Edición Anterior: 23 de Noviembre de 2014
Edición impresa // La Ciudad
Los Eseverris y García Blanco, los intendentes y sus circunstancias
El bronce, el bronceado y las figuras que construye el imaginario social
Por qué Eseverri I nunca fue Helios pero Eseverri II es José. Las razones de Juan Manuel. La prefiguración pública de lo que cada uno es. Los viajes, el avión de Redrado, la 4x4, el Caribe e Insaurralde con oficina en Show Match. La nueva política, la que cabe en un tweet.
Silvana Melo

[email protected]

Es la era de la chicana fácil y la política mercantil. De la instantaneidad de 140 caracteres en Twitter, de los 30 segundos editados en Infama y de los perfiles truchos en las redes sociales. Pero en la ciudad, además, hay un cambio de trazos en las figuras políticas y en su aceptación y/o rechazo. El apellido Eseverri se ha transformado claramente: en un extremo el austero, autoritario, cultor de la filosofía antipolítica, pragmático, localista hasta el patronazgo de estancia. En el otro, el mutante partidario hacia arriba, gozante de la buena vida, viajero incansable, claramente político a la argentina, denunciado en apenas una semana por vacaciones caribeñas y compra de una 4x4 oficial. La distancia entre el bronce y el bronceado.

Que José no es Helios, estuvo claro desde el primer día. Y siguió sin serlo, pero cambió las razones.

En 2010, a poco más de dos años de gobierno -cuando había dado varias señales de un cambio positivo que incluía sacar del medio rémoras antidemocráticas de la gestión y abrir las compuertas del diálogo- Juan Manuel García Blanco decía de él: "es muy difícil reemplazarlo a Eseverri; era una personalidad muy particular, y en ese sentido José es más parecido a mí. Es más de buscar consensos, de juntarse, de poner la cara inclusive. Eseverri te ponía la mano y de ahí no avanzabas".

Hace años que García Blanco ya no vive en Olavarría. No pudo levantar jamás su imagen de una intendencia que fue un suspiro en medio de la hegemonía eseverrista casi vitalicia. Un suspiro que fue para él una intendencia traumática, atravesada por guerras fratricidas, que es lo que suelen ser las internas en el peronismo. Y con el infierno de los peores años del fin de siglo sobre la cabeza. A Eseverri, que nunca fue Helios, lo engrandeció la debacle de su efímero reemplazante. ¿Por qué García Blanco sí fue Juan Manuel? ¿Por las mismas razones que Eseverri II fue y es José? ¿Cuáles son esas razones?

Personal y público

José se quejó, en una entrevista en LU 32, de sufrir "ataques personales". El problema es que ciertos temas privados tienen una frontera muy lábil con los temas públicos. Eseverri I no se iba jamás de vacaciones. No le interesaban. Como tampoco le atraía la política fuera de las fronteras de la ciudad. Olavarría era su estancia y él se sentía cómodo atendiendo el teléfono a la tarde en la Municipalidad, caminando ida y vuelta a la casa y construyendo un patio con flores y teros en el techo del Palacio. Eseverri II es un político del tercer milenio. Es joven, viaja mucho, construye su trascendencia, nunca quiso ser intendente pero tuvo que serlo por su dolor familiar, muta su ideología según soplen los vientos, goza de la vida, se toma dos vacaciones fuera del país en un año y compra una 4x4 de más de un millón de pesos a nombre del municipio pero para su traslado personal. Al teléfono lo atienden diez antes que él, para llegar a su despacho hay que transitar filtros y puertas. Y a los teros los prefiere en el campo.

José dice que "cualquier trabajador o cualquier concejal" puede tomar las mismas vacaciones que él. Cualquier concejal puede ser. La mayor parte de los trabajadores, no.

Acaso Eseverri II es José por su andar desestructurado –contrastando con la adustez y la severidad de su padre-, su juventud (tenía 39 años cuando asumió) y porque se le vuelve complejo dejar de ser el hijo. García Blanco fue Juan Manuel porque era muy joven, llegaba desde barrio CECO en un Renault 12 y un pañuelo al cuello y tenía una simpatía convincente. Como José, contrastaba con la rigurosidad del hombre calvo y airado que golpeaba con el puño los escritorios.

Cuando en 2010 García Blanco dice "José es más parecido a mí" acaso referencie otro perfil personal al que él no quiso aludir. El trato informal hacia los dos implica, en principio, quitarles el halo reverencial, bajarlos del sitial y colocarlos en una altura pedestre. Con Eseverri I ese ejercicio, más que imposible, era sacrílego.

Existe, además, una prefiguración pública, una construcción en el imaginario social que determinó con inflexibilidad tajante cuál era el perfil de Eseverri I y el de García Blanco. Y ese perfil se convirtió en inalterable: nadie estaba dispuesto a creer en Olavarría una acusación contra Eseverri I que rozara el enriquecimiento, la corrupción o la manipulación de los fondos públicos. Nadie estaba dispuesto a aceptar que Eseverri I hubiera utilizado los beneficios del Estado para su vida personal. Si aparecía una acusación de haber metido la mano en la lata, la culpable siempre sería la lata. Y jamás la mano del Intendente.

En cambio García Blanco –es decir Juan Manuel- era permeable a la construcción de un imaginario diferente. No parecía poco creíble que hubiera comprado campos, casas, utilizado testaferros, manipulado fondos públicos y operado con las herramientas del Estado para su vida personal. En su caso, la culpable invariablemente sería la mano. Y no la lata.

