Edición Anterior: 12 de Mayo de 2019
Edición impresa // La Ciudad
DIA DEL FONOAUDIOLOGO. Karina Peregrina, con veinte años de experiencia en la educación, habló sobre la detección y la inclusión
El problema de chicos con trastornos del lenguaje
Con veinte años trabajando en educación, luego de recibirse en la Universidad de Buenos Aires (previo secundario en el Colegio Nacional), Karina Peregrina es fonoaudióloga y hoy celebra su día, y entonces contó cómo fueron sus pasos luego de recibir el título en la UBA: "me quedé unos años en Buenos Aires, hice algunas cosas en audición e inclusive trabajé en una casa de audífonos, lo que luego me permitió ingresar al Instituto de Enseñanza Oral (IDEO). En un comienzo era sólo escuela para chicos sordos e hipoacúsicos y después, desde 2010, se implementó el servicio de trastornos del lenguaje", contó.

"La matrícula, actualmente, es mayoría con alumnos con trastornos del lenguaje. Hay pocos sordos e hipoacúsicos y muchos chicos con el problema de trastornos del lenguaje. De 46 alumnos, 44 están allí, con proyectos de inclusión en las escuelas de Nivel (inicial, primaria, secundaria, secundario de adultos), todo con el acompañamiento como modalidad de educación especial", agregó. Para resaltar Karina, por otra parte, que "a través de la Resolución Ministerial 1664/17, que es un derecho personal y social de la educación inclusiva, y que abarca a todos los sujetos incluidos aquellos que están en situación de discapacidad, por lo que los padres tienen el derecho a exigir que sus hijos tienen el derecho a estar incluidos".

¿Hay mucha cantidad de chicos con trastornos del lenguaje?

Ahora se está más pendiente o con la mirada más atenta para brindar un acompañamiento para que los chicos transiten ese problema de la mejor manera, para que se acerquen al común del resto de los alumnos. De esto se trata la inclusión. La propuesta pedagógica de inclusión es darle herramientas y posibilitarles que el tránsito en la escuela, en cualquier nivel, sea similar al resto de los alumnos. Es decir, no se recortan contenidos, no se sacan cosas, sino que se brindan estrategias para que puedan acceder por otros caminos a lo mismo que los demás alumnos.

¿Es fundamental la participación de los padres, no sólo de los docentes, para detectar el problema y acudir a IDEO?

Exacto. En realidad, los primeros que notan que algo no está funcionando son los docentes. Seguramente el docente tiene en la escuela un EOE (Equipo de Orientación Escolar), con el que se reúne y plantea la situación por la que el chico no está funcionando, o qué cuestiones le están costando, por qué no accede a la lectoescritura, por qué se está alfabetizando tardíamente. Todas estas cuestiones tienen que ver con un trastorno del lenguaje. Quien lo diagnostica es el neurólogo. Y los chicos ingresan en un proyecto de inclusión, como se llamaba antes y que ahora recibe el nombre de Propuesta Pedagógica para la Inclusión.

¿Cómo funciona?

Cuando la escuela de Nivel encuentra esta situación, lo primero que hace es enviar el legajo a su inspectora. Y la inspectora es quien da la intervención de la modalidad especial. Para eso siempre tienen que estar de acuerdo los papás, tienen que querer los padres. Si ellos están de acuerdo, el nene entra en la modalidad como escuela integradora donde tiene una MAI (Maestra de Apoyo para la Inclusión) y de acuerdo con la disponibilidad y sus posibilidades, va a la escuela común dos veces por semana, dos horas cada vez, y participa en las clases con ese alumno. Allí se está detectando las barreras que puede haber, cuáles son las dificultades y hace la bajada a la MAI de sede, que trabaja aquí con ese chico en contraturno. El viene dos veces o tres, por semana, según el requerimiento o la necesidad, y trabaja las cuestiones que en la escuela no ha podido, desde otro lugar. La maestra de sede hace un trabajo más desmenuzado, ya que los tiempos no son los mismos para un chico que necesita una propuesta de inclusión.

¿Pasa que los padres niegan o no aceptan el problema y ese puede ser una barrera que encuentran los docentes?

En realidad, si. Es que aceptar la discapacidad es difícil para todos los padres. Entonces muchos tienen cierta reticencia a esto. Con el transcurso del tiempo se dan cuenta de que lo mejor que les puede pasar a sus hijos es tener a alguien que los acompañe en este tránsito, en donde el chico trabaja en la escuela especial con el mismo diseño curricular de la escuela de nivel. No cambia nada. Son otros tiempos. Hay respeto al tiempo, en el que no ha podido hacer lo mismo que la mayoría.

¿Ese trastorno se va superando, o aun así queda igual?

Se mantiene a lo largo del tiempo, pero en realidad hay momentos en los que como escuela de inclusión podemos corrernos y dejarlo que continúe solo. Una vez que le damos las herramientas y lo apuntalamos desde qué lugar puede fortalecerse y saber cómo actuar en diferentes cuestiones, nos podemos correr. No se va el trastorno, pero aprende a sobrellevarlo, a manejarlo, y a alivianar las cosas que antes le costaban.

