Martes
27 de Julio de 2021
Edición Anterior
10 de Abril de 2008
Mente sana, cuerpo sano
Emociones e inteligencia

"La inteligencia es ese principio que ordena armoniosamente las funciones mentales y cerebrales para permitirnos entender, comprender, conocer y resolver las diferentes circunstancias de nuestra realidad". Así resume el científico peruano Claudio Cerdeño cuál es la naturaleza de la inteligencia.

Cerdeño explica que, para adquirir el orden en el conocimiento de las cosas y de las circunstancias de los hechos, es necesario aprender a identificar, discernir, deducir y aprender muchísimas cosas. También incorporar en la memoria las informaciones que dan un conocimiento racional y coherente de cada disciplina que se profundice.

Cada individuo posee una inteligencia definida para ciertas cosas, señala Cerdeño. Tanto es así que cada ser humano desarrolla su inteligencia en unas actividades más que en otras. Se puede ser muy inteligente en un determinado oficio y un negado para el resto de las cosas. Sin embargo, la inteligencia emocional puede ayudar a superar estas carencias.

En 1994, Daniel Goleman, haciéndose eco de una serie de teorías surgidas en los años 80 y 90, publicó el libro Inteligencia emocional. En este best-seller mundial se incluía un test para medir la inteligencia emocional de cada persona y las estrategias para superar las carencias individuales detectadas.

El autor, profesor de la Universidad de Harvard, tiene su propia consultoría sobre la inteligencia emocional y su aplicación a lo que puede ser una gran fuente de ingresos económicos: el mundo de la empresa y, sobre todo, de las relaciones entre trabajadores, la motivación y el liderazgo.

Según Daniel Goleman, personas con un alto cociente intelectual fracasan en su vida, mientras que otras menos inteligentes logran éxitos asombrosos. Esto se debe a que las segundas desarrollan mejor la forma de hacer valer su inteligencia en el ámbito social y potencian o reequilibran su capacidad intelectual haciendo actuar los sentimientos, controlando los impulsos, la motivación, el entusiasmo o la perseverancia.

Abandonar o desarrollar estos aspectos repercute negativa o positivamente en la vida del individuo y, en consecuencia, también en su salud, en su capacidad para superar el estrés y hasta en la forma de manejar la violencia. En definitiva, Goleman explica que la inteligencia no sería otra cosa que la capacidad de adaptarse a la realidad del mundo en el que se vive. Y que esto repercute en el mundo interior del individuo y en todo su entramado social.



Pronóstico
máx: 10º C | min: -1º C
1998 - 2011 | elpopular.com.ar es propiedad de El Popular S.A.
EDICIÓN Nº 8946
Vicente López 2626. Olavarría - Pcia. de Buenos Aires - Argentina
Director: Jorge G. Botta