26.09 | Información General FINDE. Historias de vida

"Todos los inmigrantes pasamos lo mismo"

A los 4 años emigró con su familia y dejó atrás su pueblo en Sicilia para afincarse en Villa Alfredo Fortabat. Durante tres años vivió con sus padres y sus tres hermanos en una pieza de 4 x 4 que recuerda con mucho cariño. Muchos tiempo después pudo regresar a Italia para reencontrarse con su pasado y con el encierro que impuso la pandemia se sentó a escribir sobre sus vivencias. Adelina Miracola recupera la historia de su familia que es igual a la de todos los inmigrantes.

Rodrigo Fernández

[email protected]

"Lo que yo recuerdo es que salimos del pueblo. Con mucho llanto ya que quedaban mis abuelos y tíos pero con mucha ilusión, en un camión cargado con los baúles hasta la ciudad de S'Agatta donde tomaríamos el tren que nos llevaría a Génova, donde nos esperaba el barco "Sisse", el cual nos traería a Buenos Aires. Mamá siempre me contaba que yo desde que salimos del pueblo, me dormí en sus brazos hasta llegar a S'Agatta, dormía y sollozaba llamando a mi tía, su hermana a la cual no quería dejar". Cualquiera que hay tenido que irse de su tierra natal, por decisión o por obligación, entenderá el párrafo anterior, porque como bien señala Adelina Miracola, la historia que ha tenido que vivir como inmigrante es lo que vivieron todos los inmigrantes y contando su historia recupera la memoria de los demás.

Adelina tiene 74 años y recuerda con una nitidez increíble la salida de su pueblo en Sicilia, los 21 días que pasó junto con su mamá y sus hermanos en el barco que finalmente los dejaría en Buenos Aires, donde ya los esperaba su padre, los primeros días viviendo en Villa Alfredo Fortabat y la vida de familia y amigos que la acompañan. Recordar se fue haciendo un ejercicio cuando comenzó a escribir su historia y después fue un aluvión de escenas que pudo ir plasmando en "Historias de inmigrantes", su primer libro.

Por eso lo que viene no lineal, sino que tendrá el flujo de la memoria. Es ella la que nos marcará el camino que debemos seguir. A veces será San Marco, su tierra natal; otras será la Villa, su lugar en el mundo.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR