16.09 | Información General Los ecos de los comicios

El empresariado local y dos lecturas de las PASO

Alberto Nievas (presidente del PIO y fabricante de maquinaria agrícola) y César Longo (al frente de la UIO y propietario G&L Internacional) se manifestaron sobre las derivaciones de la compulsa preliminar a las elecciones de medio término del 14 de noviembre.

Daniel Lovano - [email protected]

Pasaron las PASO, arrojaron resultados para algunos sorpresivos y para otros no tanto, consagraron a los y las que dentro de dos meses aspirarán a sentarse en las bancas de los concejos deliberantes, los parlamentos provinciales y la Cámara de Diputados, y dejaron lecturas en los diferentes actores sociales, políticos y económicos.

En este caso Alberto Nievas (presidente del Parque Industrial Olavarría y fabricante de maquinaria agrícola) y César Longo (al frente de la Unión Industrial de Olavarría y propietario G&L Internacional) hicieron sus análisis con la autoridad que les otorga ser actores centrales del empresariado local.

"Para algunos el resultado fue bastante sorprendente, pero para los que manejamos alguna información no lo fue tanto, sino más bien fue un desenlace lógico" señaló Nievas, crítico de primera hora de la administración que encabeza Alberto Fernández.

El empresario agrícola argumentó que tanto "las variables económicas como el humor social" estaban articulando una derrota electoral del gobierno.

"Si uno que tiene una empresa ve que hay un montón de gente que viene a buscar trabajo, obviamente esa gente va a estar disconforme con la situación del país. No hace falta mirar ninguna planilla, ni ningún dato estadístico para darse cuenta de que la cosa está mal; y está muy mal" recalcó.

Nievas observó que la situación es peor de la que cualquier político, independientemente de su línea de pensamiento se puede imaginar, pero fue más allá del dato coyuntural: "Se ha perdido la cultura del trabajo, se han perdido los oficios y eso va a costar años recuperarlo. Mañana hay trabajo y no tendremos gente para trabajar. Toyota salió a buscar 200 personas y no las encontró; no es casualidad".

"Acá en Olavarría lo vimos hace 30 años con Helios Eseverri y desarrollamos el Instituto Tecnológico (Iteco), porque advertíamos que los centros de formación no nos entregaban gente capacitada" recordó.

Profundizando sobre las "pérdidas", Nievas apuntó que "no existe más esa actitud de la gente, con ganas de trabajar y compromiso con su trabajo. Hay que saber que el empresario es algo circunstancial en la vida, pero las empresas están por encima de nosotros".

"Se perdió el amor al trabajo. El trabajo va más allá de lo económico, es un ordenador social, porque si uno tiene que entrar a las 7 de la mañana, si no me acuesto temprano al otro día la paso mal; aunque parezca algo tan simple es muy importante" consideró.

Reconoció Nievas su "visión crítica, porque el gobierno que venga a arreglar esto nos va a hacer sufrir, porque no nos damos cuenta de que estamos viviendo regalados. Vivimos gastando más de lo que producimos. Perón fue un adelantado en esto cuando dijo 'por lo menos tenemos que producir lo mismo que consumimos', y en este país venimos gastando más de lo que podemos".

"Han agrandado el Estado enormemente, entonces la gente no se va a trabajar a la empresa privada. Hay que desarrollar políticas para que se achique el Estado, porque no lo podemos sostener. Carl Ishikawa habla de los 'peligros de los sellos de goma' y ese tipo que sólo maneja un sello de goma en el Estado no le agrega nada a la cadena productiva. ¿Cómo lo desarmamos a eso?" se preguntó.

"Los que pagaron las casas del Barrio CECO I pagaron dos mangos, y cosas como esas fueron generando deudas. Cuando uno toma una deuda, debe pagar esa deuda. Rompimos todo y después la credibilidad es lo más jodido que hay para recuperar" reflexionó.

"La Argentina perdió todos esos valores. ¿Cómo no le vamos a pagar al Fondo? Lo que digo es que debemos honrar nuestras deudas, sino no vamos a tener más crédito" afirmó.

Nievas reconoció que el ex presidente Kirchner pagó toda la deuda al FMI, pero evaluó que gobernó con "viento a favor" y dijo que "no supo crear un fondo anticíclico para cuando la soja no costara 600 dólares la tonelada. Hicieron agrícolas campos marginales que eran para la ganadería".

Volvió a castigar al gobierno por decisión de cerrar las exportaciones de carne: "Este país tiene cualquier recurso para comer, nadie se puede morir de hambre. Comeremos menos carne, pero hay aves, hay pescados, hay verdura. No vale tener buena dialéctica, buenas relaciones con los medios de comunicación y después no saber qué hacer con el gobierno".

Lee la nota completa en la edición impresa