Edición Anterior: 4 de Julio de 2018
Edición impresa // Espectáculos
Dos horas de un show entretenido y que además de imitaciones tuvo mucho humor
Fátima Florez es la artista central, obviamente, de "Fátima Superstar", donde comparte algunas imitaciones con Fernando Sanmartín, pero quien se robó los aplausos por su carisma y simpatía fue Julián Labruna, el "presentador" que aportó mucho humor y momentos que eran esperados por el público olavarriense. El Teatro Municipal despidió de pie a Fátima, a sus músicos y a sus bailarines luego de dos horas de un show entretenido en el que hubo imitaciones de 40 personajes.
Darío Fariña

[email protected]

Fátima Florez podría dedicarse a cantar. Tranquilamente. Claro que desde que iba a la escuela primaria le gustaba imitar. Su primera "víctima" fue una maestra de quinto grado, y luego continuó cuando iba a la secundaria y ya con 17 años comenzó a trabajar con Pepito Cibrián, porque la imitación era lo suyo y las tablas la seducían, por lo que fue contra el gusto de su familia (como suele suceder en miles de casos de artistas que deben "pelear" un poco contra mamá y papá, quienes quieren una carrera universitaria antes que la incertidumbre de vivir del arte) y finalmente logró su objetivo.

Podría cantar porque lo hace bárbaro, sin necesidad de tener que imitar a Madona, Valeria Lynch o quien sea. Quizá tendría un campo de acción mucho más amplio -si acierto con el género, claro-, ya que las imitaciones limitan bastante, por supuesto. Es que eso de hacer de otro, si bien no es fácil en absoluto, tampoco es que despierte una admiración profunda en todos. Más allá de que el domingo por la noche, cuando se presentó con su espectáculo "Fátima Superstar", el Teatro Municipal la despidió con una ovación y todos de pie. Allí mucho que ver tiene, por supuesto, Norberto Marcos, esposo y mánager de Florez y director del espectáculo.

Tiene mucho de actriz también. Eso le permite cambiar de personajes de un momento a otro, meterse en la cabeza y en la piel de quien está imitando, y a eso la gente lo siente. En "Fátima Superstar" son cuarenta los personajes que hace, con veinte cambios de vestuario inlcuidos, y con dos compañeros de escenario que realmente la rompen: Julián Labruna -el joven actor premiado en Carlos Paz como Revelación 2016 y mejor Stand Up- y el imitador, de Cacho Castaña y de Joaquín, de Pimpinela, Fernando San Martín.

Pero el que se roba todos los aplausos y también el cariño de la gente es Julián, la gran sorpresa del espectáculo, con un humor muy sutil, con un vocabulario antiguo, hace de "presentador" y realmente la rompe, porque tiene muchos minutos en el escenario (unos 45 minutos de las dos horas que dura el show) y le llega a la gente de una manera simple, contando algunas cosas del matrimonio que realmente son verdades y arrancan la risa de los espectadores.

Previamente a que Fátima abriera el show bien arriba, con Raffaella Carrá, la banda fue recibiendo al público e la "previa", una manera cálida y novedosa con la que Fernando Vázquez (teclado y coros), Ezequiel Giraldez (guitarra y coros) y Mariano Domínguez (percusión y coros) regalaron media hora de buena música. Y enseguida nomás fue Julián Labruna, "Rómulo Berretti", el locutor "presentador" con un vocabulario un tanto antiguo, que comenzó "jugando" con el público, con alguna cargada por lo "participativo y ovacionador" que es el de Olavarría, para hacer subir a un plateísta a decir tres publicidades. Como para romper el hielo, y luego Fátima sorprendió cuando entre el público hizo un sorteo de 2 mil pesos (María Isabel se fue feliz a su casa, no era para menos).

Después pasaron Mirtha Legrand (la pantalla gigante de fondo jugó bastante con Fátima, con la Chiqui "participando" del show), Susana Giménez (excelente, no sólo en la voz sino hasta en la forma de caminar), Michael Jackson (con videoclip y bailarines en el escenario para hacer la misma coreografía que hacía el rey del pop), Madonna, Moria Casán, Mariana Nannis, Catherine Fulop, Gabriela Sabattini (idéntica), Marixa Balli, Carmen Barbieri, Barbie Vélez, Vicky Xipolitakis, Silvia Suller, Solita Silveyra, Gabriela Michetti, Lilita Carrió, Graciela Alfano, María Eugenia Ritó, Iliana Calabró, Maru Botana y hasta Homero Simpson.

Entró nuevamente "Rómulo" para seguir contando historias de su vida personal con su mujer, "la Mabel", y darle pie a Fátima para imitar a María Eugenia Vidal, Pimpinela y, por supuesto, Cristina, su personaje fetiche y el que todos esperaban. Sin dudas, es buena imitando y es la mejor del país, y a todo eso le agrega su belleza, su simpatía y su histrionismo para transmitir lo que hace a quienes están sentados en la platea.

También aparecieron Lía Crucet, la Princesita Karina, Gilda, un gran cierre de Fernando Sanmartín con Sandro (antes había hecho a Cacho Castaña), y enseguida llegó la ovación para Fátima Florez y todo su elenco, que regalaron una función de dos horas que fue entretenida, que tuvo danza, canciones, imitaciones, con detalles muy cuidados en cada cambio de personajes, con una entrega tremenda de Fátima y con la gran sorpresa de Julián "Rómulo Berretti" Labruna, que se llevó muchos de los aplausos que recibió "Fátima Superstar".

MÁS TÍTULOS

Los jubilados dispondrán de dos meses más para incorporarse o no a la propuesta
La Justicia rechazó un cambio de nombre
En reemplazo del Germán Aramburu
Resultados de una encuesta realizada entre más de 300 argentinos
EL POPULAR había adelantado distintos puntos del sistema que vendría
Asimismo, iniciarían acciones legales contra el Municipio ante "perjuicios económicos" sufridos
Destacan la ayuda recibida mientras generan otras propuestas
Aún se desconoce si el agua es apta para fines recreativos