14.09 | Información General 

Campaña de prevención de cáncer de cuello uterino

Está organizada por la Secretaría de Salud del Municipio junto a Lalcec filial Olavarría. 

Durante la corriente semana se desarrolla la campaña de prevención del cáncer cérvico-uterino, organizada por la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec) filial Olavarría, con la colaboración de profesionales de la Secretaría de Salud del Municipio.

La campaña está orientada a mujeres entre 20 a 65 años de edad, y comprende la realización de test de Papanicolau (PAP). 

Para ser atendida es necesario tramitar un turno. El mismo se puede obtener llamando al 428280, los días martes a jueves de 9 a 11 y de 16 a 18 horas, o acercándose a Mitre 2659.

Los controles están a cargo de Sofía Herrera y Victoria Nogal, residentes de Medicina General; profesionales de la Dirección de Atención Primaria, personal de Lalcec y los doctores Florencia Babieri y Oscar Vera Barros.

Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello de útero es una enfermedad en la cual se produce un crecimiento anormal de células tumorales en los tejidos del cuello uterino.

La principal causa de este tipo de cáncer es el HPV (Virus del Papiloma Humano), un grupo de más de 150 virus que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. También se puede contagiar a través del contacto con la piel de persona a persona. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo. Pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años pueden convertirse en cáncer.

El cáncer de cuello uterino es uno de los pocos que se pueden diagnosticar precozmente, es decir, antes de que la mujer aprecie algún síntoma. Por eso es tan importante cumplir con las revisiones ginecológicas regulares y la realización anual del test de Papanicolau (PAP) y Colposcopia, pruebas sencillas que no producen dolor y duran sólo unos minutos, que permiten el diagnóstico de las lesiones pre-malignas, de tal forma que su tratamiento evita que éstas evolucionen a lesiones invasivas.

Los síntomas a menudo no comienzan sino hasta que un cáncer se torna invasivo y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son: sangrado vaginal anormal, secreción vaginal inusual y/o dolor durante las relaciones sexuales.