22.09 | Información General 

Ley Hidrocarburos: "Esta concepción atrasa un siglo" y "es antagónica a la carbono neutralidad"

La apuesta fuerte argentina pasará por el gas y el petróleo mientras el sistema financiero internacional apunta hacia la acción climática.

"En el marco de los impactos que está generando el cambio climático, la Argentina parece que no se enteró lo que está pasando en el mundo ni en nuestro propio país", plantea el Ing. Mag Gabriel Blanco mientras analiza con preocupación la Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas con incentivos al gas y petróleo a 20 años.

El anunció llegó el día después de las elecciones bajo la promesa de incrementar la producción de hidrocarburos, garantizar la soberanía energética, resolver el consumo interno y lograr saldos exportables para obtener divisas que fortalezcan el Banco Central. Con más trabajo e industria, preservando el acuerdo social y la sustentabilidad ambiental.

"La ley promueve la explotación y expansión del petróleo y el gas con fines de consumo interno pero para la exportación de hidrocarburos y da ventajas a las empresas para que inviertan, promuevan, salgan a explotar y producir más", detalla el investigador de la FIO, especializado en energías renovables, cambio climático y sustentabilidad.

Se necesitará por lo menos medio siglo para amortizar.

Ahora, en medio de un escenario atravesado por el cambio climático, "la Argentina parece que no se enteró lo que está pasando en el mundo ni en nuestro propio país", expone el ingeniero. Y lo ejemplifica con "la bajante del Paraná, fenómenos extremos nunca vistos como tormentas o lo que pasa con el agua en la zona de Neuquén, Mendoza y San Juan por falta de nevadas en la Cordillera. No tienen agua y eso impacta en la producción agrícola, en el sistema energético, impacta en la calidad de vida". 

A contramarcha del mundo

Esos impactos ponen en jaque al planeta y las generaciones tanto actuales como futuras. Sin embargo, la pregunta que se hace el académico es "¿a quién se le quiere vender esa producción cuando hay un mundo que mira para otro lado, cuando hay un sistema financiero internacional apuntando a otros negocios, hacia la acción climática?".

En esa línea ubica a Estados Unidos y sus socios o a la Unión Europea, que priorizan sus líneas de acción en función de lo que denominan la "acción climática", dispuestos a comerciar con países que tienen la misma sintonía. "Es un frente externo que no se está viendo", advierte Gabriel Blanco.

El proyecto será analizado en el Congreso de la Nación y fue presentado por el presidente Alberto Fernández junto a empresas petroleras, gobernadores, sindicalistas del rubro y referentes de pymes, empresas regionales y la industria nacional.

Más dólares, menos sustentabilidad

"¿A quién beneficiamos con este incentivo? ¿A la producción de hidrocarburos? ¿Qué nos deja? Regalías, si hasta el término avergüenza. Es producción y exportación de petróleo y gas. Nos quedan los pasivos socioambientales. Los impactos siempre son socioambientales", expone el referente de la FIO.

No obstante, una de las aristas más inquietantes al momento de impulsar la industria hidrocarburífera es "generar nuevas infraestructuras y tecnologías de tal magnitud que se necesitará por lo menos medio siglo para amortizar. Si se invierte en un gasoducto desde Vaca Muerta a Uruguayana pasando por Rosario, el que invierte quiere 50 años de ganancia como mínimo. Es muy difícil de revertir en el corto y mediano plazo", sentencia Blanco.

Con información del Polo de Ingeniería en Energías Renovables y Tecnologías Ambientales