Edición Anterior: 31 de Marzo de 2019
Edición impresa // La Ciudad
En el lugar donde se conocieron Susana González y Marcelo Weisz
Una baldosa por los padres de Juan: todo está guardado en la memoria
La baldosa dice: "aquí se conocieron y lucharon por la igualdad de derechos para todos Susana González y Marcelo Weisz". Es la actual Plaza Mafalda. Donde hace más de 40 años estaba la villa de Colegiales. Donde militaban los padres de Juan Weisz, flamante profesor de Antropología. Creador del Espacio Cultural Insurgente. Fue colocada el 23 de marzo en capital.
Silvana Melo

[email protected]

Esa tarde en la Plaza Mafalda era un melancólico preámbulo de la efeméride que entroniza la memoria. Juan Manuel Weisz llegó a ese espacio verde de Colegiales, que hasta hace cuarenta años era un ramillete de villas donde se conocieron sus padres. Y llegó más tarde de lo que hubiera querido: la abuela Ruth, a punto de cumplir 97 años, lo retuvo en su departamento de Florida para darle las últimas indicaciones. Es que a esas seis de la tarde a las que ella no pudo llegar, una baldosa de la memoria se pondría en el suelo que pisó Marcelo, su hijo amado, donde conoció a Susana y juntos, entre la utopía y la revolución, parieron a Juan Manuel. El infierno los arrolló después, con la impiedad de la historia. Pero Juan pudo pisar también el territorio de la lucha de sus padres, diez días después de recibir el título de Profesor de Antropología.

Mauro Rapoano, compañero de militancia de Marcelo, cementaba los bordes de la baldosa mientras el mundo seguía su ritmo. Dos niños miraban y preguntaban a sus padres para qué. Ellos se conocieron acá y desaparecieron. La baldosa es para recordarlos, les explicaron los Vecinos por la Memoria de Colegiales. Si todos se acuerdan, no pasa nunca más. Cuando Juan depositó su propia cuchara de cemento comenzó el acto. A casi 400 kilómetros de la ciudad donde un destino afilado le armó la vida, donde creció, estudió y creó el Espacio Cultural Insurgente.

Mauro dejó un momento el balde de albañil para señalar el espacio de la plaza: "vivían acá entre 12 mil y 17 mil personas". Eran las villas de Colegiales. "Los borraron de un plumazo. Y a Susana y Marcelo, que se conocieron acá, se los llevaron porque su deseo era vivir en una sociedad un poco mejor. Difícil explicar por qué se deja la vida por vivir en una sociedad mejor. Sí está claro que quien se la quita quiere una sociedad peor".

Las villas

La villa 30, donde se conocieron Marcelo Weisz y Susana González, estaba habitada por 2931 familias. Un año antes del Mundial 78 el Plan Erradicador comenzó a arrasar con todo. En el predio de la plaza Mafalda, a principios del siglo pasado, funcionaba una playa de maniobras del Ferrocarril Mitre. Unos años después de que Perón estatizara los trenes, comenzó a crecer en esos terrenos la Villa de Colegiales.

La topadora de la dictadura limpió los terrenos de pobres con las mismas herramientas con las que limpiaba el país de miles de niños, jóvenes, mujeres, hombres y disidencias múltiples. Y reemplazó las casas y ranchitos del pobrerío con un basural de la Ceamse. Cayeron hacia otras periferias las 15 mil personas que vivían en Colegiales más las siete manzanas de la villa Bajo Belgrano donde se crió René Houseman, el genial delantero de Huracán. La Plaza Mafalda nació recién en 1995 después de varias décadas baldías.

El círculo se cierra con la baldosa que recuerda la lucha por la justicia de dos jóvenes que soñaban con cambiar la vida, que parieron un niño como apuesta a un futuro que no los incluiría, que fueron tragados por el lobo que acecha, con otros trajes, con otros dientes, aun en los tiempos grises de esta democracia.

Días

El hijo de Susana y Marcelo nació el 9 de noviembre de 1977. Su abuela Ruth diría: el mismo día, 39 años después, de la noche de los cristales rotos en la temible Alemania. Y el 21 de diciembre de 2010 vio, en la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Federal 2 de Comodoro Py, la condena a los torturadores y asesinos de sus viejos. Viejos que eran más niños a la hora de la muerte, que él, que miraba las condenas treinta y tres años después. Que él, que todavía no entiende por qué lógica perversa eligieron que su destino no fuera la apropiación sino la entrega a sus familiares. Pequeño, frágil a sus tres meses, con peligro de vida, fue entregado a Clotilde y Sebastián, en Villa Urquiza, padres de Susana, por mandato de ella misma. Tal vez la última decisión que pudo tomar en su vida. En el centro clandestino de detención El Banco. Lo relató Ruth Paradies de Weisz, madre de Marcelo, sobreviviente del nazismo, huyente de la muerte, ignorante de que la fatalidad la empujaba a la tierra que sería la otra muerte, la de su hijo. Marcelo y Susana vivieron el circuito trágico Banco - Atlético – Olimpo. Después, los vuelos de la muerte.

Y Juan solito, pequeño, sutil como un cristalito, en medio del infierno. Un infierno que se le quedaría pegado al alma.

De la casona de Villa Urquiza, pasó casi de inmediato a la de sus tíos Ester y Cacho, a quienes siempre sintió también como sus padres. Y con ellos y sus primos-hermanos se fue construyendo su propia identidad. Creyendo durante sus primeros años –como tantos hijos de desaparecidos- que sus padres habían muerto en un accidente. "Cada vez que íbamos desde el Barrio CECO (donde vivían) al centro, yo pensaba en el accidente de mis viejos e imaginaba que la muerte había ocurrido cruzando las vías de un tren", contó hace años. Y lo inundaba el terror de perder a sus nuevos padres. Cacho era el hermano mayor de Susana y él y Ester habían prometido, a Marcelo y Susana, en una pizzería porteña, que si les ocurría "algo" ellos criarían a su bebé.

La perversa crueldad de los dictadores no se detuvo en el acto mismo del secuestro y la desaparición de sus padres, que eran llevados a visitas domiciliarias que redoblaban y expandían hacia toda la familia la tortura de verlos llegar y desaparecer una y otra vez. Y en el pequeño Juan, incrementaban la angustia que se traducía en un llanto permanente y en una preocupación familiar generalizada por la falta de desarrollo.

Creció con rabia por sus pérdidas. Su paso por la secundaria fue una sucesión de sanciones hasta la expulsión. Y volcaba cuantas veces podía su ira hacia las instituciones del Estado. Hasta que pudo transformar esa ira en un posicionamiento ideológico que le permitió entender su propia historia.

Como la abuela Ruth recibió de su propia madre –antes de Auschwitz-, luego transmitiría a sus hijos y a Juan cuál es el único patrimonio con el que se llega y se parte: "lo único tuyo es lo que está dentro de tu cabeza". Ella lo relató en el libro donde Claudia Rafael trazó la línea de ese círculo feroz: "Ruth, entre Auschwitz y el Olimpo".

Memoria

Marcelo Weisz era militante barrial y montonero. Se conocieron con Susana en esos años de luchas urgentes y utopías tan cercanas. El estudiaba Ciencias Económicas –allí lo conoció Mauro Rapoano- y trabajaba en el Banco Shaw. Ella cursaba Psicología y trabajaba en Entel, la compañía de teléfonos del Estado, privatizada durante el menemismo. "El golpe hizo una sociedad peor. Pero ellos demostraron que otro tipo de vida y de sociedad es posible".

Ante la baldosa, con su familia alrededor, con los vecinos de Colegiales que alientan la memoria, con los compañeros de militancia de sus padres, José Luis Taboada, Oscar Mingo, Mauro Rapoano que fue testigo de casamiento, Juan dispuso el cierre simbólico. Ese que no tiene cementerios ni flores. Pero sí una memoria descomunal que construye futuro. "No he tenido buenas experiencias en otros homenajes", dijo. En Olavarría "he llegado a tener que discutir por qué se han puesto placas por mis padres sin convocarme, porque no adhería a las posiciones políticas del gobierno de turno. Y podía decir algo que no fuera lo que se pretendía".

"Soy un convencido de la construcción colectiva de la memoria. La memoria es algo en movimiento, tiene distintos mosaicos que se mueven". Esa baldosa, en esa plaza Mafalda, donde estuvieron las villas y la gente expulsada del sistema, donde soñaron sus padres, es parte de la construcción. "Es cerrar un ciclo y renovar un compromiso en esta lucha" sobre una tierra "que construyó su identidad desde los genocidios". Pero con una memoria tajante "que se construye mirando hacia un futuro". Con su cuestionamiento profundo a la existencia del estado. El que desapareció a sus padres. Y el que extiende, cotidianamente, el padecimiento de los más frágiles.

MÁS TÍTULOS

Se realizó en Córdoba, durante el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española
ESCENARIO POLITICO. Las internas en Cambiemos se dispararon en el Concejo. El sindicalismo quiere estar en las listas
En el lugar donde se conocieron Susana González y Marcelo Weisz
Los titulares de la entidad se mostraron conformes y la recaudación total llegó a 130 mil pesos
RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA. La cantera ubicada en Cerro Sotuyo había dado el puntapié inicial en 2018, acompañando al Estado provincial
Se realizará el próximo sábado, organizada por el Colegio Privado Libertas
No atenderá más al público
ENTREVISTA. Marcelo "Flaco" Buché: hace 30 años que vive en España y vino de visita a Olavarría
Fue en la Clínica María Auxiliadora y la intervención estuvo a cargo del doctor Pablo Angelani
SECUESTRO VIRTUAL. Intentaron engañar a un matrimonio a cambio de dinero
El hombre de 39 años fue demorado el viernes por la tarde por efectivos policiales
FUTBOL. Defensa y Justicia busca el triunfo y una mano de Tigre, que se juega la permanencia
BASQUETBOL. Recibe esta noche desde las 20.30 a los entrerrianos por la Liga Argentina 2018/2019
Santiago Sáenz Buruaga
RUGBY. Revanchas del Súper 8
TC. Por la tercera fecha, hizo ayer la pole position en el trazado entrerriano
El "Millonario", como visitante, venció 2 a 0 a Talleres de Córdoba
FUTBOL. Sigue en marcha el torneo "Apertura" de primera división
EL POPULAR Medios organizará el 16 de abril la entrega de los premios Olimpo 2018
La competencia se realizará el martes, desde las 11
INFERIORES. Sigue en marcha el torneo "Apertura"
FUTBOL. El "Carbonero" recibirá hoy desde las 16 a Independiente de San Cayetano en el cierre de la fase regular
VOLEIBOL. Se jugó ayer la fase de grupos, tanto en la rama masculina como en la femenina
BASQUETBOL. Superó ayer ajustadamente como local a los bahienses 77-75 por la Liga Junior
Básquetbol educativo en el barrio CECO
Racing visita desde las 16 a Alumni Azuleño