86887

04.01 | Columnistas 

El Impuesto a la Piedra podría financiar al Municipio: de 185 a 232 millones anuales

El tributo sólo fue tocado por la dictadura militar para bajarlo. Y en 2010 para devolverlo a su volumen inicial. Hoy Cambiemos necesita llevarla al 4%. La oposición lo rechazó. Por Silvana Melo

Silvana Melo
smelo@elpopular.com.ar

El análisis de la Rendición de Cuentas de 2009 fue el germen de una decisión histórica: a partir de la pertinacia del entonces concejal Gustavo Alvarez y la oportunidad política del (entonces también) intendente José Eseverri, el Impuesto a la Piedra experimentaba su primer aumento desde 1949, cuando la Corte de Justicia determinó su constitucionalidad y dejó con los reclamos en la puerta a las grandes empresas mineras.

El debate actual muestra alineaciones extrañas: un intendente Pro montándose al pedido de justicia tributaria de dos concejales peronistas. Y apuntando los cañones recaudatorios a las cementeras. Y una oposición que, desconcertada, se opuso primero y luego rechazó de plano el proyecto. La necesidad financiera municipal sería la principal razón de que un macrista metiera más mano en los bolsillos de los empresarios. Y la decisión política de no concederle recursos podría ser el origen del rechazo opositor.

Desde su creación, en 1949, el tributo no se podía tocar. Sólo para rebajarlo durante la dictadura. Para lograr un consenso y una argumentación sólida, en 2010 se creó una Comisión Especial. La presidió Gustavo Alvarez. Se aprobó por mayoría el aumento del 50% de la alícuota: del 2% al 3%.

Semanas atrás el Impuesto a la Piedra también fue el centro de atención del HCD local. La propuesta de aumentarlo al 4 % por parte de Renovación Peronista fue apoyada por el intendente. Sin embargo, la oposición lo rechazó.

La nota completa en la edición impresa de Diario EL POPULAR