03.10 | Información General Presentación ante la Unesco

La candidatura de la exEsma para ser Patrimonio de la Humanidad, una reparación necesaria

Horacio Pietragalla Corti y Alejandra Naftal se mostraron optimistas sobre la nominación del excentro clandestino para integrar el listado, donde predominan los paisajes naturales, pero también lugares simbólicos, como Auschwitz.

El secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti y la directora ejecutiva del Sitio de Memoria ESMA, Alejandra Naftal, se mostraron optimistas sobre la nominación del excentro clandestino para integrar la lista de Patrimonio Mundial de Unesco y aseguraron que es "una reparación" para la "ciudadanía regional" y ayuda a "seguir consolidando la política de Memoria, Verdad y Justicia".

"Queremos que la exEsma sea otro sitio más declarado Patrimonio de la Humanidad en defensa de la historia reciente y de los derechos humanos. Creo que es una reparación no solo a la historia y a la consolidación de nuestra democracia, a las víctimas, a los familiares, a toda la ciudadanía argentina pero también a toda la ciudadanía regional porque estos golpes de Estado sucedieron en todo el Cono Sur, en todo América Latina y no en todos los países hubo la política de reparación que tuvo Argentina", sostuvo Pietragalla en diálogo con Télam.

Según el secretario Nacional, la nominación de la exEsma "tiene mucha fuerza" porque se trata de un ex centro "tan emblemático, que funcionó en la Ciudad de Buenos Aires donde hubo nacimientos, tortura, exterminio", que "tiene un significado muy importante para seguir consolidando la política de Memoria, Verdad y Justicia" y para que estas "sean transversales".

"Queremos que la exEsma sea otro sitio más declarado Patrimonio de la Humanidad en defensa de la historia reciente y de los derechos humanos."

Horacio Pietragalla


En tanto Naftal comentó a Télam que "pertenecer a este grupo de lugares en que se habilita una cultura del Nunca Más", es "algo que ayuda a nuestro país en la región" pero también a nivel interno para "proteger estos espacios" porque los países que cuentan con sitios que integran la lista de Patrimonio Unesco están obligados como Estados preservarlos "entonces también es una manera de proteger al Museo Sitio de Memoria ESMA de los cambios de gobierno", dijo Naftal.

Y agregó que estas instancias internacionales también sirven para que ciertos discursos "no trasciendan más de lo que tienen que trascender", al referirse a la opiniones que cuestionan el número de desaparecidos y a los define como "provocaciones".

"Los argentinos y las argentinas hemos hecho un acuerdo de que no queremos más dictadura, más golpe de Estado, más desaparecidos y esa violencia de Estado para suprimir al opositor. Creo que en la Argentina no podemos hablar de un negacionismo. Esos discursos son provocaciones y el tema se reabre cada tanto. La memoria se trata de eso, de revisar desde el presente el pasado, cuestionarlo, volverlo a cuestionar. Lo importante es dar ese debate" agregó.

"Los argentinos y las argentinas hemos hecho un acuerdo de que no queremos más dictadura, más golpe de Estado, más desaparecidos y esa violencia de Estado para suprimir al opositor."

Alejandra Naftal


La lista de Patrimonio Mundial de Unesco está integrada por más de cien sitios al rededor del globo.

En su mayoría se trata de paisajes naturales y solo unos pocos están vinculados a memorias traumáticas como por ejemplo Auschwitz que representa el Holocausto o la isla de Gorea, símbolo del comercio de esclavos.

Argentina prepara desde 2015 la candidatura del Museo Sitio de Memoria ESMA para integrar esa lista y cuya instancia de definición internacional será en 2023.

El Museo como tal funciona desde el 19 de mayo de 2015 y desde ese año lleva adelante un plan de trabajo para completar los requisitos técnicos, sociales, diplomáticos y políticos para lograr la nominación.

Horacio Pietragalla Corti se mostró optimista sobre la nominación.
"Se planteó desde las organizaciones de derechos humanos junto con el Poder Ejecutivo (...) y lo primero que había que hacer era presentarse en la lista indicativa del Comité Argentino y cuando este da el okey ahí empieza lo que es ya el proceso en París. Recién recibimos la aceptación en 2017 y a partir de ahí, con un equipo interdisciplinario, pensamos en trabajar en el expediente para integrar la lista de Patrimonio Mundial", explicó Naftal.

Las autoridades del Museo estiman que para fin de año estarán presentando todos los elementos que forman parte de los requerimientos.

Uno de esos requisitos es la elaboración de un dossier técnico, donde consta la historia del lugar y donde se debe argumentar porqué tiene que ser patrimonio mundial.

Alejandra Naftal destacó la importancia de "proteger al Museo Sitio de Memoria ESMA de los cambios de gobierno".

"Hay que decidir con qué estrategia avanzar, porque Unesco pide que definas un valor excepcional y universal, es decir, algo que solamente tú postulación tiene pero que a la vez es de un valor universal. Nos presentamos con dos valores; uno negativo, que es el de la desaparición forzada de personas por el terrorismo de Estado, entendiendo que es con la dictadura argentina -si bien hubo casos anteriores- donde la figura del detenido desaparecido se internacionaliza. Y como un valor positivo es todo lo que puede demostrar Argentina como un proceso ejemplar de Memoria, Verdad y Justicia", detalló Naftal.

La museóloga comenta que "para Unesco es fundamental demostrar que no es una presentación de un gobierno o de un sector de un país", sino que se trata del "Estado argentino quien está presentando esta candidatura y que tiene una legitimidad social".

Por eso, desde el 2019 realizan "presentaciones" como por ejemplo la mesa redonda organizada la semana pasada por la Embajada de Argentina en España y la Casa de América, y también la búsqueda de "apoyos a nivel nacional, regional e internacional", entre ellos el de las dos Cámaras del Congreso Nacional "por unanimidad" así como también de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de la presentación argentina, Unesco deberá dedicar el año próximo a realizar auditorías, entrevistas e inspecciones en el país. Una vez que tengan ese marco, la comitiva vuelve a París y en junio del 2023 se estaría votando en el Comité de Patrimonio Mundial, integrado por veintiún países.

"Nuestro trabajo en 2022 será atender a estos inspectores, seguir con esta estrategia de visibilización, de comunicación, de difusión y de apoyos. Paralelamente, nuestra diplomacia tiene que trabajar en la Unesco con los veintiún países que van a integrar el Comité para que estén al tanto del proceso y puedan llegar a la votación con todo lo necesario para que sea positiva", aseguró Naftal .

Agregó: "En lo personal me sentiría muy satisfecha. Pero más allá de que lo logremos o no, creo que el proceso que estamos haciendo para lograrlo vale la pena".

Escribió Ariadna Dacil Lanza para Télam