Miércoles, 18 de Julio de 2018
117200

11.07 Rusia 2018

La final de los verdugos

Croacia le ganó 2-1 a Inglaterra y jugará el domingo la final de la Copa del Mundo con Francia, los dos equipos que le ganaron a la Argentina...

Recalculando... El gol de Mandzukic en el segundo tiempo del suplementario depositó a la increíble Croacia en la final de la Copa del Mundo con Francia, y se va a dar la final que hace varios días venían advirtiendo aquellos que advertían que todas nuestras derrotas no sólo son producto de nuestras falencias, sino que hay un ingrediente que tiene que ver con las virtudes de los adversarios.

Los dos equipos que le ganaron a la Argentina en Rusia 2018 pugnarán este domingo al mediodía en Moscú por levantar el trofeo más precia del deporte universal. Francia por su segunda Copa, y este pais pequeño, con muy pocos habitantes, que hace 30 años se desangraba en una guerra fraticida por la primera, por la primera.

Mandzukic, con un gol (2-1) en el minuto 109, hizo el milagro para Croacia. Los croatas, de nuevo remontando un 0-1 en tiempo reglamentario y de nuevo 'sufriendo' una prórroga, se metieron por primera vez en la final de un Mundial, tras un heroico el esfuerzo físico que hicieron.

Un partido que tuvo tres fases: primer dominio claro de Inglaterra (y gol de Trippier en el 5'); letargo de ambos equipos (del 25' al 70'); y posterior dominio croata (con gol en el 68' y palo de Perisic). Las fuerzas estaban muy justas desde entonces.

El gol de Trippier venía a justificar una buena primera parte de los 'three lions', que se comían a los croatas con y sin balón.

Trippier, un jugador de 'status' medio en la Premier al que Eriksen le deja tirar pocas faltas en el Tottenham. En esta semifinal, clavó, y con maestría, la primera que tuvo.

El dominio inglés no se acabó ahí. Kane, primero, y Lingard, después, pudieron ejecutar una ventaja que hubiera parecido imposible para una Croacia en la que Modric no llegaba y Rakitic tampoco le acompañaba.

Eran los ecos del cansancio de dos prórrogas en octavos y cuartos, si bien los ingleses también fueron a una en octavos (Colombia). Inglaterra basaba su dominio del partido, que no de la posesión, en una fuerza física superior, sin duda.

El partido entró en una fase muerta desde el minuto 25 hasta el 70, sin nada que llevarse a la mesa, con Croacia cansada e Inglaterra cómoda en su superioridad física. Solo los balones parados animaban el cotarro.

Y con este panorama, llegó el empate de Croacia (1-1), en un centro aprovechado por un enorme Perisic al límite del 'juego peligroso'. 1-1 y partido en punto muerto.

Un gol y todo cambió. Las piernas y el ánimo, que hizo que Croacia arrasara a su oponente en el siguiente cuarto de hora, incluido un palo, de nuevo de Perisic, que estuvo a punto de poner por delante a los balcánicos.

Final, prórroga, asistencia de Perisic, gol Mandzukic y Croacia, un país de cuatro millones y medio de habitantes, más chico que Uruguay, a tres décadas de su tragedia humanitaria vive uno de los días más felices de su corta historia como país independiente.