97441

16.07 LIBROS

Antología del cuento sorprendente

"El último de la estirpe" es una colección de relatos de Fleur Jaeggy y cada uno de ellos tiene el don de sorprender al lector con los detalles mínimos de las acciones cotidianas.

Rodrigo Fernández
rfernandez@elpopular.com.ar
@rodrigofernand

Cada tanto llego a un escritor de aquellos que desde las primeras páginas me sorprenden. No hay un porqué cierto que permita entenderlo. Llega de pronto, cuando una línea simple de texto comienza a tener un sentido mas profundo a medida que uno se va sumergiendo en el relato. Son pocas las palabras que se necesitan pero cada una de ellas está conectada de forma tal que el resultado final sea un párrafo preciso, una historia pequeña pero con la rara fortuna de poder ser algo mas. Es eso. No hay nada inconcluso, sino el fascinante poder del lector de imaginar a su antojo lo que sigue.

En "El ultimo de la estirpe", el volumen de cuentos de Fleur Jaeggy que publica Tusquets editores, tiene ese raro momento en que uno se da cuenta de que ha encontrado una joya. Extraña, sí eso si, pero joya al fin. Un momento que los buenos lectores sabrán reconocer.

El libro comienza con Soy el hermano de XX, donde ya se puede vislumbrar el tono de los relatos que siguen, donde un chico denuncia que se hermano lo ha tomado como personaje de sus cuentos. Le siguen Negde, un hombre que camina diariamente hacia un lago para recordar su Rusia natal. El último de la estirpe, en el cual un hombre reflexiona sobre las cosas que lo llevaron a convertirse en el ultimo de su familia, Agnes, una historia de amor entre dos mujeres donde la conformidad lo destruye todo. La sala aséptica, un cuento que sencillamente parece una cosa y terminará dejándonos con la boca abierta, como en La heredera, donde una niña de la calle se convierte en una especie de hija adoptiva de una mujer mayor que pasa sus días en soledad. El velo de encaje negro, una foto que muestra a una mujer llorando despierta en su hija una pregunta que quizás el pasado no puede contestar. Son algunos de los 20 relatos que conforman "El último de la estirpe".

Cada uno de los relatos cuenta con la originalidad de lo simple pero teniendo en cuenta que muchas veces allí se esconden las mejores historias. Algunos tienen sólo una página pero eso le alcanza a la autora para decir mucho. El secreto está en la intensidad de las palabras, el sentido de lo que se intenta decir, lo que el autor nos cuenta o no acerca de los personajes. El juego que nos permite imaginarnos las historias posibles para el futuro o el pasado, ambos tiempos alejados de la trama original.

Borges decía que "Conrad y Kipling han demostrado que un cuento corto puede contener todo lo que contiene una novela, con menos fatiga para el lector" y uno comprende mucho mejor el concepto luego de leer a Fleur Jaeggy.