Edición Anterior: 23 de Noviembre de 2014
Edición impresa // La Ciudad
ENFOQUE
El voto en defensa propia
Daniel Puertas

[email protected]

Con una certeza nacida más de los deseos que de la razón, hasta pocas semanas atrás los más encumbrados dirigentes opositores actuaban con la seguridad de que el kirchnerismo podía llegar a ganar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2015 pero estaba irremediablemente condenado a la derrota en la segunda.

Por lo tanto, el único objetivo de cada candidato era superar a todos los otros opositores, ubicarse en el ballotage y así asegurarse ser el próximo presidente de la República Argentina. El ejemplo de Carlos Menem en 2003, vencedor por poco pero vencedor al fin, en la primera vuelta y luego abandonando antes de la segunda para no sufrir una derrota aplastante avivaba el delirio opositor.

En realidad, cinco o seis años atrás también estaban seguros de que el ciclo kirchnerista estaba agotado y se sentaron a esperar que la Presidencia les cayera en las manos. Después tuvieron que idear justificaciones de apuro para explicar -y explicarse- el 54 por ciento de votos de CFK.

Basados una vez más en toda una batería de encuestas y en los análisis políticos de medios muy importantes, hasta hace pocas semanas la oposición tenía la seguridad de que el año que viene la historia será como ellos creen que debe ser.

Las victorias de Dilma Rousseff en Brasil y el Frente Amplio en Uruguay sumado a otras encuestas que revelaban que Cristina Fernández de Kirchner conserva un sorprendente apoyo popular a pesar de la multiplicación de problemas los llenó de dudas.

Más de uno recién entonces se puso a pensar que el sistema electoral argentino no exige al vencedor que supere el 40 por ciento de los votos para eliminar la segunda vuelta. Y, por si fuera poco, si llega al 40 por ciento y le saca más de diez puntos al segundo también gana en primera vuelta.

Durante un par de años en sus cálculos más pesimistas suponían que el electorado se iba a dividir más o menos en cuatro: kirchnerismo, massismo, macrismo y FAUnen. Para la segunda vuelta contemplaban que los votos de los tres últimos iban a confluir en la segunda vuelta, fuera quien fuera el representante opositor.

Pero ahora se encontraron con que más de un encuestólogo tiene estudios que dejan abierta la posibilidad de que el candidato oficialista, muy probablemente un Daniel Scioli que ha cristinizado su discurso notoriamente, llegue al 40 por ciento en la primera vuelta.

Y queda entonces muy poco margen para que uno de los tres candidatos opositores se quede con más del treinta por ciento necesario para acceder al ballotage.

Entraron en pánico.

Eso puede explicar el comportamiento de Elisa Carrió, que sin tacto ni cortesías pero quizá con desesperada lucidez se dedicó a demoler prolijamente el espacio político donde se movía, el Frente Amplio Unen porque los socios no aceptaron mansamente aliarse al PRO de Mauricio Macri.

Como si hubiera pensado "si me tengo que ir, me voy, pero antes debo asegurarme que éstos no vayan a hacer más sombra en la elección".

Mediocres, imbéciles, vinculados al narcotráfico. Carrió no escatimó ni calificativos ni acusaciones, por injustas que pudieran ser.

No faltan los sorprendidos por que una dirigente que alguna vez representó al centroizquierda de la política sea capaz de tal reacción porque no la quieran dejar aliarse con un conspicuo representante del centro derecha, quizá más a la derecha que al centro.

Olvidan un detalle simple y evidente: en cada elección latinoamericana se juega además de las cuestiones internas la relación regional con los Estados Unidos, como se vio en cada uno de los últimos procesos electorales del subcontinente.

Elisa Carrió y Mauricio Macri son representantes cabales de los intereses norteamericanos, empeñados en desbrozar las tierras latinoamericanas de esos yuyos malos que engloban en la definición ambigua de "populismos".

El modelo seguido por las oposiciones en los comicios de Venezuela, Brasil, Uruguay y todos los demás es una oposición unida para enfrentar al populismo con discurso republicano y defensa del libre mercado.

Hasta ahora perdieron siempre, pero conservan las esperanzas.

El misterio del voto

Sociólogos, politólogos y otros expertos en ciencias sociales han tratado de desentrañar las razones que mueven a los votantes con ayuda de estadísticas, sondeos de opinión, estudios de grupos y métodos a veces prestados por las ciencias duras.

El principal aporte que parecieran haber hecho hasta ahora a la humanidad es proveer a los estrategas mercenarios de campañas electorales de un verso más sólido para convencer, ya que no al electorado, a sus clientes, los dirigentes políticos, que son quienes les pagan.

