Edición Anterior: 21 de Abril de 2013
Edición impresa // La Ciudad
Eseverri y Massa desensillarán hasta que aclare
La sorpresa ante una multitud sin rumbo ni espejos donde mirarse
El aseo de los dineros sucios, la Justicia reformada, la calle multitudinaria y una semana de extrema severidad para el oficialismo. José Eseverri no hará oposición. El y Massa critican a Scioli, pero no tocan al gobierno nacional. Y mirarán el carnaval desde afuera mientras les sea posible.
Silvana Melo

[email protected]

Demasiado trajín en una sola semana.

Primero el show mediático de Lanata - Jelinek - Calabró - Rial, todos expertos en frivolizar el lavado de millones de euros fruto de negocios turbios en los baños del Estado. O al menos la denuncia corrosiva y revisteril -al fin y al cabo todos ellos tienen experiencia en ponerse plumas sobre el prestigio- de una actividad cuya existencia es obvia. Un Estado de corrupción anquilosada, con funcionarios confiados en su impunidad, con cómplices, secuaces y testaferros fregando como lavanderas en el río para que quede aseadísimo el dinero de coimas, arreglos, negocios y zonas liberadas (donde el narco a esta altura es una presencia ineludible). Con Lázaro Báez (que no es el cartonero Báez) o sin él, con el bello muchacho de rodete y niña llorosa que se le fue de la casa o sin él, la Argentina mantiene un excelente negocio de lavandería desde hace años. En creciente prosperidad.

Después, la Justicia. La batalla por la aprobación de una reforma que no viene a aliviarle el peso de la impunidad ni de la des-justicia a nadie. Sino a arreglar cuentas con un par de enemigos, a mezclar hasta límites peligrosísimos el Consejo de la Magistratura con la política partidaria y a arruinar un poquito más la llegada de la Justicia limpia a las puertas de las casas de todos.

Todo matizado bellamente con la acre disputa política que no desprecia ningún campo de batalla: los medios, el Congreso, los medios, la calle, los medios, los periodistas de uno u otro sector -ambos desprecian el equilibrio-, los medios, siempre los medios. Una catarata aluvional de información en la que el ciudadano de a pie no puede creer en su integridad. Porque unos y otros le fragmentan, le ocultan, le parcializan o, en otros casos, decididamente le mienten.

La semana termina, entonces, con la calle multitudinaria del 18A. Donde un gran componente de clase media salió a pedir República, Constitución, Justicia independiente, instituciones. Abonada por la oleada Lanata y el escándalo por la reforma, la indignación urbana salió a la calle en un número escalofriante. Que el oficialismo intentó relativizar, pero sus propios intelectuales lo llamaron a tomar nota. Mientras otros prefirieron seguir con la burla inconducente a las ollas de teflón, los pañuelos de seda, los platinados de Recoleta y la gamuza de Puerto Madero. Que al fin y al cabo es el look de la Presidenta y el origen de gran parte de sus tributarios.

Es verdad que faltó el sector al que la República, la Constitución, las instituciones y la Justicia le han dado la espalda históricamente. O lo han condenado al hambre, al desamparo, a la cárcel por las dudas o a la bala fácil. Es verdad que la mayoría no marchó por los envenenados de los agronegocios y el cianuro de la megaminería, ni por los pibes destruidos por el paco, ni por los campesinos asesinados o desalojados de sus tierras por sicarios de los empresarios sojeros, ni por la desigualdad brutal, etc. Temas por los que el kirchnerismo jamás se rasgó las vestiduras. Pero también es una verdad irrebatible que gran parte del 54% histórico que CFK acumuló en 2011 es clase media. Con un capital cultural, social y económico al que no va a renunciar. Con la volatilidad histórica de la clase media, a la que hay que conquistar diariamente para que no se cruce de vereda con la misma pasión con que abrazó ésta hasta hace diez minutos. Para que no idealice a Elisa Carrió y la ponga en marcha otra vez, cuando un año y medio atrás la condenó al 1 por ciento. Sin la clase media como aliada, hay poco futuro posible.

