Viernes
30 de Julio de 2021
Edición Anterior
10 de Abril de 2008
Un organismo potencialmente peligroso

La calidad institucional de un país genuinamente democrático no admite la existencia de observatorios de medios que pueden ser utilizados para acometer contra el periodismo independiente.

Si algo distingue al estilo de gobierno del kirchnerismo es su constante crítica a los medios de difusión que cuestionan algunas de sus decisiones o reclaman mayor seriedad y respeto por la independencia y el equilibrio de los poderes, cuando sus más altos funcionarios se ven involucrados en episodios poco transparentes.

Su escasa afinidad con el periodismo independiente se demuestra por un hecho inusual en un sistema genuinamente democrático: el anterior presidente de la República jamás concedió una conferencia de prensa.

La actual presidenta de la Nación prolonga ese estilo, por lo menos en cuanto se relaciona con el periodismo. Al parecer, le molesta (y en momentos de crispación le resulta golpista) que los medios independientes no se encolumnen con aquellos órganos de prensa que asumen actitudes oficialistas (...).

La virtual confrontación de la actual administración con medios que defienden con firmeza su derecho a la independencia de criterio (garantizado, además, por la Constitución Nacional) parece ingresar en una etapa más preocupante, no exenta de riesgo para la libre expresión de las ideas, con la decisión de dar mayor ejecutividad al Observatorio de Medios que desde 2006 funciona como dependencia del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer).

La influencia negativa del actual régimen venezolano se percibe con nitidez. El presidente Hugo Chávez instauró su Observatorio Global de Medios, al cual utilizó como instrumento institucional para amordazar o expropiar a medios opositores o simplemente críticos.

Es posible que la presidencia de la señora Cristina Fernández de Kirchner no utilice su propio observatorio para ejecutar acciones directas contra el periodismo independiente.

Pero, desde siempre, los gobiernos han dispuesto de recursos que les permitieron asfixiar económicamente o transar con medios cuyas posiciones eran intolerables fisuras en un proyecto de monolítica hegemonía.

Por caso, el empleo discrecional de las pautas de publicidad oficial, que se otorgan con generosa discrecionalidad a los adictos y se niegan a los que quieren preservar su independencia. El kirchnerismo lleva un lustro utilizando este harto probado mecanismo.

Los procedimientos discriminatorios admiten varios otros métodos. Por caso, presiones cambiarias o aduaneras, impositivas, sindicales o de otro tipo, que en todos los casos procuran llevar a las empresas editoras independientes a la asfixia económica (...).

Un observatorio de medios conducido con criterios sectarios e intolerantes puede servir de manera estupenda a las estrategias de intimidación, expropiación y clausura.

El observatorio venezolano lo demuestra en forma abierta. Si el kirchnerismo redescubre ahora al peronismo, incurriría en un enorme error en caso de que olvidase las lecciones de su historia. Sobre todo si olvidase la lección que extrajo el propio Perón de sus nada apacibles relaciones con el periodismo y, de modo especial, de sus embates contra el periodismo independiente. Dijo: "Cuando tenía toda la prensa a mi favor, perdí el poder, y lo recuperé cuando tuve toda la prensa en contra".

Como bien señala la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas en una solicitada que se publicó ayer en los diarios de todo el país, el actual gobierno "parece haber elegido a los medios de prensa como enemigos a vencer". Y agrega Adepa: "Una mirada suspicaz le hace ver conspiraciones por todas partes y creer que la cobertura periodística de los fenómenos sociales encubre fines de alteración del sistema institucional". La verdadera alteración del sistema es pretender silenciar a la prensa independiente.

La Voz del Interior, Córdoba, 9 de abril de 2008

Pronóstico
máx: 14º C | min: -1º C
1998 - 2011 | elpopular.com.ar es propiedad de El Popular S.A.
EDICIÓN Nº 8949
Vicente López 2626. Olavarría - Pcia. de Buenos Aires - Argentina
Director: Jorge G. Botta