04.10 | Información General A 15 años de la sanción de la Ley de Educación Sexual Integral

"Hoy los niños, niñas y adolescentes saben de la existencia de la ESI, la defienden y reclaman"

Laura Hoffmann, coordinadora del Observatorio de Niñez y Adolescencia de la Facultad de Ciencias Sociales realizó un análisis sobre la Ley 26.150, su importancia y las reformas que quedan por hacer.

Sol Sraiber / Facso

Se entiende por Educación Sexual Integral a aquella que "articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos". La misma, constituye un derecho humano en sí mismo, y está establecida en Argentina por la Ley Nacional 26.150 que fue sancionada en octubre del 2006, y en 2008 se aprobaron los lineamientos curriculares básicos sobre la ESI.

La ley prevé que "todas las personas que estudian tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal". Además, es garante de otros derechos que se encuentran presentes en la niñez y adolescencia como el derecho a la identidad, a la salud, a la educación, entre otros.

Laura Hoffmann, coordinadora del Observatorio de Niñez y Adolescencia de la Facultad de Ciencias Sociales se refirió a los principales objetivos de la ley. "Reconocer la perspectiva de género; respetar la diversidad, valorar la afectividad, ejercer derechos, cuidar el cuerpo y la salud". Pese a que la misma está garantizada en Argentina desde el 2006, aún hay cuestiones que se siguen debatiendo en torno a ella. 

"Debería ser revisada porque desde el 2006 hasta ahora ha pasado mucha agua bajo el puente", resaltó.

Al referirse a las transformaciones que deberían darse respecto a la ley, planteó que una de ellas es que, en el texto, la perspectiva de género está planteada en términos de equidad y binarismo "varón" y "mujer", porque la ley en aquel momento no contemplaba las múltiples identidades y expresiones de género, y en este sentido se excluyen a muchas personas que no se sienten identificadas con dicha categorización.

También se refirió al artículo 5 de la ley, que ya se intentó modificar en el Congreso en el 2018 y que plantea que cada comunidad educativa puede adaptar sus propuestas sobre ESI a las ideas de cada institución y a sus convicciones. "Este artículo suele utilizarse como escudo para no tratar temas necesarios, que en algunas comunidades educativas no están dispuestos a darles entidad", explicó la profesora. Esto hace que, en consecuencia, los derechos de los niños, niñas y adolescentes se vean vulnerados.

"Faltan proyectos educativos transversales, que consoliden, promuevan y sistematicen las experiencias que se dan en las escuelas"

Por otro lado, y siguiendo con el importante rol de las instituciones educativas como garantes de la ESI, Hoffmann expuso que "faltan proyectos educativos transversales, que consoliden, promuevan y sistematicen las experiencias que se dan en las escuelas". Y en este sentido remarcó la necesidad de escuchar a los chicos y las chicas, saber qué necesidades presentan y abordar los contenidos de ESI teniendo en cuenta eso.

Otro aspecto que consideró importante destacar es la necesidad de avanzar en la incorporación de las familias. "Deben conocer la ley y las instituciones hacerlas parte. La escuela sola no puede ni debe", subrayó. Y en este sentido agregó que es fundamental que las familias acompañen a los niños, niñas y adolescentes, habilitando espacios de escucha, y brindando confianza y acompañamiento. "Si los adultos no comenzamos a deconstruir nuestras propias concepciones y la cuestión moral de lo que uno cree correcto o incorrecto, lo que se trabaja en la escuela, puede no encontrar eco en casa", reflexionó Hoffmann.

Infancias plenas y felices

"La ESI nos invita a replantearnos qué mundo queremos que habiten nuestros niños y qué espacios generamos para ello", expresó la coordinadora del Observatorio de Niñez y Adolescencia, haciendo hincapié en que son sujetos de derechos y que esos derechos deben ser garantizados. "La ESI nos interpela como adultos para establecer vínculos desde el cuidado, el respeto y la responsabilidad para acompañar el desarrollo de las infancias y adolescencias", agregó.

¿Por qué es importante la Educación Sexual Integral? "Porque quienes accedan a esta serán más empáticos, conocedores de su propio cuerpo y respetuosos del de los demás, y serán personas que vivirán libres de prejuicios y estereotipos", describió Hoffmann. Y también subrayó que también "serán capaces de construir vínculos afectivos libres de violencia e inequidad de género", remarcando en que quien acceda a la ESI, incluso estará preparado para identificar situaciones que puedan violentarlos y vulnerar sus derechos, como casos de abuso sexual.

La nota completa en la edición impresa