30.09 | Información General 

"En estos 93 años la puerta de Coopelectric siempre estuvo abierta para la comunidad"

José Luis Veyrand, Horacio Balbiani -presidente- y Alberto Miotti, integrantes del Cuerpo de Delegados de Coopelectric, contaron cómo es el trabajo que realizan en representación de los asociados.

Continuando con la charla respecto del 93o aniversario de Coopelectric, los integrantes del Cuerpo de Delegados de la institución (Horacio Balbiani -presidente del cuerpo-, José Luis Veyrand -presidente de la Sociedad de Fomento Mariano Moreno- y el ingeniero Alberto Miotti) contaron demás detalles del día a día, de las funciones que les corresponden y de las medidas que tomó la cooperativa pensando en los asociados, en la comunidad, para aliviar la situación. Por supuesto, el tema del cooperativismo y lo que le ocurre a la gente respecto de este tema también estuvo presente en la charla.

Quizá la gente todavía no siente tanto eso de que es parte de una cooperativa...

HB: Sí, sí, puede ser. Quizá hay un desconocimiento importante de lo que es el cooperativismo. Una cooperativa está formada por asociados, obviamente, más el Consejo de Administración y están los delegados. Hay una cantidad de delegados titulares y delegados suplentes. Hay un delegado titular -son 95- para cada mil asociados y un delegado cada tres mil asociados en el caso de los suplentes, que son 32, por lo que suman 127. El rol que cumplen los delegados es social, es decir estar en contacto con los asociados, con los vecinos, quienes tienen que ejercitar esto de llamarnos, lo qué les está pasando, algún servicio que no funciona en alumbrado público o en su casa. Y todo eso lo cumple el delegdo. Además, tiene otra función muy importante al ser elegidos en un acto eleccionario y luego, en asamblea ordinaria, lo que hace es tener la potestad de tratar el orden del día que tiene que ver con el balance y memoria así como la distribución de utilidades, además de la elección de los consejeros que se renuevan por tercios en el caso de esta cooperativa y se eligen así los que van a gobernar ese próximo año.

AM: Respecto del asociativismo y del desconocimiento de la gente en cuanto a su participación, en realidad hay viejos proyectos nunca finalizados de llevar algún tipo de enseñanza del cooperativismo a las escuelas. Como cuando se lleva el cuidado del medio ambiente a las escuelas y se educan a los chicos, y ellos luego educan a sus padres inclusive. Muchas veces en las universidades tienen en sus carreras algunas materias con asociativismo, como en la Facultad de Agronomía de Azul más precisamente en la licenciatura de Administración de Empresas Agropecuaria, ya que una materia se llama Asociación de Productores. La gente está ocupada con mil cosas y no todo el mundo se hace un momento para ver qué es el asociativismoy la participación, y es la misma crisis de participación que involucra a los clubes o sociedades de fomento que no consiguen cantidad de gente suficiente para armar una comisión directiva o una subcomisión. Hoy, muchas veces, en las asociaciones civiles tienen el mismo problema. Desconoce la gente esa posibilidad de participación en las ciudades medianas o grandes, y termina viendo al prestador de servicios como una empresa. Pero hay una diferencia entre ser provistos de servicios o de bienes por una empresa que recibirlos de una cooperativa, ya sea agropecuaria o de servicios regulados, pero también hay cooperativas de trabajo. Hay algunas que son exitosas. No solamente a nivel regional que tenemos varias recuperadas. Y por la magnitud de lo que es Coopelectric, cabe que la gente tenga claro que es parte de la masa de asociados y que puede elegir, ser elegido, puede proponer, recabar información. Esta no es una empresa donde van a reclamar o pagar, y ahí está el papel de los delegados. Nosotros, ya sea por estatuto y porque en la práctica es así, estamos abocados a mil asociados, o a una fracción superior a 500. De modo que a medida que la masa de asociados crece hay más delegados. Porque cada uno de nosotros representamos a mil asociados a los que no conocemos, obviamente no tenemos nombre y apellido ni dirección, pero es cualquier vecino que se nos acerca y nos trae una inquietud, un problema, una duda, a veces algo que no puede resolver por otros canales. Los canales están, por supuesto, pero en los últimos dos años con la pandemia y la presencialidad, más los protocolos y hacer los trámites a distancia, hizo que nosotros los delegados seamos el aceite de ese sistema.

¿Cómo es el trabajo en el día a día con los vecinos y con las instituciones?

JLV: Las instituciones somos el canal intermedio entre la Cooperativa y los vecinos. Eso es lo que nos permite agilizar el vínculo directo, más en este contexto de pandemia en el que no se podía acceder directamente. La Sociedad de Fomento Mariano Moreno desde hace muchos años pertenece al Cuerpo de Delegados y siempre ha hecho lo mismo: canalizar la inquietud de los asociados, que pueden tener problemas de roturas o lo que sea, e inclusive los proyectos. Porque siempre hablamos de falencias o necesidades pero la Cooperativa tiene el canal, a través de los delegados, de recibir proyectos o ideas nuevas para canalizar para ser parte de alguna estructura nueva o recibir un apoyo técnico que realmente valora cada barrio y realmente se hace sin ningún costo, porque la Cooperativa es solidaria porque es parte de la ciudad. Tiene la estructura social para hacerlo y la predisposición, porque todo el cuerpo técnico en cualquier área lo hace, ya sea para capacitaciones, explicaciones, brindar charlas, brindar prevenciones. Porque se hacen campañas del uso medido del agua, por ejemplo, ya que son cosas que todos debemos aprender y tener conciencia al respecto. Y el Cuerpo de Delegados va fomentando en sus vínculos educativos esta formación de la gente y a través de ese dinamismo tiene la oportunidad de hacerla sentir parte, y que la gente se involucre desde el lugar que le parece, para ayudarla también en que sus necesidades no queden en una protesta. Somos parte, todos, en la comunidad, de la Cooperativa porque somos accionistas. Es un vínculo permanente y la puerta, en estos 93 años, siempre estuvo de la misma forma hacia la comunidad: estuvo abierta con el respeto que se merece la comunidad, que es la única propietaria de la institución.