La opinión pública olavarriense había decidido que Eseverri era una virtud andante, calva y rigurosa. Y que García Blanco era poco menos que un sanatero, simpático y poco confiable.

Nada de esto implica una definición de uno y de otro. Sí una prefiguración pública del uno y del otro. Que probablemente fueran distintos y despojados del pre-juicio que merecieron.

José (Eseverri II) ha irrumpido en esta lógica, pero no en el camino de su padre sino en el de Juan Manuel. Y en ese punto toma cuerpo la definición del ex intendente peronista: "José es más parecido a mí". Las fuerzas vivas ciudadanas hubieran reaccionado con ira y sin crédito ante rumores de una vacación (o dos) de Helios en el Caribe. O de la compra de una Grand Cherokee de más de un millón de pesos. De José, no hubo sorpresas. No más que encogerse de hombros por parte de aquellos que lo siguen por una lógica utilitaria. O por parte del sector cooptado de las fuerzas vivas, las que necesitan financiamiento seguro para funcionar.

Las crisis y la edad

A los tres los diferencian las crisis:

Juan Manuel fue atravesado por la hiperinflación y el derrumbe del alfonsinismo. El vendaval no tuvo freno en la ciudad.

Eseverri I puso bolsas de arena alrededor de la ciudad para que no entrara la hecatombe del 2001. Olavarría era un cementerio. Pero no hubo un solo saqueo.

José no necesitó calificar ante un desastre: no hubo ninguno durante su mandato.

Y ése es un déficit para la prefiguración pública de su votante medio.

A José no le molestan los perfiles de Redrado e Insaurralde. Mediáticos, adinerados (hace años que son asalariados desde el Estado), con bellas mujeres de Caras e Intrusos. A Redrado le enrostran que viaja en avión hasta a la verdulería. Pero critica las rutas bonaerenses. A Insaurralde, que tiene su búnker de campaña en Show Match. A José se le critica la falta de discreción en la movilidad elegida y en el color del rostro adquirido. El también ha sido asalariado del Estado durante gran parte de su vida. Como su padre, pero con otro estilo.

José le retruca al denunciante de la Grand Cherokee con el golpe bajo de la edad. Ernesto Cladera tiene 61 años. José tiene 46. Helios tenía 78, todavía era intendente y soñaba con seguir siéndolo. Cuando se le hablaba de la edad ponía por delante la Alemania del largamente octogenario Adenauer.

La oposición, sin embargo, se distribuyó las acusaciones: Cladera hizo suya la camioneta y el Frente para la Victoria (PJ y aledaños), las vacaciones y el bronceado. El problema es que varios no se mueven en vehículos más humildes, por eso desistieron de motorizar esa denuncia. Sin embargo, como la mayoría pasó la prueba de la blancura, arremetieron con rumbo Caribe. Pero sin cálculos para hacer, porque nadie sabe cuánto cobra José.

Que se ha transformado en un peronista del estilo de Insaurralde y Redrado. Por eso en las elecciones 2013 pudo estar en su propio festejo y en el de Massa, a los quince minutos: se movió en avión.

Que prefiere no conocer la definición de Aníbal Fernández cuando habla del peronismo del esposo de Jesica Cirio: "ni la sombra del perro de un tío, del abuelo, del hermano, de la novia de la amiga de Perón". ¿Habrá algún "ni la sombra" para el peronismo de José?

MÁS TÍTULOS

Desde el 26 de noviembre al 3 de diciembre
Los Eseverris y García Blanco, los intendentes y sus circunstancias
ESCENARIO POLITICO. Carrió busca polarizar la elección. Valicenti y la campaña K
González Hueso anunció la segunda etapa
Además, cuestionan las respuestas oficiales y el poco acompañamiento de los gremios
Hablan los hijos de Graciela Tirador a 48 horas del inicio del juicio
Presupuesto 2015: el Frente para la Victoria adelantó los temas centrales que debatirá el jueves en el HCD
Ahora restan la definiciones desde el Ejecutivo y el Senado
VETERANOS. Definición en las tres categorías
TENIS. Se juega hoy desde las 11 la final de la Copa "Ciudad de Olavarría"
TC. Se corre hoy la final en Trelew
SOFTBOL. Participa del torneo "Hagamos Historia" de primera femenino
MOUNTAIN BIKE. En San Martín de los Andes y Villa La Angostura
AFA. El encuentro se pone en marcha a las 21.30 en el Cilindro de Avellaneda
FEDERAL "B". El Chaira se presenta desde las 17 en Bahía Blanca por la 12ª fecha de la Zona 3
PROVINCIAL DE CLUBES. Perdió ante Kimberley por 86 a 70
PRIMERA. San Martín recibe hoy a las 18 a Estudiantes en la ida de la final
El jugador de Barcelona alcanzó 253 en la Liga de España
Ganaron Atlético de Rafaela y Godoy Cruz y hubo empate en Bahía Blanca
INFERIORES. Comenzó la instancia de playoffs
GOLF. En el campo del Club Atlético Estudiantes
NBA. Con cinco puntos del bahiense Emanuel Ginóbili
Del cuarto encuentro participan alrededor de 25 autos
Liga Nacional
BASQUETBOL. Recibe hoy desde las 20.30 a San Lorenzo de Almagro por la ultima fecha de la primera fase del TNA
AVENTURA. En el Complejo Rincón Soñado