92142

16.04 | Columnistas 

El aula itinerante, un retazo de escuela que resiste

Se alza en Plaza del Congreso, como una alternativa de protesta docente. La escuela itinerante está parada en el medio de la polémica por una educación que no transforma y dirigencias que la desprecian sistemáticamente. Una lucha que no tiene el prestigio de la Carpa Blanca. Un conflicto que el Gobierno quiere volver ejemplificador. EL POPULAR estuvo ahí. Por Silvana Melo

Silvana Melo

Smelo@elpopular.com.ar

Lejos de un Viernes Santo sobrecogido por un crimen que lleva dos mil años repitiéndose, la Plaza del Congreso resplandecía de sol y de color. El miércoles se había alzado, finalmente, la estructura del aula itinerante que armaron los gremios docentes con el permiso impuesto por el freno policial. Y una multitud elegía como paseo la entrada al aula, con pupitres y pizarra, y con el magisterio poniendo sobre la mesa alternativas a la huelga. La lucha docente es una lucha mística y legendaria a partir de aquella carpa blanca que fue aclamada por mayorías que empezaban a despertar después de la destrucción menemista. Que tuvo a la escuela entre sus víctimas dilectas. Pero es también una lucha hoy deshilachada, en desprestigio, elegida como trofeo por el macrismo, desgastada por obra y gracia de algunos dirigentes que terminaron emulando a los corpulentos cegetistas, en metodología e intangibilidad.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR