15.09 | Información General 

El sector de eventos sigue esperando una mayor apertura después de 20 meses de restricciones

Hay fiestas retrasadas desde marzo del 2020 y la prohibición de bailar es la primera traba. En este contexto, el salón de La Rural se prepara para su primer cumpleaños de 15 en un año y ocho meses.

"Es una fiesta que estaba pautada desde el año pasado, como tantas otras que quedaron postergadas. Quienes contrataron los servicios aceptan las condiciones actuales y los protocolos así que ya tenemos la fecha para octubre". Quien habla es Rodolfo Abraham que el mes que viene ofrecerá el primer servicio de eventos en viente meses.

Se trata de un cumpleaños de 15. Será sin baile, con el 50% de aforo y no más de cien personas, como lo establece el protocolo. "Es como empezar de cero, pero estoy contento de poder hacerlo después de tanto tiempo sin trabajar", resumió.

El mes pasado, la Provincia de Buenos Aires comenzó a regirse bajo un nuevo sistema de fases que define el estado epidemiológico de los distintos municipios: una fase general y otra de reserva que es la de alarma sanitaria y epidemiológica.

En este contexto, y frente a una baja de contagios, se habilitaron distintas actividades recreativas, culturales, comerciales o de servicios con un aforo de hasta el 70% en lugares cerrados, exceptuando bingos y casinos. Además, se pueden realizar eventos masivos de hasta mil personas, pero al aire libre.

Dentro de estos cambios, en cuestión de eventos sociales "seguimos igual que antes", aseguraron Mónica Hernando y Rodolfo Abraham, dos referentes olavarrienses de este sector.

El 23 de agosto se oficializó un nuevo decreto municipal, tomando como base los protocolos provinciales. Se habilitó el horario nocturno hasta las 3 de la mañana y las salas cinematográficas, podrán funcionar con el 50% de aforo. La sala de Bingo tiene un aforo del 30% y los salones de fiestas y establecimientos afines, trabajarán con un aforo del 50% de su capacidad. Además, los locales gastronómicos en lugares cerrados pueden funcionar con un aforo del 70% de su capacidad.

Tal como lo afirma el decreto, todas las actividades permitidas "deberán funcionar conforme los protocolos de bioseguridad establecidos por esta Administración y los dispuestos en la Resolución Nº 260/20 del Jefe de Gabinete de Ministros de la Provincia de Buenos Aires, continuando con el uso obligatorio de barbijos y/o tapabocas dispuesto en el Decreto Nº 1028/20 y respetando el distanciamiento social, que no podrá ser inferior a los 2 metros".

En el artículo 2, además tal como lo habían anunciado desde la Provincia se habilitaron los eventos masivos, en espacios abiertos y con un máximo de asistentes de un mil (1.000) personas, los que deberán realizarse sujetos al estricto cumplimiento del protocolo, entre ellos no se encuentra permitido el baile.

Sin cambios

"Es como volver a hacer la primera fiesta", definió Rodolfo Abraham ante la consulta del EL POPULAR a raíz de una foto que publicó en su Facebook del salón que maneja en La Rural con una frase que dice: "en octubre volvemos".

Se trata de la primera fecha después de un año y ocho meses. "No cambió nada, solo que estas personas aceptaron las condiciones por las cuales podemos realizar el evento", explicó.

Esta fecha implica poner en funcionamiento todo desde cero y "revisar que todo este en orden", dijo en referencia a aquellas cuestiones técnicas y organizativas.

En cuanto a lo emocional, "lo que se siente va mucho más allá de una fecha. Es volver a encontrarnos, que los cocineros, los mozos y todos los que trabajan detrás de un evento social vuelvan a trabajar", asumió mientras organiza protocolos y espacios.

El sector de eventos "es uno de los más postergados", planteó a su turno Mónica Hernando, quien ha tomado la voz desde que comenzó la pandemia y sus consecuentes restricciones.

Contó que "hay quienes pagaron una seña del 30% que la han perdido y otros que han pagado más que eso, entonces tratamos de que realicen su fiesta porque es muy difícil devolverles ese dinero".

Y dijo que "hoy tenemos nenas que han pagado parte de su fiesta de 15, pero que ya cumplieron 17 años". Lo que más cuesta es que "entiendan que no podemos hacer baile, que no está permitido por Decreto y que son normativas de Provincia que el Municipio dice que tiene que respetar", explicó en un contexto donde "se incentiva a las fiestas privadas, se ve el teatro con gente bailando en un recital o clubes donde también se arman bailes", pero donde también a nivel provincial "se habilitaron eventos de hasta mil personas al aire libre solo por la campaña política, porque al sector de eventos sociales nos han dejado afuera de esa normativa".

Hace 15 días mantuvieron una reunión en el Municipio "y le dijimos al Intendente que este rubro va a desaparecer. No tenés forma de bancar un salón después de tanto tiempo, pero si no está la habilitación provincial mucho no se puede hacer".

Mientras tanto, el sector "sigue peleando a nivel nacional, no es solo Olavarría. Estamos por todos lados, se nos viene la época alta de fiestas, pero nadie se va a casar sin baile, y las empresariales las vamos a perder de nuevo. Los eventos siguen relegados, se ve que a la Provincia no le interesa mucho", cerró.