15.11 | Policiales Familiares de la víctima de un choque fatal expusieron su malestar porque el acusado sigue conduciendo

"Nos da mucha bronca que esté manejando y que no se le haya sacado el carnet"

En septiembre un joven fue inhabilitado a conducir por un periodo de 5 años por un accidente en el que murió un motociclista de 28 años. La semana pasada allegados a la víctima lo encontraron al frente de un automóvil, y tomaron conocimiento de que el fallo fue apelado.

"Después del juicio nosotros creíamos que no podía manejar más. Cuando lo vimos hicimos la denuncia en la comisaría Primera y en la Fiscalía, y recién ahí nos enteramos que el abogado de él había apelado la sentencia. Nos da bronca el manejo que tiene la justicia", expresó con enojo y dolor Maximina Vera. La joven es la pareja y madre de los hijos de Jonathan Zelaya, un motociclista que murió en el año 2019 luego de ser atropellado en el centro de la ciudad.

A fines de septiembre pasado, Agustín Padín fue condenado a la pena de dos años de prisión condicional y cinco años de inhabilitación especial para conducir vehículos con motor por parte de la jueza Cecilia Desiata, quien está al frente del Juzgado Correccional de nuestra ciudad, por el siniestro vial que sucedió el 23 de marzo de 2019 y en el que falleció Zelaya.

"Al principio no le daba importancia a lo que le pasaba o hacía él, yo estaba ocupada con mis hijos, mis cosas y mi familia. Ya ahora estoy en otra situación, después del juicio además, y cuando me enteré que estaba manejando le escribí a mi abogado e hicimos la denuncia", refirió Vera acerca del episodio sucedido el pasado domingo, cuando un familiar de ella vio a Padín que estaba subido en un auto en el lado del conductor.

En ese momento su familiar la llamó para preguntarle si el joven podía conducir, y ella le dijo que no. "No sabíamos que la otra parte podía apelar", relató a este Diario en referencia al recurso presentado por el abogado defensor de Padín. El mismo está en manos de los jueces que integran la Cámara Penal de Apelación y Garantías del Departamento Judicial de Azul, y la pena no quedará firme hasta que no se conozca su resolución -que podría resolverse en cuestión de varios meses-, aunque la defensa del acusado puede volver a apelar en instancias superiores.

Si bien la familia de Zelaya durante el proceso judicial contó con el asesoramiento de un abogado particular, quien fue patrocinante legal de Vera en el juicio, hasta hace una semana no tenían conocimiento sobre el recurso presentado por la defensa de Padín. Tal es así que la semana pasada presentaron denuncias en la comisaría Primera y en la sede del Poder Judicial, y en este contexto se enteraron de que el fallo no estaba firme.

"Nos da mucha bronca que esté manejando y que no se le haya sacado el carnet, es increíble que las leyes estén así. Nos habíamos quedado tranquilos después de la sentencia y ahora nos encontramos con esto", refirió también Vera a este Diario.

Acerca del episodio ocurrido el domingo pasado en un parque local, viralizaron un breve video donde una familiar de la víctima se acercó a Padín cuando el joven estaba al mando de un automóvil, y le manifestó que no podía conducir porque había sido condenado por la justicia. En la grabación se escucha cómo discuten y mientras la mujer insiste en referir que él no puede conducir, él le responde que sí.

"Lo que dice es verdad", refirió días atrás Vera acerca de que el joven le aclara que sí puede conducir. "Nunca se había acercado a nosotros", agregó la mujer. Además, manifestó que la apelación presentada por la defensa de Padín "hace que se retrase todo y la sentencia no quede firme. Y así puede seguir manejando. Ahora tenemos que esperar".

El fallo

Padín fue condenado el 27 de septiembre a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional y a cinco años de inhabilitación especial para conducir vehículos con motor por ser encontrado autor penalmente responsable del delito de "homicidio culposo agravado por la conducción antirreglamentaria de un vehículo con motor".

"En el juicio se probó sin lugar a dudas que Padín fue quien causó la muerte de Zelaya. Ello de manera culposa", refirió en el fallo la jueza Desiata, tras las dos audiencias que se concretaron en el Juzgado Correccional de Olavarría.

El choque ocurrió pasadas las 5.30 del sábado 23 de marzo de 2019 en el cruce de San Martín y Alsina, cuando el Fiat Uno que conducía Padín y se dirigía por San Martín chocó contra la parte frontal izquierda de la motocicleta Yamaha YBR de 125 centímetros cúbicos de cilindrada que se dirigía por Alsina. La misma era conducida por Zelaya, quien sufrió un "traumatismo encéfalo craneano grave y contusión pulmonar derecha", lo que le provocó otras complicaciones y su posterior fallecimiento cuatro días más tarde.

Entre otros puntos en la resolución se indica que el vehículo que conducía Padín circulaba a a 52 km/h, "superando la velocidad precautoria y establecida para realizar cruces en zona urbana, no teniendo en cuenta los riesgos propios de la conducción, e inobservando las normas de circulación vehicular".

La instrucción de la causa estuvo a cargo de la fiscal María Paula Serrano, titular de la Fiscalía Nº 4 de nuestra ciudad, quien en la instancia de alegatos había solicitado la pena que finalmente dictó la jueza Desiata. En contrapartida, el abogado Marcelo Fuche, letrado que asesoró a Padín, solicitó la pena mínima.