24.09 | Información General 

Descontento en la Unión Industrial de Olavarría por el veto de Galli a dos ordenanzas

La entidad local emitió un comunicado donde calificó de "incomprensible" la decisión del Intendente de rechazar la exención del 50% de la Tasa de Seguridad e Higiene y la creación de un organismo de control de concesiones públicas.

La Unión Industrial de Olavarría emitió este viernes por la mañana un comunicado para expresar su descontento con las dos ordenanzas vetadas por el intendente Ezequiel Galli durante la semana pasada. La entidad calificó la decisión de "incomprensible" ya que va "en contradicción de los ciudadanos"

Se trata de, por lado, la exención del 50% de la Tasa de Seguridad e Higiene a comercios y Pymes, con el objetivo de asistirlos tras las consecuencias de la pandemia del Covid-19.  "Este beneficio no sólo significaba un alivio económico, sino también una muestra de apoyo del estado municipal", manifestaron. 

De acuerdo a la información analizada por la UIO, "las cifras muestran que la recaudación de la Tasa de Inspección y Seguridad e Higiene correspondiente al período enero/agosto 2020 fue de $203.164.000 y la que pertenece a la misma etapa del 2021, asciende a $342.898.000, marcando un incremento del 68.78% en los ingresos municipales, siendo la inflación real de dicho momento del 51.4%. Por lo tanto, el excedente de la recaudación, en los primeros 8 meses del año, es de $59.595.700", explicaron.

"Los números nos demuestran que el estado municipal -durante el último periodo- no ha tenido problemas en sus ingresos y -al mismo tiempo-  denotan la falta de respaldo a las pequeñas y medianas empresas que generan trabajo y dan impulso a nuestra ciudad", sostuvieron, y agregaron que "nos es difícil entender el porqué de este veto a una acción que demostraría el apoyo al sector que sostiene el presupuesto municipal olavarriense".

Por otro lado, el segundo veto corresponde de la normativa que promulgaba la creación del Organismo de Control de los Servicios públicos concesionados por la Municipalidad (OCOSE), con la finalidad de "ejercer control, seguimiento y resguardo de la calidad de los servicios concesionados". 

En este caso, la UIO expresó como "necesario" analizar los contratos y las licitaciones en el Concejo Deliberante, en el cual los diferentes bloques "puedan evaluar y debatir cada una de las propuestas". 

"De esta forma se aseguraría que las premisas por las que viene trabajando el sector industrial estén protegidas, tales como la generación de mano de obra olavarriense, la compra de productos y la contratación de servicios locales", cerraron.