29.10 | Información General Extinción de la megafauna en el Pleistoceno

Comenzó una nueva campaña de excavación en el Salto de Piedra

Se reiniciaron los trabajos de campo paleontológicos a la vera del arroyo Tapalqué en el mismo sector donde el año pasado hallaron un gliptodonte.

La campaña de excavación que inició el pasado 18 de octubre se enmarca en el proyecto de investigación que desde hace cuatro años lleva adelante el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano (Incuapa), en el que participan además investigadores del CCT Tandil y de España.

El proyecto es dirigido por el Lic. José Luis Prado y tiene por objeto el estudio de la evolución de la fauna y ambiente de la cuenca del arroyo Tapalqué.

"La localidad de Salto de Piedra es una localidad excepcional en el contexto de la paleontología de la parte final del Pleistoceno, de la extinción de la megafauna, porque reúne varias características", definió el Lic. Prado.

Agregó al respecto: "Primero porque hay una tema tectónico que es lo que ha generado la cascada, que pone al descubierto no sólo los sedimentos terminales que corresponden a los últimos 40 mil años sino que también aparecen depósitos más antiguos que ya los hemos podido datar en torno a 150 mil años. Y a lo largo de todo el perfil también se ha hecho un trabajo de geología distinto, rompiendo con la geología que tradicionalmente se hacía hace 20 o 30 años, donde se trabajó con un esquema de facies, como una microestratigrafía".

El paleontólogo Prado describió que, tradicionalmente, en la práctica de la paleontología no se hacen excavaciones sistemáticas como la que se realizan actualmente en el Salto de Piedra, en las que se emplazan las cuadrículas, se realiza un muestreo con detalle con una estación total en la que se toma una ubicación en tres dimensiones de cada una de las piezas y se estudia luego cómo es la génesis de formación del sitio. "Tradicionalmente los paleontólogos en Argentina caminan los yacimientos y van recogiendo fósiles, esto se está haciendo con una metodología arqueológica, y eso es una novedad".

Aplicar esta metodología implica que esta tarea que "normalmente hubiéramos hecho en una semana recorriendo el arroyo, va a llevar varios años porque avanzamos de a poquito".

El Lic. Prado describió que en las prácticas en el lugar se lava el sedimento extraído y se recuperan elementos correspondientes a la macrofauna, roedores y caracoles que son indicadores ambientales, entre otros.

La colaboración desde España

Dentro del grupo de investigadores que trabaja actualmente en esta campaña en el Salto de Piedra se encuentra la paleontóloga española Dra. María Dolores Marin Monfort (Universidad Autónoma de Madrid), quien arribó a nuestro país en agosto pasado para realizar una beca postdoctoral en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, bajo la dirección del Dr. Rodrigo Tomassini. Su beca se vincula específicamente con la taxonomía y la histología, para lo cual realizan cortes histológicos y a partir de ellos realizan interpretaciones sobre lo que se observó en la formación del yacimiento, tanto a nivel de superficie como histológico.

A partir de contactos previos con el Lic. Prado arribó esta semana a Olavarría con el fin de trabajar in situ en la campaña de excavación. "Es una gran experiencia, siempre los conocimientos de otros equipos enriquece", refirió la Dra. Marin Monfort.

Estudios de paleomagnetismo

En el equipo de trabajo se encuentran también la Dra. en Física Claudia Gogorza y el geólogo Patricio Andrade, investigadores del Grupo de Paleomagnetismo y Magnetismo Ambiental del Centro Científico Tecnológico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CCT Tandil).

La Dra. Gogorza explicó que estudian las variaciones del campo magnético de la tierra, al que definió como "una coraza protectora que cuida a la tierra de los rayos cosmogénicos". "Ese campo magnético de la tierra va variando a lo largo de la historia geológica y en este sitio lo que se encontró, de acuerdo a lo que estuvimos midiendo en el 2018 cuando muestreamos, es lo que se conoce como una excursión. En este caso la excursión de Laschamps que es una de las más jóvenes, tiene alrededor 42 mil años, en la cual se encuentra una reversión de la dirección del campo magnético", explicó.

El cambio en las inclinaciones del campo magnético, que por un periodo de entre 7 y 8 mil años pasaron a ser de negativas a positivas, es un fenómeno que se encuentra en contados sitios en el mundo y a través de los estudios realizados por el Lic. Prado lograron corroborar que ese nivel tiene alrededor de 42 mil años, lo que coincide con un período de extinción de megafauna.

Por su parte, el geólogo Andrade refirió que su participación en el proyecto es colaborar con el muestreo para los estudios de paleomagnetismo y aportar su visión "en todo el contexto ambiental, que les sirve para poder hacer un mejor muestreo, sin dejar de lado el contexto y simplemente tomar muestras; sino ver rasgos paleoambientales y sedimentológicos que pueden ser de mucha importancia".

Los resultados de estas investigaciones en el Yacimiento Salto de Piedra del partido de Olavarría permitirán efectuar un aporte significativo al conocimiento de este interesante capítulo de la historia de la vida en nuestro planeta.