15.08 | La Madrid 

Luciano García: "Ahora hay que dejar de lado el enojo y buscar soluciones para que las chicas puedan jugar"

Este fin de semana dio inicio la temporada de la Asociación de Básquetbol de Olavarría (ABO) en los torneos de las divisiones formativas. Luego de más de un año y medio sin competencia oficial es una buena noticia, menos para los equipos femeninos de Racing de General La Madrid que por el momento se quedarán sin jugar al haberse bajado los otros clubes del certamen. El director técnico albiceleste, Luciano García, contó cómo es la situación.

"Hay un solo equipo en Olavarría y por eso no se juega", sintetizó "Lucho", que lamentó la determinación.

Lo que sucede "son las repercusiones de la pandemia y de que por ahí es un torneo que se ha descuidado, no digo en la ABO sino en todos los clubes", señaló el entrenador que está al frente de los equipos juveniles de "la Academia" lamatritense.

Conocida la decisión de que no iniciara el certamen, Racing ya se puso como objetivo buscar otras alternativas, aunque por el momento no hay nada concreto.

"Estoy desilusionado porque sabía cómo era el tema y las chicas corrían en desventaja en cuanto a los torneos", dijo García, y en su gesto se nota el disgusto. "Entiendo que estamos pasando una pandemia y que uno de los saldos podía ser esto. Incluso el masculino lo sufrió, pero hay una estructura armada para los varones y es más fácil que para los campeonatos femeninos. Ahora hay que dejar de lado el enojo y buscar soluciones para que las chicas puedan jugar", marcó.

Racing comenzó el proyecto del básquet femenino en 2015 y desde entonces Luciano García ha estado al mando.

"En estos años pudimos hacer la estructura en el club con todas las categorías. Tenemos desde Escuelita hasta Sub 17", repasó el profesor, que aún no encuentra una explicación clara a lo sucedido con el torneo de la ABO, que al desafiliarse Alvear y quedar únicamente Ferro de Olavarría con equipos, en este 2020 no tendrá competencia.

"La Madrid es una ciudad chica y con menos actividades para las mujeres, en Olavarría sí puede haber una 'competencia' entre propuestas, pero también hay una mayor o menor apertura de los clubes hacia el básquet femenino. La realidad es que es costoso, como el masculino, pero las chicas tienen que tener un lugar y tiene que haber facilitadores para que eso ocurra", enfatizó.

"Acá hicimos todo a pulmón para que ocurra, nadie nos facilitó nada. Se luchó para que hubiera un torneo... es una cuestión de los clubes y de los entrenadores", lamentó García.

"El deporte femenino ha tenido un auge en los últimos años", consideró el entrenador, e insistió que el declive en el caso del torneo vernáculo "tiene que ver con cuestiones internas: la importancia y la apertura que se le da".

"Ya venía hablando con las chicas respecto a que no teníamos certezas sobre lo que iba a pasar, pero ellas saben que no nos vamos a quedar quietos. Se cierra la competencia, pero la idea es poder hacer encuentros y buscar otras alternativas. Pero por ahora son sólo proyectos, hay que ver cómo los llevamos a cabo", indicó sobre el futuro.

Es hora de dar vuelta de página

"Ahora hay que buscar las formas de incentivarlas y que vengan a entrenar", recalca Luciano García.

"Lo que antes era un poco 'accesorio' ahora se va a volver prioridad", admite el técnico sobre lo que será la participación en los Juegos Bonaerenses. Claro que las chicas lamatritenses no la tendrán fácil. En 5x5 se hizo una selección y el próximo 9 de septiembre harán su debut. En el caso del 3x3 hay equipos en distintas categorías Juveniles y también en Universitarias, y tendrán competencia regional e interregional.

"Corremos con desventaja con otras ciudades, pero estamos entrenando. Ellas fueron incentivadas a medirse con equipos más fuertes y ver dónde estamos parados. Vengo hablándoles sobre nuestras aspiraciones y los objetivos", explica sobre cómo es el trabajo diario.

"Hay muchas charlas, hablamos mucho y están metidas", se entusiasma "Lucho" García y valora que haya habido instancia local en la modalidad reducida.

De la cabeza

En marzo de 2020, a pocos días de iniciar el torneo de la ABO -y de todas las actividades- la pandemia de coronavirus trastocó todos los planes. Desde ese momento las chicas y los chicos de General La Madrid debieron encerrarse. Volvieron a entrenar en octubre, pero luego llegó un nuevo receso, esta vez por las vacaciones. En febrero hubo un torneo interno, sin embargo al poco tiempo llegaron más restricciones. Ahora nuevamente los espacios deportivos tienen gente.

"Para quienes ya tuvieron competencia, entrenar sin un objetivo a corto plazo puede ser determinante en cuanto a que terminen dejando la actividad. En los que se están iniciando pierden mucho: el vestuario, el viajar, la posibilidad de compartir y ver otros equipos", resumió Luciano García sobre las consecuencias que han traído las limitaciones.

"A pesar de los cortes no se ha perdido tanto la matrícula. Vienen y eso es lo importante, porque habla de la falta que hace el deporte, sobre todo en los más pequeños", recalcó.

"Los más chiquitos vienen a jugar y a divertirse pero a los que son un poco más grandes les falta la competencia, prepararse para el fin de semana tener el partido y eso es vital en un deportista, es lo que nos permite mejorar cada día, porque es donde se aplica lo que entrenamos y es lo que más nos enseña", analizó el entrenador.