95834

18.06 | Policiales 

Quitan agentes de las comisarías para crear una nueva dependencia

Ahora es por el GAD, ante la intención de traer a Olavarría esa división de apoyo para operaciones especiales. Mientras se busca dónde tendrá su sede, el patrullaje del partido perdió alrededor de una docena de efectivos.

"Es desvestir un santo para vestir otro". "Es como lo de la frazada corta, si te tapás la cabeza te descubrís los pies". Las analogías siguen o se repiten, no importa el interlocutor ante el que se consulte. A todos los hermana el descontento.

En las fuerzas de seguridad se vuelve a repetir una fórmula que tiempo atrás sólo despertó cuestionamientos. Hoy el saldo es el mismo pero, al igual que ese antecedente, se siguió adelante y se quitaron efectivos policiales de las calles del partido de Olavarría.

Olavarría contará con su propio Grupo de Apoyo Departamental.

Ahora todo es con motivo de la creación de un Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Olavarría. Actualmente la región cuenta con esta división que se utiliza para procedimientos especiales, primordialmente allanamientos, aunque se la suele convocar también para eventos masivos o presencia en zonas de conflicto, pero tiene únicamente sede y personal en la ciudad de Azul.

Atento a la situación en materia de seguridad de nuestra ciudad fue que se estudió y se decidió avanzar con la postura de que Olavarría cuente de manera permanente con esta división en la ciudad. La idea, según logró saber EL POPULAR, era en principio tomar una decena de efectivos del Comando de Patrullas y suplir esa merma en la filas con agentes de la Policía Local. Más teniendo en cuenta los distintos proyectos que se siguen analizando para definir el futuro de esta última, que todo indicaría que pasaría a ser parte de los municipios.

Lo concreto es que esta suerte de enroque no se concretó pero igualmente se dispuso seguir adelante pero tomando agentes de las distintas seccionales del Distrito de Olavarría. La mayoría de las subdependencias, sean de nuestra ciudad o localidades serranas, han sufrido al menos la pérdida de un efectivo policial. El número no parece significativo, pero aunque no parezca complica y mucho a las filas que ya de por sí eran sumamente flacas. El descontento se ha replicado en diversas esferas.

El GAD

Según logró conocer este Diario, días atrás autoridades policiales de la región estuvieron en nuestra ciudad y recorrieron diversos inmuebles en búsqueda de la sede para el GAD. No obstante, nada de lo visto pareció convencer. Uno de los edificios visitados fue el de la comisaría Segunda, pero las condiciones edilicias y espacios disponibles no gustaron. La situación edilicia de las seccionales de seguridad es una problemática que tampoco es nueva y que desde antaño genera múltiples complicaciones. La actualidad muestra, por sólo dar algunos ejemplos, inmuebles alquilados, sin calabozos ni comodidades o cumpliendo múltiples funciones, como sucede en la comisaría Primera, donde se encuentran también las oficinas de la policía Local y del Centro de Atención de Emergencias, o 101.

Tal cual se refirió previamente, el GAD sólo actúa en ocasiones especiales. En nuestra ciudad es común verlo en allanamientos, algo que se hizo sumamente frecuente en las últimas semanas a partir de la crecida de violencia, primordialmente en la zona del barrio Ituzaingó.

Este es uno de los principales puntos de las críticas que pudieron ser recabadas y es que se perdieron alrededor de una decena de agentes policiales, quienes realizaban tareas diarias para ahora poder tenerlos cuando alguna ocasión particular lo amerite. Todos son coincidentes en que era necesario tener un GAD de Olavarría, que los beneficios seguramente serán varios, pero no implementado de esta forma.

No obstante, la realidad marca que 9 efectivos abandonaron sus actuales puestos de trabajo para comenzar a concurrir a Azul para capacitarse. Asimismo, por estos días, mientras persiste la búsqueda de sede, deberán seguir concurriendo a la vecina ciudad para cumplir con la jornada laboral. A las dependencias de Olavarría -es decir el Comando de Patrullas y las comisarías Primera y Segunda- les fueron quitados dos agentes respectivamente, mientras que en las localidades serranas -salvo Hinojo- les sacaron uno a cada una.

Pérdidas permanentes

Sin dudas en las localidades serranas es en donde más se sienten estas bajas. Los números son verdaderamente alarmantes, y si no se exponen con datos precisos no es porque no se tenga la información, sino que se decide obviarlo de manera consciente para no exponer más aún la situación. La realidad marca que las subdependencias se encuentran con días en los que no tienen la cantidad de gente necesaria para poder completar la tripulación de los patrulleros tal cual lo estipula a normativa. Otros en los que el personal jerárquico también debe hacer de administrativo, buscando poder sacar gente a la calle la mayor cantidad de gente posible para incrementar las tareas preventivas.

Acá hay un dato que no puede eludirse y que tiene vínculo directo con la creación del Comando de Patrullas, aquel antecedente que fue referido al inicio de este artículo. Esa división fue creada a partir de recursos humanos tomados de las distintas comisarías y subdependencias del Distrito, tal cual ha pasado ahora con el GAD. Lo que no puede pasarse por alto es que el Comando de Patrullas sólo opera en el casco urbano de Olavarría, es por ello que las pérdidas para las localidades serranas fueron permanentes y es también por lo que ahora se mira con tanto recelo cada vez que se les saca algún efectivo. Tal es así que trascendió que en algunas de las localidades serranas la disconformidad habría llegado a la esfera política.

Las carpetas médicas, tareas no operativas, por sólo mencionar algunas, son también cuestiones diarias que merman las filas de personal activo. En este sentido, varias ocasiones se ha anunciado como un aliciente el arribo de los oficiales que habían sido enviados al conurbano bonaerense, pero la realidad marca que las mayoría de ellos aún no habría podido levantar las licencias médicas con las que permanecían en su anterior destino. A la par, la última camada de egresados de la escuela Juan Vucetich descentralizada Olavarría sólo arrojó un puñado de agentes para estas latitudes.