Edición Anterior: 24 de Marzo de 2019
Edición impresa // La Ciudad
Liliana González y los desafíos que plantea en su libro “Volver a mirarnos”
“Los chicos nacen como siempre, lo que cambió es la sociedad” que “los espera con un celular en la mano”
La psicopedagoga cordobesa intenta, una vez más, saldar la deuda de los adultos con la infancia. Y en tiempos de chat propone cuentos, títeres y barriletes en lugar de los celulares o la play. Pide “amiguitos de carne y hueso”, media hora diaria de “encuentro real” con los hijos, sin Peppa Pig “estimulando” el lenguaje. En este FINDE, la educadora habla y en su decir deja pensando.
“Si no tenés media hora de encuentro real, sin pantallas, cara a cara, de mirada y escucha, los chicos tienen todo el derecho a preguntar cuando son chiquitos a puro síntoma y cuando son grandes con reproches, ¿para qué me trajiste el mundo?”, dispara Liliana González, la escritora, psicopedagoga y conferencista cordobesa desafiando el vínculo de los adultos con la infancia en tiempos de chat. En la antesala del libro “Volver a mirarnos” que realizó con el aporte de su hija, Natalia Brusa y presentará mañana en Córdoba, la licenciada dialogó con EL POPULAR Medios. La profesional propone volver a leer, a contar y abrir la puerta para salir a jugar. En este FINDE, un extracto de la charla que mantuvo con el escritor Diego Rojas y la periodista Claudia Bilbao, en “Mejor de Mañana” que se emite por 98POP.

-Ese “volver a mirarnos”, tiene que ver con la soledad que vive hoy la infancia...

Entre otras cosas... Niños y adultos. Tiene que ver con la hiperconexión y la incoomunicacion. Esta falsa creencia de que tengo un montón de grupos de amigos, cuando no es así, o los juegos on line con amigos virtuales pero sin amiguitos de carne y hueso. Con pocos tiempos para el amor, para el encuentro amoroso, la pareja, los hijos, los alumnos, los amigos. El tiempo nos corre y cada vez más porque el país no está nada fácil y hay que trabajar más y llegás con menos resto a tu casa. Ha quedado cómodo el chupete electrónico: ponerle una tele, una tablet porque son dos horitas que están sin molestar pero se les viene achicando muchísimo el mundo de la fantasía, de la imaginación, el mundo simbólico. Les está costando mucho jugar con otros, convivir. Los recreos son un problema en las escuelas porque no saben jugar. Es un llamado de atención pero al mismo tiempo hay gente que ha podido luchar contra esto, lo que no significa tirar la compu o el celu sino lograr el equilibrio. Es volver a mirar a los chicos y darse cuenta que la vida un niño, adolescente, no puede pasar por la pantalla solamente. Las epidemias de obesidad, sedentarismo, acompañado de diabetes, estrés, niveles de ansiedad, son cortocircuitos que tienen que ver con una exposición excesiva.


Al menos media hora


-¿Cómo lograr que haya padres, docentes, adultos con tiempos disponibles?

En el Congreso Internacional de Pediatría de Córdoba, el año pasado más de 6 mil pediatras pedían media hora de encuentro real con sus hijos por día. Si no tenes media hora de encuentro real, sin pantallas, cara a cara, de mirada y escucha, los chicos tienen todo el derecho a preguntarse y lo hacen cuando son chiquitos a puro síntoma y cuando son grandes con reproches, ¿para qué me trajiste al mundo sino tenes media hora para mí? No estamos hablando de dejar de trabajar o de renunciar al gimnasio sino que haya un tiempo de encuentro, no de falso encuentro con el celular en la mano o dando el pecho mirando el chat en vez de mirar a tu bebe. Contra eso va el libro, no contra la tecnología que llego para quedarse y es maravillosa.

-Claro y que haya un disfrute de ese tiempo, y del vínculo.

