13.07 | Información General Actividad sin fines lucrativos

Se completó una nueva edición del "Dakar pobre"

El grupo esta conformado en su mayoría por olavarrienses amantes de los autos y las motos. En esta ocasión, realizaron un recorrido que unió nuestra ciudad con Saavedra.

Este fin de semana, los aventureros completaron una nueva edición del "Dakar pobre". Estos fanáticos de los autos y las motos unieron Olavarría con Saavedra para reafirmar ese sentido de pertenencia a un grupo que se moviliza al ritmo de los motores.

"Somos amigos que nos junta esta pasión", señalan los protagonistas que acostumbran a hacer los viajes a través de caminos de tierra.

El "Dakar pobre" nació "por ir a buscar un buggie hace 4 años hasta Marisol. Fuimos a buscarlo y como no teníamos trailer fuimos por tierra pero cuando volvíamos quedó en un campo en Durañona porque el chasis estaba todo roto. Arrancamos siendo 9 y creció con el boca en boca a través de los amigos, se fue agregando gente y ahora somos un montón", repasan los protagonistas.

"Vamos y volvemos todo por tierra", comentan. En este viaje los intrépidos fueron 28 pero alcanzaron a reunir más de 80 en una anterior caravana.

Los aventureros que pasaron por La Madrid reúnen motos, buggies y autos clásicos. "Como vamos despacio y todo por tierra se fue sumando gente que tenía autos guardados y los quiere usar... Esto tiene mucho de amistad, te vas conociendo en cada viaje porque hay algunos que no nos conocemos y cuando te reunís vas sabiendo de ellos", explican.

La mayoría son de Olavarría aunque en esta ocasión también se sumaron desde Bolívar. "La idea es pasar un lindo momento y disfrutar de esta pasión", sintetizan.

El denominado "Dakar pobre" no tiene fines lucrativos sino dar rienda al amor por los fierros y como único fin utilizan, en cada viaje, los caminos de tierra para llegar hasta el destino definitivo.

Este fin de semana unieron Olavarría con Saavedra y pasaron por La Madrid. "En el verano fuimos a Monte Hermoso e hicimos parte de la costa. Vamos y volvemos todo por tierra", repiten. "Siempre hacemos un viaje grande y después, en el año, hacemos algunos más cortos. Ahora somos 28 pero hemos sido más de 80 en una anterior caravana", cuentan.

"Esto es el Dakar pobre. Está hecho con 2.50 (sic)", dice mientras uno de los buggies se suma a la caravana y recuerda "una escapada" en medio de las restricciones de la pandemia hasta Espigas. "La amistad se va haciendo de a poco, con el correr de los kilómetros", cierran.