Lunes, 20 de Mayo de 2019
116898

06.07 Rusia 2018

Cayó el último gigante

En un partidazo, Bélgica le ganó 2-1 a Brasil y se metió en semifinales, donde se enfrentará con Francia. Ya no quedan sudamericanos

Al tiempo a veces se le ocurre poner las cosas en su lugar. "Llegamos a la final de Brasil porque no le ganamos a nadie" venían repitiendo muchos desde hace rato. Suiza intentó convencerlos en el arranque de este Mundial y tal vez no pudo y ahora diez de los once jugadores de Bélgica por ahí lo consigan y se empiece a valorar lo que se ha desprecido en los último cuatro años.

Diez de los once jugadores de Bélgica que este viernes acaban de dar el gran golpe del Mundial estuvieron aquella inolvidable tarde argentina en el estadio "Mané Garrincha" de Brasil. Diez, tan bueno como hoy, y sin embargo no pudieron.

Era su generación de oro en 2014 y en 2018 también: Lukaku, Hazard, De Bruyne, etc. Lo que le negó la argentina de Sabella no pudo el Brasil de Tité y la selección belga jugará una de las semifinales del Mundial tras eliminar a la gran favorita, Brasil, en un partido memorable.

Ganó Bélgica porque aprovechó mejor sus ocasiones y porque arriba demostró tener más calidad. Perdió Brasil porque Neymar estuvo solo y porque su bloque defensivo extrañó a Casemiro.

Tres mundiales que Brasil ve la última semana por tele. Ante Bélgica vendió la eliminación muy cara, con una encomiable resistencia a la derrota hasta el último minuto, pero la historia de Brasil manda otra cosa.

Pocos en Brasil presagiaban la eliminación, pero Bélgica les bajó de la nube con una primera parte espectacular. Lukaku, Hazard y De Bruyne volvieron locos a los defensas brasileños, mientras que el centro del campo no se enteraba de nada.

Pudo empezar ganando Brasil, cierto es, pero el remate de Thiago Silva a la salida de un córner se estrelló en el poste. El siguiente córner fue para Bélgica y fue gol en contra de Fernandinho, que también estuvo en el 1-7 de Alemania.

Bélgica salía rápido cada vez que robaba la pelota y Lukaku, De Bruyne y Hazard eran puñales a la espalda de Paulinho y Fernandinho. En una de esas contras llegó el 0-2. Lukaku para De Bruyne y este sacó un misil. Golazo.

En el segundo entró Firmino y salió a Willian. Y Brasil apretó, metió a Bélgica en su área durante buena parte del segundo tiempo, pero no fue eficaz. Gabriel Jesus se fue del Mundial sin goles, Neymar y Coutinho no acertaron las suyas.

Renato Augusto, en pleno asedio brasileño, acertó a marcar de cabeza. Pero con el 1-2 Bélgica mantuvo la calma, se recompuso, cambió la defensa de tres por una de cuatro y se fortaleció atrás.

Brasil no pudo seguir el vendaval, pero Neymar en el último minuto estuvo a punto de rozar la gloria y Courtois se la sacó del ángulo.

Se fue Brasil, y la sexta estrella puede esperar.