16.09 | Información General 

Almacenera de pueblo

En Avenida Fortabat 1469 en Loma Negra desde hace seis años hay un espacio que es más que un almacén.  

En Polirubro Augurios, María Antonia Ramis junto a sus dos empleados Lucas y Daiana están todo el día al servicio de los vecinos de la Villa.

Su marido es transportista y "queríamos hacer otra cosa", contó. María relató a El Popular que "nunca había trabajado en un negocio así y empezaron con lo que tenían. Fuimos ingresando y ahora trabajamos re bien".

En Augurios hay artículos de perfumería, despensa, cigarrillos, golosinas, bebidas, librería, regalería, juguetería, y hasta sanguches. De a poco en el kiosco/almacén se fue incorporando más mercadería hasta llegar a tener de todo en el día de hoy.

Abren sus puertas a las 8 de la mañana y cierras a las 21 y trabajan todos los días de la semana. Eso hace que la cercanía y familiaridad con los vecinos sea muy fraterna y cotidiana.

Como almacenera cuenta que en su rol "tratamos de atender bien, tranquilos, eso es lo principal. Es como si fuera una familia. Es un lugar de encuentro para los vecinos, se dan charlas, tenemos que escucharlos y los atiendo lo mejor que puedo".

Lo cierto es que tantas horas al frente del comercio "es bravo, es cansador. Llegas a la noche agotado pero te acostumbras también". Y no se trata solo de la atención, "voy ordenando, escucho música, limpio, reponemos mercadería. Siempre algo para hacer tenés, estamos reponiendo. Y así se pasa el tiempo".

Allí además de los vecinos se acercan a comprar los empleados de la empresa cementera por lo que hay gente en Augurios todo el día.

María cuenta que allí no ha implementado la libreta, "todo es en efectivo y no usamos tarjetas", relató.

Desde su lugar hoy vive de modo especial este día, rodeada de la familia lomanegrense que confía en su comercio todos los días.