Eso lo aprendí de una pacientita que un día me dice “mamá me cuenta los cuentos cada vez más rápido. Ayer me contó Caperucita y no apareció el lobo”. Pongo ese ejemplo. Una cosa es una mamá responsable, que sabe que tiene que contar cuentos pero no es una mamá gozosa. Es preferible un cuento requetebien contado una vez por semana donde las hadas, los príncipes, los monstruos salgan de ahí con todo el entusiasmo que ese simulacro de contar cuentos sin ganas.

-¿Cuál sería la función materna?

No hablamos de mamá y papá. Hablamos de funciones porque, por ejemplo, Marley está en función materna en este momento y se nota que lo está haciendo muy bien porque su hijo tiene sonrisa, socializa y habla hasta por los codos. La función materna es te cuido, alimento, contengo, te descifro el llanto, te entiendo y te muestro el mundo. Es qué elige la mamá o quien está de mamá, puede ser abuela o el papá: ¿que coma con el Sapo Pepe o hacerle el avioncito y ponerme contenta cuando come toda la papilla? ¿Que se vaya a dormir con celular o le cuento un cuento? ¿El colecho o la autonomía? La mostración del mundo depende de los padres y hoy está muy complicada. Yo soy del siglo pasado cuando no había tele, no había nada. Mis padres elegían el mundo para mi infancia, qué libros y revistas iban a entrar a mi casa. Hoy los papás tienen muy poca posibilidad de hacer eso porque si los chicos están solos apretan un botón y les entra el mundo, con pedofilia, con el Momo, ese monstruo japonés... La mostración del mundo ya no está a cargo de mamá y papá, puede estar a cargo de Internet y ahí hay que estar controlando, vigilando, filtrando. No podes dejar que el mundo adulto atraviese con toda esa porquería a las almas infantiles porque no tienen cómo procesarlo más que enfermándose y gravemente.

-Ahí es cuando el adulto debe poner los límite, que tanto cuesta, ¿no?

Amar es dar y privar. En nombre del amor viene el no también, el que sabe lo que le hace mal a un niño es el padre. Si en nombre del amor mi hijo me dice no me voy a bañar y le digo porque te quiero no te bañes o come chizitos todo el día. En nombre del amor viene el no, no sé porqué tienen tanto problema con los límites los papás porque si amo cuido y no voy a dejar que meta dedos en el enchufe, que juegue con el agua del inodoro pero le voy a dar una regadera porque sé que le gusta jugar con agua. Esta es la función de la familia: dar y privar; esto sí y esto no; esto es de grande y esto es de chico; esto es íntimo y esto es público. Es enseñar la diferencia porque no nacen sabiendo eso.


“Los estamos empoderando mal”


-Es paradójico porque vamos y venimos: les damos la tecnología pero trajeron mala nota o se portaron mal y les quitamos el celular o la play...

Y les da el síndrome de abstinencia. Los padres en ese punto también se equivocan. No deberían tener tanto. La play en época escolar, sólo el fin de semana, si no cuándo estudian, hacen deberes, andan en bicicleta o agarran una pelota. No puede pasar la vida de los chicos por las pantallas. Los padres creen que los chicos nacen nativos digitales. A esos padres les diría, ¿y los chicos que nacen en lugares donde no hay luz, son nativos digitales? Los chicos nacen como siempre, lo que cambió es la sociedad y la cultura que los espera. Hoy los esperamos con el celular en la mano hasta para darles el pecho. ¿Cómo no van a querer tener un celular temprano si papá y mamá lo tienen y entonces eso es muy valioso? Nosotros elegimos eso. Hasta los dos años cero tecnología. Lo dice la Organización Mundial de la Salud. ¿Qué hace un bebé con un celular? ¿Por qué usamos eso como chupete?

-Y está visto como una viveza que a los 2 años saben poner solos el Sapo Pepe.

