08.04 | Información General César Omar Arbío

"Estábamos las 24 horas dedicados a la carrera"

"Yo fui de la primera promoción y el primer abanderado del Instituto de Educación Física. Me recibí en diciembre de 1973, cuando la carrera era de tres años".

"Vivíamos en el cerro Luciano Fortabat, porque la carrera tenía el sistema de internado, como el sistema militar. El primer año éramos 30 varones los que entramos y todos estábamos en el cerro y también íbamos al club Loma Negra por las prácticas. Al año siguiente entró la primera promoción de mujeres y ellas fueron a vivir al cerro y los varones de segundo y los de primero nos quedamos en las instalaciones que estaban "abajo", al lado de la cancha de básquetbol del club. Eramos dos de Olavarría y el resto de la provincia. Eduardo Gregorini y yo" recuerda César Omar Arbío (68).

"Eran épocas en la que ni salían del cerro, porque nos daban libre desde el sábado al mediodía hasta el domingo a la noche libre, a las 21 teníamos que entrar otra vez. Si llegabas 21.05, media falta. Era un régimen militar. El regente era el glorioso Walter Laenge, que vino desde Santa Fe, donde allá también había un régimen duro: pelo corto, buzo azul, zapatillas blancas, nada de colores. Todos iguales. Ni Adidas ni Topper. Despues fue cambiando todo, la moda y las costumbres. Era una ropa distintiva. Cuando en tercer año salíamos a dar las prácticas, la gente te reconocía en las escuelas, siempre con la I prendida en el pecho. Es que eso era mucha identidad" siguió recordando César sobre aquellos años de carrera.

"Nosotros estábamos las 24 horas dedicados a la carrera, no teníamos salida; era mamar la carrera a pleno. También era un honor ser alumno del Instituto, que fue el primero en la provincia, por lo que fue una carga importante. Tenía muy buena propaganda, eso fue así durante muchos años con todos los egresados. Nos venían a buscar de todos lados para trabajar" siguió contando Arbío, quien también se dedicó al fútbol (actualmente es entrenador), ya que defendió las camisetas de Estudiantes y Atlético Hinojo.

"Después dí clase. En el ´78 fui profesor en el Instituto hasta 2013 en forma ininterrumpida. Daba atletismo. Pedí licencia cuando fui consejero escolar y luego me jubilé. Era cuando trabajábamos en Estudianes, también estuvo en los últimos años en Pueblo Nuevo cuando hubo un litigio porque el gobierno de Provincia no le pagaba al club y nos echaron. Pero cuando volvieron a Estudiantes yo ya no estaba" agregó, para contar después -en el cierre de la nota- un momento crucial en su vida que también está relacionado con su paso por el Instituto.

"En el segundo año de la carrera fui a Alemania a ver los Juegos Olímpicos de Munich ´72. Se hizo un concurso a nivel nacional y las condiciones eran ser deportista, manejar un idioma, tocar un instrumento y saber cultura general, y yo tocaba la guitarra y hablaba inglés. Fue a nivel local, provincial y nacional. En julio se hizo el selectivo nacional en Embalse Río Tercero y fueron de 24 provincias, a 10 alumnos por provincia éramos 240. Clasificamos 30 luego de una semana de evaluciones, con jurados específicos. Hicimos un viaje de un mes y fraccion por la Argentina para conocer el país y luego poder transmitir todo eso. En Bariloche fue el último escalón y quedamos 14 para ir a Munich durante un mes. Fueron seis meses memorables. Me llamaban de todos lados para dar charlas y fue un gran honor representar al Instituto, aunque esa no era la condición. Pero a la I la tenía conmigo por si tenía que mostrarla en algun evento. Fue un sueño para mi. El profe Edberto Herrera me ofreció esa posibilidad y le pude responder", terminó diciendo César Arbío.