28.10 | Información General Día del Obrero Minero

"Hay un sindicato que hace valer los derechos y eso a las multinacionales les molesta mucho"

Fabián Randazzo, desde los 17 años trabaja en la minería y con una historia muy particular. Un sierrabayense de pura cepa y minero muy comprometido.

"En Minerar hace veinte años que esty trabajando. Cuando se inició Minerar, en realidad. Yo empecé a trabajar en la minería en la cantera donde rompíamos la piedra a mano y la cargábamos a mano, Canteras Tofoletti se llamaba; yo tenía 17 años. Después entré en Cementos San Martín, que pasó a ser de Loma Negra y en 2001 cuando comenzaron a desvincular gente nos dieron la posibilidad de ir a L´Amalí pero con un contratista que era Minerar, aunque no lo conocíamos para nada y decían que venía de Lobos. Resultó ser una muy buena empresa. Primero era Paolini Hnos., pero después se desvinculó uno de los hermanos y quedó Julio Paolini. Durante muchos años la relación fue espectacular, pero últimamente no sé por qué motivo que esa relación se cortó" comenzó diciendo el sierrabayense Fabián Randazzo (54), quien hoy junto con sus compañeros de trabajo celebra el Día del Minero, así como con su familia integrada por su esposa Claudia Wagner (50) y sus cuatro hijos: Daniela (26), Ezequiel (24), Silvia (22) y Alejandro (18).

No terminó el secundario (llegó hasta tercer año), "porque empecé a trabajar y cuando tenés un mando en el bolsillo pensás que no precisás el estudio, y es un gran error. Eso es lo que tengo pendiente en mi vida, no haber terminado el secundario", dijo el delegado gremial minero.

"Yo soy delegado en Minerar, directa o indirectamente, hace veinte años. ¿Por qué?, porque yo pertenecía a otra comisión sindical, estaba con Armando Domínguez, y después nos ganó la Lista Azul que conducía Alejandro Santillán. Seguí trabajando como delegado con Alejandro y nunca dejé de estar desvinculado al sindicato. Es más, yo empecé con Héctor Laplace cuando estaba en Sierras Bayas y colaborábamos con él, pero después fue cambiando la conducción. Estuvo Juan Alvarez en Sierras Bayas, se unificaron las AOMA y estaba Domínguez al frente, y perdimos las elecciones como decía anteriormente. Y hoy estoy al lado de Alejandro Santillán".

No es poco estar en otra lista y después seguir firme con la que te ganó la elección...¿hay diferencias entre una conducción y otra?

Sí, hay diferencias. No vamos a decir cuáles, son pero está a la vista que Alejandro es un luchador, un guerrero, un tipo que cuando tenemos un derecho lo hace valer y no hay arreglo de ninguna manera ni de ninguna clase. Está visto ahora con este reciente conflicto con Minerar, cuando había derechos que no los querían reconocer en la empresa. Aunque me parece que Minerar no estaba en esta disputa. Detrás había otra cosa, que era Loma Negra. Porque no creo que por estos pequeños puntos Minerar hubiese hecho parar los hornos, porque no tiene la capacidad ni la voluntad de pararle los hornos a Loma Negra. Creo que Loma Negra para los hornos porque quiere, ya que tiene clinker para tirar cemento por tres o cuatro semanas más, y salieron a decir que desabastecíamos de cemento. Nosotros sabemos el por qué, y es que hay un sindicato que hace valer los derechos y eso a las multinacionales les molesta mucho. Hace veinte años esto no ocurría. Pero Loma Negra pasó a ser de una multinacional brasileña y vinieron con otros métodos de trabajo que acá no sirven, acá se hacen valer los derechos de los argentinos.

¿Y cómo es, para vos, ser delegado gremial viniendo históricamente de otra comisión?

La relación que tengo con Alejandro (Santillán) es excelente. Es como si estuviera en la comisión. Te da participación, pero no sólo a mi sino a Ricardo -que es compañero mío, también delegado- y a cualquier persona de cualquier cantera que tenga una inquietud, que quiera venir a hablar con el sindicato o lo que sea, las puertas del sindicato están abiertas para todos, para hablar lo que haya que hablar. Es más, por este conflicto fuimos a Capital Federal más de diez veces con Alejandro, Ricardo, Héctor Laplace, el Ministerio y Minerar, y también gente de Loma Negra, y no nos pusimos de acuerdo. Cuando vinimos a bloquear la trituradora, como todos saben, Alejandro estuvo durmiendo cinco días arriba de la camioneta junto con nosotros. No se fue ni a su casa. Como no nos fuimos los dos delegados y parte de la comisión. El se quedó al pie del cañón con los trabajadores y eso, hoy por hoy, no creo que otro dirigente haga una cosa así.