A esos padres les digo son tan vivos con el celular a los 2 años y después no quieren ir a la escuela, le parece aburrida, no quieren leer ni escribir y se resisten al trabajo intelectual. Se acostumbraron a apretar botones que viene todo hecho por otros. En la escuela el que anda bien es el chico al que le han leído cuentos, que tiene universo simbólico, que tiene palabras en su cabecita, que habla. Tenemos trastornos del lenguaje, están hablando tarde y mal. Un chico de 5 años que no habla bien, ¿tiene que tener tablet o cuentos y alguien que le estimule el lenguaje? ¿Peppa Pig va a estimular el lenguaje? Estamos en problemas. La Organización Mundial de la Salud dice el celular a los 12 años y tenemos chicos de 4 ó 5 años, o antes, con celulares en la mano. Hay que sucumbir las zonas de seguridad, estudiar, leer, que los padres entren en Google y vean los efectos de esto porque cuando uno deja de ignorar y sabe que eso es malo, va a regular y equilibrar. No puede ser que los chicos no tengan un amigo, que no sepan qué hacer el fin de semana si no es la play, que dejen de leer. No quieren leer. Les resulta mucho más cómodo el celular y que venga todo hechito. Entonces, es volver a mirarnos como padres, qué quiero para mi hijo, qué valores le quiero transmitir. ¿Soy ejemplar en eso? ¿Le puedo pedir que lea si nunca me ve a mí con un libro? Es un volver a mirarnos en la función de docente, mama, papa, funcionario. Los políticos que se llenan la boca de la educación y a la hora de bajar a la realidad siempre parece que la escuela nació para esperar, es un volver a mirarnos para todos.

-Hay funciones de la familia que, en algún aspecto, se cumplen desde la escuela hoy, como el hecho de estimular la lectura?

Sí, pero el tema es que el universo simbólico se gesta en los primeros 5 años, es ahí tiene que estar el títere, la creatividad, el barrilete, acostarse a mirar la forma de las nubes, la forma de las estrellas, jugar con los ojos cerrados a algo, todos los juegos de antes. No tengo una pantalla en el consultorio, hace 50 años que atiendo chicos y los chicos se desesperan por venir a jugar conmigo. Qué nos pasó a los adultos con la capacidad de jugar. Los chicos son los de siempre, lo que ha cambiado es la sociedad y por supuesto que a los 3 años, con esta sociedad que los hiperestimula desde que nacen los tenemos a los 3 años los tenemos oposicionistas, desafiantes, caprichosos, manejando la casa. empoderados, parecen que nacen con los derechos del niño bajo el brazo y los padres no saben qué hacer, parece que tienen que llamar a un abogado para criar a sus hijos. un chico de 3 años no puede decidir si va al jardín, comer o bañarse. esas decisiones las toman los padres y bueno, los estamos empoderando mal.




De barriletes y destratos


¿Qué pasa cuando se intenta generar un plan diferente el fin de semana y lo único que quieren es la computadora? Uno se planta e igual genera una salida al parque o andar en bicicleta pero van de mal humor. ¿Eso sirve? La licenciada Liliana González aclara, de antemano, que “habría que ver las edades”.

“Si a los 8 queremos cambiar la rutina y decirle que el campo es hermoso, no es lo mismo que ya desde bebé haya conocido el campo, haya visto el río y tocado el agua, son cosas que uno va internalizado desde chiquito. Si a los 8 lo veo que está así, metido en la pantalla, me va a costar. Lo mismo hay que intentarlo. Mis nietos son bastante tecnológicos y los lleve a la barrileteada que se hace todos los años en Córdoba y tienen 5, 7 y 8 años y estuve todo el viaje explicándoles lo que era un barrilete, no tenían la menor idea. Una vez que llegamos ahí la frustración de no saber manejarlo, el barrilete subía y bajaba porque había poco viento, era angustia, llanto y de pronto la alegría y la explosión de felicidad y la omnipotencia mágica cuando lo pusieron en el aire. Pero es un trabajo, llegué y me tomé dos Actron (risas).

-Hay madres o padres que se angustian porque su hijos los destrata y no entienden porque aseguran darle de todo...

