29.08 | Columnistas 

A veinte años del "voto bronca" que les ganó a todos partidos políticos

El 30 por ciento de los olavarrienses votó en blanco o nulo el 14 de octubre de 2001. El PJ salió segundo y la UCR tercera. Los sobres guardaron mensajes pintorescos o terribles. Eduardo Duhalde ganaba la elección para senadores y meses después sería presidente interino. El PJ triunfaba en Olavarría con la peor elección eseverrista. Era la antesala del derrumbe de diciembre. 

Silvana Melo

[email protected]

En octubre, no más, se cumplen los veinte años. Fue la manifestación electoral más estruendosa de desaliento, rabia y desencanto. Y fue, también, la antesala para el derrumbe argentino de diciembre de 2001. En Olavarría 20 mil personas decidieron no votar y 17.500 lo hicieron en blanco o anularon el voto con ingenio y/o definitivamente con escatología. En el país ganó Clemente porque "no tenía brazos para robar". Y, a pesar de que el peronismo volvió a una victoria poco festejable, se abrían las puertas del desastre político y, en apariencia, de un cambio sin vuelta atrás. Veinte años después, hay personajes que siguen firmes y no hubo quesevayantodos que los marginara. Y el desencanto sigue en pie, a pesar de las esperanzas que fueron apareciendo como hongos en el campo, como mojones en un páramo.

Según los registros históricos de la Junta Electoral, el 14 de octubre de 2001 votaron en Olavarría 58.683 ciudadanos (de los más de 78 mil en condiciones de hacerlo). Entre votos anulados y en blanco se pronunciaron 17.595 personas. Fue el grupo social ganador. El PJ fue segundo con 9401 votos y la UCR (el eseverrismo en su peor elección) alcanzó los 9.076. El "voto bronca" acorraló a Fernando De la Rúa, un presidente sin carisma ni fortaleza, lo puso en manos de su ministro de Economía, Domingo Cavallo (un dirigente que ya había destruido la producción, el trabajo y la economía durante el menemismo) y lo empujó al derrumbe cuando desesperadamente el gobierno se quedó con los ahorros de la gente y decretó el estado de sitio para detener la rebelión.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR