08.10 | Información General La propuesta que va tomando forma ya puede comenzar a disfrutarse

El Proyecto PILAR, un lugar dedicado a las infancias en la biblio Del Otro Lado del Árbol

Jardines, murales, sectores sonoros, rincones mágicos, sectores para escalar, el barco y toda una hectárea para disfrutar y conectar con la naturaleza. El Polo Infantil, Literario, Artístico y Recreativo (PILAR) va llenando de vida y color el espacio que rodea la casita de la Biblio, ubicado en el Parque Helios Eseverri.

Lejos de frenar la actividad, la pandemia llevó a reinventar la propuesta y "pensar hacia el exterior" -como define Andrea Fernández-. En ese camino se gestó el proyecto P.I.L.A.R. que lleva adelante la Biblioteca Del otro Lado del Árbol desde hace un año y que fue aprobado por unanimidad por el Concejo Deliberante.

Se trata de un Polo Infantil, Literario, Artístico y Recreativo (PILAR -en alusión a la niña que inspira la propuesta de la biblioteca-) que llena de vida y color aquel espacio que rodea la casita de la Biblio, ubicado en el Parque Helios Eseverri.

Jardines, murales, sectores sonoros, rincones mágicos, sectores para escalar, el barco y toda una hectárea para disfrutar y conectar con la naturaleza. Mientras que en la Biblioteca del Otro Lado del Arbol siguen soñando con transformar este rinconcito de la ciudad, este fin de semana largo habrá muchas novedades, juegos y diversión.

Si bien la casita permanecerá cerrada, "les dejamos todas estas propuestas para que puedan disfrutar este fin de semana", dice su referente, Andrea Fernández.

El proyecto PILAR nació "a partir de la necesidad de pensar en el exterior, en el marco de la pandemia. Y pensamos en un espacio de juegos seguros donde haya posibilidad del derecho al juego, a encontrarse con un mural y con el arte, con la naturaleza también, más allá de lo literario", explica.

Así, "empezamos a trabajar en distintos sectores con diferentes instituciones, tales como por ejemplo el jardín sensorial que fue en conjunto con la Escuela N° 505, hay carteles en braile y ahora el alfabeto con lengua de señas", expone sobre una de las propuestas.

Además, sobre el parque que rodea a la casita de La Biblio también hay un barrio de duendes, un sector para trepar, un jardín para mariposas, murales, arenero, recorridos, rayuelas, el sector del árbol de los sueños y el barco que demandó un trabajo de cuatro meses. "Lo hicimos en una metalúrgica que nos prestó un espacio, colaboró personal de ahí también y además nos donaron materiales. Ahí se logró armar toda la estructura de hierro, después se recubrió con madera y lo tuvimos que traer al parque con grúas", cuenta Andrea Ferández sobre este juego que estará disponible desde mañana en una jornada que no tendrá la casita abierta pero que dejará muchos juegos para disfrutar en familia.

La iniciativa que nació en pandemia

El proyecto PILAR se puso en marcha en plena pandemia y ahora está casi a la mitad, pero se espera completarlo e inaugurarlo el año que viene, en el marco de los diez años del nacimiento de La Biblio en nuestra ciudad.

Consiste en delimitar espacios al aire libre dentro del sector del parque Helios Eseverri para poder proyectar, expandir y aprovechar esos para programar cada vez más actividades para chicos. "Desde hace tiempo soñamos con extender las propuestas de la Biblio al sector de parque que nos rodea. Y en este contexto de cuarentena vimos que iba a ser indispensable reinventarnos y generar actividades al aire libre para cuando lxs chicxs vuelvan a los parques, sabiendo que por un tiempo no podrán ingresar a La Biblio", decía el comunicado oficial en aquel entonces.

La propuesta nace de una encuesta en la que "los/as chicos/as nos fueron contando durante la cuarentena qué cosas les gustaría encontrar en el Parque cuando vuelvan. Inspirados en esas respuestas y en otros espacios de Infancias es que hemos creado este proyecto. Soñamos con varios sectores que se irán creando a medida que los recursos y las autorizaciones lo permitan. El parque es de los chicos y nosotros queremos garantizar su derecho al juego en espacios seguros, públicos y abiertos", explicaban cuando comenzaba a gestarse la iniciativa.

En simultáneo, la biblioteca Del Otro Lado del Árbol va retomando su ritmo habitual. En octubre fue habilitado el funcionamiento de la casita, mientras que se preparan muchos sábados con interesantes actividades y sorpresas.

Además, de acá a fin de año ya están cubiertas las visitas que realizan desde distintas instituciones educativas y que se intercalan con las propuestas de talleres.

En este contexto, además, "seguimos adelante con el proyecto PILAR también en todo lo que tiene que ver con el mantenimiento o reparación de algunas cosas, hay un trabajo cotidiano en este sentido. Este es un parque público y la idea es que lo pueda disfrutar todo el mundo, pero también se trata de educar en la conciencia del cuidado de cualquier espacio publico".

Con la puesta en marcha de este gran proyecto, "Del otro lado del Árbol" retomó sus horarios habituales de lunes, miércoles y viernes de 10 a 16 y cabe aclarar que con una cuota mínima de 100 pesos mensuales por grupo familiar los que deseen se pueden llevar libros para leer y participar de los talleres.

  • Cabe recordar que para poner en marcha el proyecto PILAR, se solicitó al HCD una ampliación del comodato a la hectárea que rodea a La Biblio con la intención de que sea un lugar dedicado a las infancias de la ciudad y fue aprobado por unanimidad.
Desde La Biblio relatan "limpiamos todas las semanas el parque, pusimos plantas, hicimos canteros, cercos, rayuelas, una vereda nueva. Iluminamos el frente de la Biblio, pintamos los tarros de la basura. Trabajaremos en red con varios colectivos e instituciones que se irán sumando para hacer realidad este gran sueño. Queremos que esta hectárea de parque sea un espacio de infancias, un lugar seguro, limpio, colorido y mágico".