05.10 | Información General La habilitación se había anunciado oficialmente el jueves pasado

Sin inconvenientes y para vacunados, volvieron los boliches después de 18 meses

Las horas previas fueron de un trabajo intenso para poner en funcionamiento nuevamente la logística necesaria. Desde el sector -uno de los más golpeados por la pandemia- celebraron la apertura y contaron que trabajaron a contrarreloj para que todo se desarrolle de manera tranquila.

Con un aforo del 50% y el esquema de vacunación completo, los boliches tuvieron luz verde de Nación y Provincia (con la adhesión del Municipio) para comenzar a funcionar después de 18 meses de pandemia.

El anuncio se realizó la semana pasada "y hubo que trabajar a contrarreloj para todo lo que es la logística, pero pudimos hacerlo y por suerte estamos muy contentos", dijo Fabricio Leal desde la gerencia de Fomento Disco, el único lugar en Olavarría que debió permanecer cerrado completamente.

"Fue preparar el salón, ver que todo estuviera en orden y funcionando, pero también tuvimos que convocar a personal nuevamente y a los proveedores", contó en referencia a cómo vivió esas horas previas que pasaron desde que el intendente Ezequiel Galli anunció la habilitación el viernes a la tardecita hasta la apertura del lugar.

En Brandi también se celebró la noticia, aunque como resto-bar transitó estos largos 18 meses de pandemia de manera diferente. "Nosotros hemos podido trabajar y si bien tuvimos que poner muchas cosas en orden porque para boliche tenemos cuatro barras y necesitamos también de más personal de seguridad, fue como darle continuidad al trabajo. No representó una reapertura desde cero", diferenció el encargado del lugar, José Corbeira.

Según indica el DNU presidencial, y hasta el 31 de diciembre del corriente año, se habilitan nuevas actividades en relación a las medidas preventivas por la pandemia. 

El esquema de vacunación es clave para poder participar de esta apertura.

Desde el sábado pasado, el Gobierno nacional habilitó el funcionamiento de boliches y salones de fiesta para bailes, así como la realización de eventos masivos de hasta mil personas en espacios cerrados. Para eventos al aire libre, no hay restricción. En el caso de boliches y salones de fiestas y eventos, el aforo permitido es del 50 por ciento, y se solicita el esquema de vacunación completa 14 días antes, o bien una dosis de la vacuna más un test de COVID-19 negativo.

La apertura

El sábado ingresaron al salón de Maipú 2848 poco más de 600 personas, aunque el boliche que funciona en Pueblo Nuevo tiene capacidad para superar las 1.000. Allí, a las 22.30 ya había gente esperando en la fila para poder ingresar a partir de las 24 y así asegurarse el lugar que por el momento se habilitó con la mitad de su capacidad plena, de acuerdo al DNU presidencial.

En líneas generales "la gente se portó muy bien y cuando abrimos fue genial porque todos festejaron poder volver a bailar a un boliche después de tanto tiempo".

El gerenciador de Fomento señaló que "hubo mucho alcohol al 70%y la utilización del barbijo era voluntario, pero muchos acataron bien las medidas sanitarias. Bailaron en grupos también así que todo se desarrolló en orden, estamos muy conformes".

Los dos patios con los que cuenta el lugar estuvieron abiertos, aunque se habilitó uno solo con su respectiva barra. Además, "hay ventanitas distribuidas por el salón así que creemos que hubo una buena ventilación también", explicó Fabricio Leal.

La apertura se vivió con un intenso trabajo previo donde hubo que empezar a mover todo nuevamente: desde el llamado a proveedores hasta el personal necesario para el funcionamiento del lugar. "Tenemos entre 15 y 20 personas que son de seguridad más otras 20 que están en la barra. Es una cadena muy grande".

En Brandi la noticia también se vivió de manera intensa. Si bien el lugar no cerró del todo, la habilitación para que funcione como boliche implica otro movimiento y otra logística.

"Fue un caos sobre todo porque nos llegaban mensajes o llamadas todo el tiempo planteando, por ejemplo, que pasaba en aquellos casos donde tenían una dosis sola y estaban esperando el turno para la segunda; o porque no todos tenían la aplicación en sus teléfonos y debían llevar el carton que entregan en los vacunatorios. Nos preguntaban por el protocolo o los cuidados que había que tener así que horas antes el teléfono no paraba de sonar", contó José Corbeira.

La nota completa en la edición impresa