92341

19.04 | Columnistas Detuvieron al esposo de Laura Miller por la estafa a ese Municipio

Una historia de hackers, farándula y deporte que conmociona a la ciudad de 25 de Mayo

La tranquila ciudad bonaerense quedó en el centro de una explosión mediática nacional donde la historia se abordó tanto desde la óptica especializada en noticias policiales como de las de deportes y chismes de la farándula. Por Daniel Puertas

Daniel Puertas
dpuertas@elpopular.com.ar

Cuando ya en 25 de Mayo se habían prácticamente apagado los ecos de la millonaria estafa a esa Municipalidad mediante el hackeo de sus cuentas bancarias hubo ayer una novedad que devolvió el caso a la escena nacional: la Policía Federal detuvo bajo la acusación de ser el jefe de la banda de piratas informáticos a Nicolás Traut, piloto del TC 2000 y esposo de la cantante y actriz Laura Miller.

De esta forma, la tranquila ciudad bonaerense quedó en el centro de una explosión mediática nacional donde la historia se abordó tanto desde la óptica especializada en noticias policiales como de las de deportes y chismes de la farándula.

Nicolás Traut y otro sospechoso identificado como Ramón Alves fueron detenidos ayer por la Policía Federal, que también allanó el departamento de la Torre Le Parc, donde el corredor vive junto con su esposa. La detención de Traut había sido solicitada por el fiscal Juan Ignacio Bidone, titular de la Unidad Funcional de Delitos Complejos del Departamento Judicial de Mercedes, quien instruye la causa.

Se supo que el nombre de Traut surgió del análisis de la documentación secuestrada en el allanamiento del domicilio de otro de los sospechosos, Ricardo Chourrout, vecino de Las Flores, al igual que el piloto.

Ese procedimiento se había realizado a fines del año pasado, pocos días después de que se consumara la defraudación. Esta fue perpetrada una hora antes de la medianoche del domingo 23 de noviembre, cuando los hackers, que tenían las claves de las cuentas bancarias, transfirieron fondos a otras cuentas de distintos bancos ubicados en distintos puntos del territorio bonaerense.

Mientras el tesorero municipal descubría la maniobra y comprobaba con espanto cómo se habían esfumado grandes sumas de dinero, los miembros de la banda retiraban sumas de entre 100 mil y 250 mil pesos en las ventanillas bancarias.

Cuando se logró que el Banco Central bloqueara las cuentas ya habían desaparecido unos tres millones y medio de pesos. En su momento se dijo que el hackeo se había consumado introduciendo un virus invasivo en el sistema informático municipal lo que les permitió acceder a las claves.

Ayer el intendente de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo, dijo ayer en declaraciones periodísticas que seguramente está involucrado "alguien de la anterior gestión. En 2016 faltó una netbook que tenía información correspondiente a ingresos públicos. La computadora desapareció, y no se supo nada a pesar que hicimos la denuncia. Pero la sospecha es que la información haya sido vendida".

Pero otras fuentes para nada vinculadas políticamente con la actual gestión descartaron esa hipótesis y conjeturaron que Ralinqueo podría estar utilizando esto para llevar un poco de agua a su molino.

El jefe comunal también arriesgó que "es llamativo que todos los delitos cometidos por la banda, anteriores y posteriores al robo a la Municipalidad, eran a empresas privadas. Es raro que fuimos el único municipio".

El ayudante fiscal Carlos Brunelli brindó ayer una conferencia de prensa en 25 de Mayo donde señaló que el 30 de noviembre se habían realizado trece allanamientos en los que se detuvo a 18 personas que "habían ido por ventanilla a cobrar diversas sumas de dinero. Hubo algunas halladas y detenidas, otras a las cuales se les libró pedido de captura y otras presentaron un pedido de eximición de prisión".

Agregó que en el procedimiento en la casa de Chourrout "se incautó documentación que permitió avanzar sobre una de las hipótesis".

Chourrot está vinculado a Traut por el automovilismo, ya que es dirigente del Automóvil Club de Las Flores y es colaborador del piloto.

Brunelli dijo también que "cualquier investigación de índole penal tiene diferentes hipótesis. No teníamos certezas por el incipiente estado de la causa, hasta que en el objetivo de Las Flores se reveló un nombre y a su vez en otro objetivo en Capital Federal surgió el mismo nombre".

A partir de allí se solicitó la intervención de siete líneas de telefonía móvil "de las que se hizo un análisis de las comunicaciones realizadas antes, durante y después del hecho para encontrar denominadores comunes, ya que había un montón de personas no relacionadas entre sí que había ido a cobrar dinero", apuntó el funcionario del Ministerio Público Fiscal.

A partir del análisis de lo que surgió de esas escuchas se pidió la intervención de otros seis celulares, aunque el juez sólo autorizó tres "y con la modalidad de escucha directa, que implica que a medida que van escuchando, nos van llamando y aportando datos", indicó Brunelli.

Agregó que las personas investigadas se comunicaban tres veces por día, aunque hablaban "en código". Al vencerse el plazo otorgado por el juez para las escuchas se solicitó una prórroga, pero sólo se autorizó que prosiguiera la intervención en dos líneas.

Finalmente, "con el contenido de esas escuchas -se dispuso a dos efectivos de la Comisaría Primera de 25 de Mayo a que escucharan y transcribieran todo-, entendimos que era conveniente que interviniera la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, porque además de escuchar era pertinente realizar tareas de campo en la ciudad de Buenos Aires", precisó el ayudante fiscal.

Sobre el rol de Traut, Brunelli se limitó a señalar que "tuvo relación con el cobro de dinero que hicieron Chourrout y Alves", y se busca determinar si fue el "autor intelectual" del delito. "Estuvo en la organización de los hechos. Las escuchamos telefónicas son más que gráficas en este sentido", subrayó.

Entre los allanamientos realizados ayer hubo uno en Merlo, donde reside un hombre identificado como Gustavo Bruna, sobre quien pesa una orden de detención. Otro en el domicilio particular de Ramón Alves, otro en un kiosco que sería propiedad de este y el último en el domicilio de Ricardo Chourrout en la Ciudad de Buenos Aires donde además se hallaron dólares y pesos falsos, por lo que se le inició otra causa, según indicó el periodista de 25 de Mayo Remi Morosi.