93405

07.05 | Carta de Lectores Cartas de lectores

Una vida que no sabrá de olvidos

Sr. Director:
El 7 de mayo 1919 no es una fecha más en el calendario para una gran mayoría del pueblo argentino. No, fue un esperanzado arco iris en medio de una tormenta oscura y nefasta que, con su bienhechora luminosidad, vertía amor, paz, justicia y reivindicación social, y hasta dignidad que se merece todo ser humano, con más razón si es pobre.

Todo ese bagaje de sueños que parecían una utopía y que parecía solo reservado para los poderosos, los privilegiados sin sensibilidad.

Pero a partir de ese lejano 7 de mayo, al correr de los años una humilde mujer, el gorrión que se transformó en halcón, Eva Duarte, después Eva Perón y por último Evita. Por el cariño de pueblo todo cambió pero para bien de la gente y el país todo.

Por el inmenso legado de su ciclópea labor, por su amor al pueblo trabajador, a las mujeres, a los ancianos y a los niños, Evita vive y vivirá inmortalmente. Porque entregó su vida en aras de la felicidad de su pueblo.

Agrupación Mujeres Justicialistas Gral. La Madrid