90592

19.03 | Columnistas 

Después de Larreche y el fin del doble comando, la sangría podría continuar dentro de un marco complejo

Durante la próxima semana podría haber más novedades relacionadas con la reestructuración del Gabinete. La Provincia, el rol del ex jefe de Gabinete y la imagen de Eseverri. Una encuesta para aclarar la situación. Un recital innecesario y una estrategia inconveniente. Por Cacho Fernández

Cacho Fernández

cfernandez@elpopular.com.ar

Para el gobierno de Ezequiel Galli todo marchaba normalmente, con los aciertos y yerros lógicos de una gestión de apenas un año y medio de antigüedad, pero de pronto apareció el Indio Solari, la perspectiva de un recital que traía en su mochila muchos y gratuitos riesgos políticos y un goce previsible, conocido pero también fácilmente postergable por su música. ¿Porque qué necesidad había de arriesgarse a tanto en medio de un año electoral y cuando, según fuentes provinciales, "Ezequiel estaba midiendo muy bien"?

En la Provincia evaluaron oportunamente y evalúan ahora que la causa de traerlo al Indio obedecería a un rasgo de política "antieseverrista", a un afán de contradecir la marca del apellido en la política local. Y que eso no podría ser un rasgo de Galli, sino de alguien que tuviese una historia más compartida con los Eseverri. Por supuesto, luego de este análisis enfocan la mirada en Jorge Larreche, sobre quien descargan algunas críticas o reproches dada la dimensión y la responsabilidad del cargo que ocupaba.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR