07.07 

Nicaragua: alarma por la detención del sexto candidato presidencial

A cuatro meses de las elecciones, la policía del gobierno de Daniel Ortega apresó a cinco líderes estudiantiles y del movimiento campesino. Uno de ellos es Medardo Mairena, aspirante a la presidencia.

A cuatro meses de las elecciones presidenciales, el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua acentúa la persecución contra sus opositores políticos, con el arresto del sexto candidato a la primera magistratura.

Esta vez, se trata de uno de los lideres del Movimiento Campesino, Medardo Mairena, quien fue detenido por la Policía nacional junto a cuatro estudiantes y dirigentes por "menoscabar la soberanía" del país, entre otros cargos.

Se estima que la detención de opositores en Nicaragua es una forma de Ortega de allanar su camino a otro mandato.

Con estas detenciones, aumenta a 26 el número de opositores al gobierno de Daniel Ortega arrestados en año electoral.

Mairena, junto a Pedro Mena -otro dirigente campesino detenido-, ya habían sido condenados a 200 años de prisión por "terrorismo" y otros delitos por su participación en las protestas de 2018, responsabilizándolos de la muerte de policías. Pero habían sido beneficiados con una ley de amnistía en junio de 2019.

También fueron detenidos los estudiantes Lester Alemán y Max Jérez, sindicados como "cabecillas" de la ocupación de dos universidades durante "el fallido intento de golpe de Estado", como califica el gobierno a las manifestaciones de 2018.

A los cinco detenidos se los acusa del delito de "menoscabo a la independencia y soberanía", "incitar a la injerencia extranjera", "pedir intervenciones y aplaudir" sanciones contra Nicaragua, en base a una ley que aplica el gobierno a opositores, y que fue aprobada por el Congreso oficialista.

Mairena se convirtió en el sexto candidato a la Presidencia detenido. Lo antecedieron Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Miguel Moral y Juan Sebastián Chamorro -primo de Cristiana.

"Cada día se ve más lejos la posibilidad de que Nicaragua tenga elecciones libres, justas, equitativas. El asedio y la persecución a todas las voces disidentes no se detiene", dijo la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola. La CIDH también expresó "su condena" a la "persistente persecución" de opositores.

En medio de pedidos de la comunidad internacional de liberar a los detenidos, Ortega sostuvo que los opositores presos no son "candidatos" ni "políticos", sino "criminales" que trataron de organizar un golpe de Estado con financiamiento de Estados Unidos.

El mandatario de 75 años, que ya había gobernado de 1979 a 1990, regresó al poder en 2007 con el izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y se mantiene allí tras dos reelecciones consecutivas. Tiene como vicepresidenta a su esposa, Rosario Murillo. Sus opositores no descartan que intente un cuarto mandato consecutivo el 7 de noviembre.

La oposición y la comunidad internacional lo han acusado de gobernar de manera autoritaria tras la brutal represión de las manifestaciones de 2018, que dejó 328 muertos y miles de exiliados, según organizaciones de derechos humanos. (Ambito Financiero)