Esto, claro está, no invalida méritos ni resultados de las investigaciones. Es nada más que el uso práctico que por ahora se les está dando.

Se habla por ejemplo de un voto marcado por las predisposiciones sociodemográficas, es decir influido por la raza, nivel de educación, ubicación social, profesión, edad, contexto cultural. Otro sociopsicológico, donde a los factores del anterior hay que sumarle la identificación partidaria y el razonamiento político.

Por encima está el voto temático, donde el elector analiza las propuestas y creencias de los candidatos comparándolas con las propias y eligen al candidato que sienten más cercano a sus propias convicciones.

Más sofisticado es el voto heurístico, con electores que analizan más variables, como procedencia geográfica o características sociodemográficas del candidato, personalidades públicas que lo apoyan.

Los dos primeros pretenden explicar el voto partidario, los dos restantes el voto independiente.

Otros agregan el voto castigo, es decir el fruto de la bronca del votante contra el candidato que no ha respondido a sus expectativas.

Sin la pretensión de refutar hipótesis más trabajadas y con fundamentos sólidos, quizá haya que agregar en la Argentina otra categoría que ha pasado quizá inadvertida a los investigadores sociales: el voto en defensa propia.

Imaginemos un empresario que frecuenta amigos de buena posición económica, productores agropecuarios, banqueros y gente así, todos convencidos de las bondades del libre mercado. Es muy probable que a la hora de hablar de política no se defina amablemente a CFK ni a sus políticas.

Pero este empresario es del rubro, digamos, de la construcción. En los últimos años el señor ganó mucho dinero que le sirvió para recuperarse de malos tiempos. Sabe, por razonamiento y por experiencia, que los ajustes que ya pronostica el ahora opositor Hugo Moyano van en contra directa de sus intereses.

A la hora de votar, muy posiblemente ese señor, aunque nunca se atreva a confesarlo, puede favorecer al candidato oficialista, tranquilizando a su conciencia con que actuó en defensa propia. Cada uno puede armar su propio ejemplo y a poco de pensar advertirá que tiene una sorprendente cantidad de opciones. No hablemos de millones de personas menos favorecidas por la fortuna que hoy gozan de sueldos bastante más dignos que veinte años atrás. Ingenieros que manejaban taxis y hoy son profesionales respetados y bien pagos, docentes que se quejan y hacen huelga pero no olvidaron años quizá más infelices.

Todos ellos pueden ser convencidos y seducidos por el discurso opositor, pero a la hora de votar pueden actuar de forma diferente a la que suponen los opositores con la justificación potente de la defensa propia.

Y seguro que no faltarán algunos que después de ver y oír los dislates de uno que otro líder opositor piense que hacer su aporte para que no lleguen a gobernar también es en defensa propia.

MÁS TÍTULOS

Desde el 26 de noviembre al 3 de diciembre
Los Eseverris y García Blanco, los intendentes y sus circunstancias
ESCENARIO POLITICO. Carrió busca polarizar la elección. Valicenti y la campaña K
González Hueso anunció la segunda etapa
Además, cuestionan las respuestas oficiales y el poco acompañamiento de los gremios
Hablan los hijos de Graciela Tirador a 48 horas del inicio del juicio
Presupuesto 2015: el Frente para la Victoria adelantó los temas centrales que debatirá el jueves en el HCD
Ahora restan la definiciones desde el Ejecutivo y el Senado
VETERANOS. Definición en las tres categorías
TENIS. Se juega hoy desde las 11 la final de la Copa "Ciudad de Olavarría"
TC. Se corre hoy la final en Trelew
SOFTBOL. Participa del torneo "Hagamos Historia" de primera femenino
MOUNTAIN BIKE. En San Martín de los Andes y Villa La Angostura
AFA. El encuentro se pone en marcha a las 21.30 en el Cilindro de Avellaneda
FEDERAL "B". El Chaira se presenta desde las 17 en Bahía Blanca por la 12ª fecha de la Zona 3
PROVINCIAL DE CLUBES. Perdió ante Kimberley por 86 a 70
PRIMERA. San Martín recibe hoy a las 18 a Estudiantes en la ida de la final
El jugador de Barcelona alcanzó 253 en la Liga de España
Ganaron Atlético de Rafaela y Godoy Cruz y hubo empate en Bahía Blanca
INFERIORES. Comenzó la instancia de playoffs
GOLF. En el campo del Club Atlético Estudiantes
NBA. Con cinco puntos del bahiense Emanuel Ginóbili
Del cuarto encuentro participan alrededor de 25 autos
Liga Nacional
BASQUETBOL. Recibe hoy desde las 20.30 a San Lorenzo de Almagro por la ultima fecha de la primera fase del TNA
AVENTURA. En el Complejo Rincón Soñado