que hoy cumple 50 años de vida.

En los 50 años que cumple hoy el establecimiento educacional, que es histórico porque además cuenta con una trayectoria que lo avala, hubo muchos temas para hablar. No vivió la época de cuando aquellos primeros estudiantes estaban en el cerro "Luciano Fortabat" (obviamente, porque tiene 53 años y comenzó la carrera a los 23), pero igualmente la conoce porque se la transmitieron. Y también había muchos temas para hablar de este Instituto que nació como Instituto Superior de Formación Docente Nro. 29, que luego se fusionó con el número 22 y que ahora, desde 1984, lleva el número 47.

"Soy Promoción de la Corte ´91. Corte significa el año cuando se ingresa al Instituto. Y después de cuatro años de estudio me recibí, dí la última materia (anatomía) con la docente doctora Lázaro. En ese tiempo estábamos ya en el club Estudiantes, por la mañana, y en la Escuela 1, por la tarde. Inclusive yo agarré dos años del comedor, algo que comentan siempre las distintas promociones como algo vincular, que estaba en donde está ahora la Casa del Bicentenario. Era un lugar lindo, porque comíamos, jugábamos al ping pong. Cardoso, uno de los primeros docentes históricos del Instituto, vino de otra ciudad y dormía con su familia en el primer piso de ese edificio. La formación de profesores vino después, de Cardoso, Ernesto Rodríguez y varios más.

Después se formó el recurso humano docente de acá, con Dady Pires, Walter Laenge -vino como profesor y también fue celador y regente en el cerro Luciano Fortabat-, César Arbío -daba atletismo y fue parte de la primera promoción, como Curucho Cángaro, entre otros-, Eduardo Gregorini, Rodolfo Saíni que daba gimnasia cuando se daba con aparatos. Era gimnasia deportiva, en la que Ana Mancisidor fue una docente histórica. Se daba anillas, paralelas, y Dady -un atleta tremendo- nos mostraba cómo se hacían los ejercicios con 40 y pico de años, un fenómeno" recordó sobre aquellos momentos en los que se fue armando la historia de la "I".

Campamentos
"Otra cosa importante eran los campamentos, que son fundacionales porque cuando surge el primer Instituto en Olavarría fueron apoyados por los movimientos de scouts. Entonces había grandes movimientos de acampadas grandes y el profe Edberto Herrera era el gran protagonista de eso. El fue otro histórico. Y a partir de ahí se formaron recusos y se creó el instituto junto con la Fundación Fortabat. Hoy no tenemos sede propia, pero para ello se tienen que poner de acuerdo patas empresariales, educativas y la política. Aun sin sede, Olavarría es uno de los institutos más importantes de la provincia, con régimen de internado y 30 docentes que se reciben cada año. Es uno de los más antiguos, porque también están los de Bahía Blanca, Mar del Plata y Avellaneda, que son muy grandes y cuentan con mayor matrícula que nosotros, quizá el doble o el triple. Pero aun así somos fuertes, tenemos jerarquía, porque participamos en la mesa de institutos de educación física. Estamos bien y para estos 50 años estamos en un momento hermoso, histórico".

Alumnos
"Acá vienen alumnos de todos lados, porque llegan chicos y chicas de Tapalqué, Rauch, Bolívar y Coronel Suárez, donde también se estudia el profesorado. Pero vienen a Olavarría. Un 50 por ciento de la matrícula -que se compone de 300 estudiantes- es de afuera. Y se reciben alrededor de 25/30 por año, ya que entran en un proceso de desgranamiento que es normal. A cuarto año llegan 55/60, pero posteriormente se van recibiendo en distintos meses porque van dando los finales.

Formación
"Al profesor de educación física del Instituto de Olavarría lo quieren en todos lados, porque tiene una formación muy completa, amplia, y está preparado para distintos aspectos laborales, multirecursos, como para la escuela, para integrar equipos interdisciplinarios de salud, para en la actividad recreativa, en las colonias de vacaciones, en la formación, como personal trainer, vida en la naturaleza, competencia, gestión en escuelas primarias y secundarias, en la gestión pública. Son perfiles muy específicos que se forman, pero el Instituto los va moldeando".

Así funciona
"Estamos funcionando en el Club A. Estudiantes con amplias posibilidades, ya que ahí está Dady Pires como coordinador deportivo. Tenemos todos los recursos del club por la mañana, a través del acuerdo que hay con el gobierno de Provincia. También tenemos la secretaría, la dirección, la regencia y al preceptoría, así como la biblioteca, un par de salones y el uso del mini gimnasio y el maxi, como las distintas canchas, los playones y la pileta de natación. Por la tarde se cursa en la Escuela 1. Ahí hacemos el soporte teórico y también contamos con el SUM por algunas prácticas, recreativas y deportes".
En pandemia
"El tema pandemia nos obligó a cambiar muchas cosas. Terminamos 2019 con muchísimo trabajo, en noviembre, haciendo la plenaria, y fue espectacular realmente ya sea en el club, en Escuela 1, en las instituciones intermedias, en el Consejo Nacional de Directores. Y cambiaron autoridades ya que Marcela Esnaola (Bolívar), que era nuestra inspectora de nivel superior en la región, fue a nivel central, a trabajar en la Dirección de Formación Docente Inicial, del que depende nuestro Instituto, por lo que allí había alguien cercano para trabajar. En 2020 empezamos el curso inicial con 80 chicos, el 9 de marzo, y en una semana comenzó la pandemia. Nos desesperamos un poco, pero hicimos un curso acelerado a través de la plataforma virtual, descargamos aulas virtuales, y pudimos sincronizar el trabajo con los chicos. Esa plataforma nos permite hacer un seguimiento de los estudiantes que antes no la usábamos, pero las 58 materias fueron incorporadas allí y se dieron clases sin problemas. Fue una experiencia nueva, nos reinventamos, más allá del estrés porque eso no tiene nada que ver con una carrera presencial. Pero salimos adelante. Trabajamos mucho para eso, por supuesto, pero salió todo bien".