El primer error es darle todo, si no preguntale a Ricardo Fort. No se trata de darle todo, al contrario. El destrato es un síntoma, hay que descifrarlo. Hay que ver si ese chico está recibiendo maltrato y está buscando llamar la atención de los padres. No puedo generalizar. Hay que conocer la cotidianeidad, cómo es el vínculo, a qué se le llama destrato. Siempre que hay un mal vínculo hay que analizarlo, no debería ser así. Tampoco está el vínculo perfecto, en algún momento el chico se opone y se desafía pero es parte del crecimiento y de su personalidad. Pero si el destrato es permanente hay que buscar alguien que descifre eso.




Del TEDx al papel


“Estoy con trabajo de parto, está por nacer el libro en Córdoba y quiero que sea parto natural”, admitía Liliana González el miércoles, soltando la carcajada. En diálogo con “Mejor de Mañana”, la psicopedagoga adelantó que “Volver a mirarnos” (Sudamerica Ediciones B) se presentará en sociedad mañana lunes, en el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, que se realiza en Córdoba. “Estar con mi hija ha sido experiencia maravillosa porque pude revisarme como madre y aparecían anécdoras de la infancia y adolescenia que ni sabia que habían pasado. Yo me habia puesto un nueve, de orgullosa que soy, pero ahora estoy en un 7”, planteó, sonriente, tras destacar los aportes de Natalia Brusa.

El libro también estará presente en la Feria Internacional del Libro, el 3 de mayo. “A la gente del interior nos cuesta mucho que Buenos Aires nos mire y esta mirada de Sudamericana que se enamoró de la conferencia TEDx 2017 que se llama ´Volver a mirarnos´ y me pidió que escribiera un libro solo para ellos y con ese título”, contó la profesional cordobesa.

En realidad todo surgió en “esa conferencia a la que me resistí mucho porque llevaba mucho tiempo y era mucho coucheo pero salió muy linda, la gente se emocionó y así salió el libro. Yo escribo como hablo, no es un libro duro, es coloquial”, añade. Y sobre el final de la entrevista radial se despidió con un “ojala pueda volver a Olavarria en cualquier momento, me trataron muy bien”. Lo dijo en relación con la visita que realizó hace un año, en el marco del aniversario del Jardín Alfa & Omega, donde disertó sobre “El desafío de Educar hoy”.




MÁS TÍTULOS

Participó el Dr. Mariano Sironi, experto argentino en ballenas
Liliana González y los desafíos que plantea en su libro “Volver a mirarnos”
ESCENARIO POLITICO. las dos mentiras nacionales, la de los datos y la de las promesas. El oficialismo insinúa sus candidatos
La inscripción continúa abierta y la actividad comenzará el 8 de abril
La jornada que tuvo carácter nacional se desarrolló en el marco del Día del Niño por Nacer
La Justicia lo vinculó a una banda que realizaba estafas en la venta de vehículos
Quedó evidenciado en las últimas asambleas de los gremios mayoritarios
INTERVENTIONAL CARDIOLOGY S.A. Permite estudios diagnósticos y terapéuticos con un angiógrafo de avanzada
En Olavarría son 12.832 los chicos incluidos en el SAE. Del total, unos 2500 acceden al almuerzo
El rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur pasó por nuestra ciudad
Elaboraron un proyecto para la creación de la Comisión de Trabajo en el HCD
PRIMERA DIVISION. Ferro, uno de los punteros, visita a Hinojo
SUB 20. La Argentina se recuperó de la derrota ante Francia y le ganó 1-0 a Japón
Hoy desde las 10, en la Quinta "Don Mateo"
GOLF. Comenzó ayer y se cierra hoy la octava edición en el Club Atlético Estudiantes
INFERIORES. Comenzó la cuarta fecha en cinco canchas, completarán mañana
En el Club Embajadores
REGIONAL FEDERAL. Le ganó 2-1 a Huracán de Saladillo en el Parque Carlos Guerrero
No hubo buenas noticias en San Cayetano
BASQUETBOL. Racing A. Club recibe hoy a Sporting por la Liga Junior
PEDESTRISMO. Horacio Báez es el nuevo titular del Círculo de Atletas Veteranos de Olavarría (CAVO)