¿Cuáles son las cosas que más le cuestan a un chico con trastorno de lenguaje?

En el lenguaje, específicamente, dificultades en todo lo que sea pronunciación, letras que se omiten, que no salen bien, que se sustituyen por otras. Eso en lo hablado. Después, en lo pragmático, podemos ver si tiene dificultades para la organización de lo que es la oración, es decir si le faltan cuestiones conectores o nexos que unan palabras, si hay inconcordancia entre género y números dentro de la oración. En lo semántico tenemos mucho desconocimiento del significado de las cosas. Y también puede ser en lo que tiene que ver con el uso social del lenguaje, sobre todo en la interacción con el otro, ya que son chicos que se aíslan de las conversaciones, que tienen un juego más solitario, y que evitan poner en funcionamiento la parte social del lenguaje.

¿Todo eso se puede confundir con autismo en algún momento?

Para eso hay un médico que tiene que hacer la diferenciación y el diagnóstico.

¿La detección hace el docente, luego va al padre y luego ellos al neurólogo para determinar ese trastorno, o cómo son los caminos?

El camino podría ser ese, sí. No es que van juntos. Pero el docente le transmite al padre con qué cuestiones se está encontrando, y quizá no sabe qué le pasa al chico. A veces los chicos tardan mucho en la alfabetización, ya que conocen las letras sueltas pero no las pueden unir. Entonces la idea, en el mejor de los casos, que el neurólogo termine haciendo el diagnóstico. A veces se pasa por psicopedagogos, psicólogos, fonoaudiólogos, terapista ocupacional o psiquiatras, pero lo mejor es cuando el neurólogo hace la detección. Desde el jardín de infantes seguramente el docente ya detectó algo en el chico. Lo ideal es la detección temprana, es decir cuando hay ausencia de vocabulario, o son sólo dos o tres palabritas sueltas, cuando un chico de tres años ya tiene que empezar a hablar más, tener coherencia con lo que se le está preguntando, y es la primera alarma que el docente ve y enseguida llaman a los papás.

¿La inclusión es complicada?

Creo que sí. En la mayoría de los casos la inclusión es complicada. Se logra llegar al éxito, pero es un camino pesado. Los chicos muchas veces tienen terapias externas, es decir van a psicopedagagos o psicólogos, por fuera, todos terapeutas que apoyan. Y en las reuniones, en realidad, se intenta trabajar en lo que nosotros llamamos co-responsabilidad: escuelas de nivel, escuela de modalidad, los profesionales externos que trabajan con ese chico y la familia. Todos tenemos que manejar un mismo criterio para poder salir adelante. Así hay que reunir a toda esa gente, ponerse de acuerdo, ver los lineamientos que puede bajar un profesional externo y que se puedan aplicar en la institución, la familia continuar con ésto y cumplir con las terapias. Es un trabajo entre muchos para sacar a flote al chico.

MÁS TÍTULOS

Entrevista con el columnista político del diario La Nación
Hilario Galli, subsecretario de Gobierno, y las primeras conclusiones del nuevo servicio
A 70 años de la declaración de constitucionalidad del Impuesto a la Piedra
DIA DEL FONOAUDIOLOGO. Karina Peregrina, con veinte años de experiencia en la educación, habló sobre la detección y la inclusión
Corina Fernández, protagonista de una historia estremecedora que marcó los calendarios de la violencia de género
En Pediatría se atendieron 20 casos de bronquiolitis esta semana y en guardia de Adultos hubo un leve incremento de consultas
Martín Isasmendi, titular de AOMA en aquel punto, anticipó un plan de lucha en defensa de los puestos de trabajo
ABO. En marcha el torneo Zonal Sub 19 en Tandil
FUTBOL. Atlético le ganó 3-0 por cuartos de final
Janson fue figura
TURISMO NACIONAL. Gastón Iansa y Nicolás Posco largarán adelante en la final de la Clase 2
SUPERBIKE. Facundo Pianciola debutó en R3 Cup
BASQUETBOL. Carlos Eduardo Romano palpita la serie ante el Bataraz por la Liga Argentina 2018-2019
Torneo Regional Juvenil
Diego Ramírez volvió tras una lesión y hoy será titular en su ciudad
SUB 20. La selección argentina trabajó ayer en Benidorm
PRIMERA DIVISION. Se juegan los duelos de Reclasificación
Hoy, desde las 9 en el CEMO
FEMENINO. Torneo Zonal Sub 17
BOCHAS. Ganó ayer el Argentino para tercetos luego jugar una final perfecta
FUTBOL. El "Carbonero" visita hoy desde las 15 a Círculo Deportivo, en el duelo decisivo de la Región Pampeana Sur
Nacional de tercetos
ATLETISMO. Segunda jornada en Mar del Plata