HB: A través de una reunión de comisión directiva se determinó un delegado que represente a la institución, y son varias las instituciones que están como por ejemplo la Cámara Empresaria, la Asociación de Bomberos Voluntarios, CORPI, clubes como Racing, Ferro Carril Sud, Pueblo Nuevo, El Provincial, Embajadores, Sierra Chica, El Fortín, Alvaro Barros y La Amistad, sociedades de fomento como Mariano Moreno, Coronel Olavarría, General San Martín de barrio CECO l, la Sociedad Germana de Colonia Hinojo, la Asociación Propietarios de Barrio Jardín y la Asociación de Jubilados y Pensionados de Trabajadores Municipales. Son parte del grupo de 127 delegados que están en las asambleas, y esta es una forma de derramar conocimiento hacia el asociado. En la comunicación hoy tenemos el WhatsApp que nos permite estar en contacto con el asociado ante cualquier inconveniente y saben lo que está pasando cuando hay un corte, y además la Cooperativa trabajó muchísimo en pandemia en cuanto a comunicación y a facilitarle las herramientas para tener la información en tiempo y forma. En el ingreso de la Cooperativa tenemos un equipo a través del cual el asociado puede ver qué ocurre con su factura de obras sanitarias y energía eléctrica, que le da un ticket para pagarla ya sea en nuestras cajas o en otro lugar habilitado. Así quiero destacar quienes hicieron historia en la Cooperativa y los colaboradores que tiene la institución, porque los trabajadores están trabajando permanentemente -sobre todo en pandemia-, con protocolos, para realizar su labor cumpliendo perfectamente, y el servicio se ha visto afectado de manera imperceptible cuando hubo algún problema.

AM: Para cerrar las palabras de Horacio y de José Luis, creo que producto de que la gente desconoce la estructura de una cooperativa en general queremos dejar en claro que el Cuerpo de Delegados no somos los representantes de la Cooperativa, sino que somos los representantes del asociado ante la Cooperativa. Una entidad que tiene una conducción en sus cuestiones estratégicas a través del Consejo de Administración, y en el día a día está el cuerpo de gerentes y los cuerpos medios que llevan a cabo la parte operativa. Nosotros los delegados somos los representantes de los asociados. Somos su voz. Nos cabe la responsabilidad de interpretar correctamente lo que los asociados necesitan o piden o expresan. Obviamente en una comunidad tan grande y diversa como esta que incluye a las localidades, no significa que hay un pensamiento único sino que a veces traemos distintas inquietudes, de las más diversas. Y respecto de lo que sucedió en pandemia, lo que se ve en cuanto a diferencia entre una empresa que tiene un explícito fin de lucro y una cooperativa, es que ésta no tiene fin de lucro y si bien no podemos regalar las cosas sí se debe cubrir un costo operativo. Lo que se decidió es que, por ejemplo, no se corta el servicio de electriciad en los casos de mora o incumplimiento. Si bien la normativa provincial explica que eso es para los sectores vulnerables, en pandemia ocurrió que muchos sectores medios con ingresos normales se quedaron sin ingresos, prácticamente a cero durante ocho o diez meses, y la Cooperativa tomó la decisión de no cortar el servicio. Esto estaba fuera de la reglamentación de la provincia. Pero hubo nuevos vulnerables en la pandemia, como comerciantes, talleristas, trabajadores independientes, etc., que no tuvieron ingresos y pasaron a ser indigentes, sin recursos, y se demoraron ante otras necesidades imperiosas y el Consejo de Administración tomó la decisión de no cortar el servicio eléctrico.

Y otra cosa relacionada con la industria, el gran consumidor que usa la energía como trabajo en el Parque Industrial, por ejemplo, que tiene un contrato por el uso de potencia y está obligado a pagarlo, pero esas empresas que no usaron esa potencia debido a la pandemia, entonces se tomó la decisión que paguen solamente la energía consumida. En situaciones normales la empresa está obligada a pagar lo que contrató, vale la aclaración, y en esta situación donde hubo empresas complicadas hubiera originado un quebranto aún mayor además de todo lo que tuvieron que afrontar ante otros egresos, de modo que ese tipo de consumidores sólo pagó lo que consumió. Es decir, se suspendió la obligatoriedad de pagar la potencia contratada. Ante un factor más de crisis, la Cooperativa acompañó en ese aspecto. Después la situación se va a normalizar, pero en pandemia fue acompañado el consumidor residencial y el industrial. Está la tarifa social en electricidad -para un 33% de asociados- y se creó la tarifa social en agua, por lo que hemos dado pasos para acompañar a la gente en un momento difícil como el que estamos viviendo.