Los voceros mediáticos de la opo -que se arrogan representación popular- piden a gritos que la opo se una. Sin que nadie analice con profundidad que cualquier unión sin programas y sin ideas básicas es un fracaso seguro, una frustración más y un desastre como la Alianza, la concertación K-Cobos o lo que será previsiblemente el Frente Amplio Progresista. Porque no se sale todavía de la perplejidad del 2001, cuando el bipartidismo voló por los aires y sólo queda como alternativa quirúrgica extirpar el pragmatismo sin escrúpulos y armar una derecha fuerte y una izquierda suavecita (otra cosa no se puede pedir en la Argentina) para generar una oferta en serio. Eso implicaría los cortes transversales que hasta ahora no hubo coraje de ensayar, salvo aquel rudimento de Néstor Kirchner después del que tuvo que volver aceleradamente al PJ si no se le venía el agua.

Imprescindible transformación sin la que nadie podrá capitalizar el fenómeno de dos millones de personas en la calle. Ni Elisa Carrió, cada vez más antipática en su empecinamiento apocalíptico; ni Ricardo Alfonsín, cada vez más caricatura de lo que quiso ser; ni Hermes Binner, un socialista neoliberal indefinido e indefinible; ni Macri, una derecha vacua sin solidez federal. Y si el kirchner-cristinismo modera su voracidad de poder político y económico, sus ramalazos autoritarios, su convicción de impunidad eterna (el ministro Tomada y su impresentable conversación confianzuda con el condenado Pedraza) y sus nichos de corrupción en crecida, no sería extraño que tuviera su tercera resurrección. Sólo por ineficacia del resto. Nada más.

Entonces hay unos cuantos que desensillarán hasta que aclare, como bien aconsejó el General, un maestro en la ambigüedad cuando era necesario. Y en dejar que se maten los demás a la hora de las batallas estériles y con escaso rédito. Maestro de los pragmáticos que se sientan a calcular dónde conviene estar cuando se es llama y soplan los vientos. Y fundamentalmente, dónde conviene no estar cuando se huele a muerte anunciada y se paladea el sabor herrumbroso de la sangre.

MÁS TÍTULOS

La reserva natural mendocina en la mira de la Unesco
Investigación de la Universidad de La Plata
Es la décima campaña que realizan Lalcec y el Hospital Municipal
ESCENARIO POLITICO. Declaraciones y desmentidas. Eseverri contra Scioli, y radicales en guerra
Eseverri y Massa desensillarán hasta que aclare
Con un almuerzo para 1.000 personas
Ayer, durante toda la tarde se realizó el evento que pretende convertirse en un clásico de la institución
Vecinos solidarios en Loma Negra
A través de jornadas de capacitación organizadas por la Secretaría de Prevención y Atención Sanitaria
Se gestionaron partidas de nacimiento
El proyecto es impulsado por la Coalición Cívica
Vecinos expusieron preocupación por su localidad
La Olavarría de 1980 y La Plata de 2013. La misma solidaridad, la misma lluvia
PEDESTRISMO. La tradicional competencia será el miércoles 1 de mayo
SUDESTE. Fueron los más rápidos de la Promocional y la Monomarca en Estudiantes; hoy será la 2ª fecha en el circuito "La Bota"
RUGBY. Fue 35-12 por el Campeonato Integrado Pampeano
ARGENTINO "A". El "Chaira" visita hoy desde las 17 a Juventud Antoniana, por la séptima fecha del Endecagonal
Campeonato Provincial Sub 15
El Cervecero venció a Estudiantes
PROCAR 4000. Después de clasificar segundo en La Plata
PRIMERA DIVISION. El líder del "Apertura" venció 1 a 0 a El Fortín
NACIONAL "B". El puntero igualó en Pergamino
Liga Nacional
ABO. Torneo "Apertura" de primera división
BASQUETBOL. Tras el gran torneo Sub 16 que jugó en Turquía en febrero
INFERIORES. Hoy se juegan más partidos
TORNEO DEL INTERIOR. Azul Athletic necesita una diferencia de cuatro goles para emparejar la serie
El próximo jueves desde las 20, en el Gimnasio "Juan Manolio" del Club Pueblo Nuevo
TC. En forma anticipada
AJEDREZ. Pimponazo en Estudiantes
TORNEO FINAL. Sigue la disputa de la décima fecha