31.10 | Columnistas Historias de movidas populares que lograron torcer el brazo del poder político

Colonia Nievas: a 15 años de la lucha contra la antena del Hospital Municipal

Como ahora los pobladores de Colonia Nievas, hace 15 años los vecinos del hospital municipal lograron -tras dos años de lucha- que se quitara la antena de CTI del predio de Fal y Alsina. Hoy, los habitantes del pequeño poblado de escasos 20 habitantes estables que apuesta al turismo rural deben resistir a una antena de otra compañía telefónica. 

Claudia Rafael - [email protected]

Quince años después, un grupo de vecinos se ve enfrentado a los mismos fantasmas. Como en una película que se repite en el tiempo. Igual que en 2006, esta vez en Colonia Nievas, se alzó una estructura de 45 metros de una antena de telefonía celular. Entonces era de CTI (hoy Claro). Ahora, de Telecom. En aquel tiempo la antena estaba ubicada en el predio del hospital municipal, en la esquina de Rufino Fal y Alsina. La de estos días, a escasos metros de la iglesia San Miguel Arcángel. Construida en 1783, cinco o seis años después de la fundación del poblado.

Con una veintena de habitantes fijos y unos 60 semipermanentes, la colonia es para todos ellos una suerte de paraíso en la tierra. Durante 2020, el municipio rechazó la instalación de la antena por "el impacto visual" pero luego -reconstruye Osvaldo Bugliese, presidente de la Sociedad de Fomento- el propietario del predio consiguió el aval de 23 firmas solicitando que revea la medida. Se trataba de 23 propietarios que daban su conformidad "para instalar una estructura soporte de la antena perteneciente a la empresa Telecom" que implicaría "mejorar significativamente las comunicaciones". "Esa aprobación municipal la dieron en noviembre de 2020", indica Bugliese.

Un aval que no se debería haber dado sin consulta directa previa a los vecinos por parte del Municipio.

Según el presidente de la Sociedad de Fomento aquellos vecinos no habían dimensionado de qué se trataba. Y por eso "presentamos unas 50 firmas marcando nuestro rechazo. Las primeras 23 firmas fueron las de los vecinos que, por error o porque no entendieron, habían firmado antes".

"Esencialmente natural"

A mediados de este mes algunos habitantes de Colonia Nievas "vimos que llegaba un equipo de operarios. Empezaron a hacer un pozo y creímos que era una pileta. Rellenaron todo con hormigón y a los 3 ó 4 días comenzaron a levantar la estructura metálica. En el primer día, fueron 8 metros. Ahí nos preguntábamos de qué se trataba. En 4 días casi estaban los 45 metros de la antena levantados. Y nosotros, no podíamos entender que una antena estuviera en Nievas. Que arruina el paisaje de un poblado como éste que es esencialmente natural. Siempre fue protegido para que se preserve la cultura de los alemanes del Volga y que sea considerado para turismo rural". El que asume la voz de los demás habitantes es el azuleño Osvaldo Bugliese, que tiene una casa en la colonia desde hace 7 años y que, desde hace 3, preside la Sociedad de Fomento.

Hoy, los habitantes defienden las características de su pequeño pueblo y aseguran -con Bugliese como vocero- que "nadie nos había dicho nada y por eso no pudimos accionar de inmediato. No tuvimos el informe del municipio anunciando que se iba a hacer ni tampoco de la persona que arrendó el predio. Nos enteramos cuando la antena ya estaba instalada. A partir de ahí, nos concentramos, hicimos una manifestación, solicitamos una audiencia al ejecutivo, pedimos la reubicación. Y planteamos la necesidad de proteger nuestro patrimonio histórico y las características de Nievas. Pero también el temor a la afectación de la salud. Que si bien no está confirmada tampoco descartada".

La jabonería de Roca Merlo

María Julia Amoroso, que vivía a metros escasos de la antena del hospital y una de las referentes de la lucha de 2006, cuenta para esta nota que "los recuerdos afloran. Nos encontramos entre los vecinos que estábamos en la lucha y comentábamos lo que habíamos vivido y el esfuerzo que habíamos sostenido en el tiempo. Pero sobre todo, cómo hubo que mantener el reclamo hasta lograr justicia".

"Esto da cuenta de que no hay una reglamentación vigente a nivel municipal. Antenas mal ubicadas en Olavarría hay un montón. Cerca de escuelas, instituciones religiosas, sólo hay que mirar para arriba. Está bueno que la gente se dé cuenta de esto y prioricemos nuestra vida", analiza Amoroso.

Carlos Genson fue otra de las referencias de esos días. Sobreviviente del terrorismo de Estado es a la vez el dueño del almacén frente a la antena. Una suerte de "jabonería de Vieytes", aquella fábrica de jabón en la que en 1809 se reunían los patriotas que gestaban la revolución de Mayo. En coincidencia con el análisis de Amoroso, Genson plantea que si todo vuelve a repetirse en un círculo imparable es por la ausencia de reglas municipales claras.

Genson siente que "es evidente que no se hizo lo que se tendría que haber hecho en aquel momento y a lo que se habían comprometido los concejales. Que era una ordenanza específica. Y es evidente que las empresas, como se manejan a nivel nacional, no respetan las cuestiones locales y no sé si provinciales. Claramente a los vecinos de Colonia Nievas los podrían haber consultado antes. Y si hubiera existido la ordenanza nada sería tan conflictivo. Porque estaría establecido que con esas distancias, nunca se podría haber instalado la antena ahí. Entonces todo esto nos trae esos recuerdos. Cómo de golpe vimos que subía una torre enorme frente a las casas nuestras. Y cómo el trabajo conjunto entre nosotros hizo que así como se levantó se bajó".

Lee la nota completa en la edición impresa