Edición Anterior: 15 de Junio de 2019
Edición impresa // La Ciudad
El Premio Nobel de la Paz en 1980 dio una charla a los chicos de la escuela que lleva su nombre
Pérez Esquivel dijo que "hay una guerra jurídica manejada por los EEUU para dominar el continente"
Le pegó durísimo al Gobierno por su política económica y "represiva", dijo. Exhortó a alumnos y docentes a juntar firmas para proponerlo a Lula Da Silva como Premio Nobel de la Paz. Advirtió que él no tiene ninguna preferencia política, aunque se autocalificó como "un hombre político pero no partidario"
El SUM del edificio "aulas comunes", del campus universitario estaba colmado por estudiantes preferentemente secundarios. El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel les hablaba a los jóvenes sobre los derechos humanos, sobre el principio de autodeterminación de los pueblos y todo el trabajo que él lidera en el país y en quince países más.

La escuela secundaria (Enape) lleva su nombre, algo que, como dijo, lo llena de alegría. En la charla con los chicos se despachó contra "el sistema represivo del gobierno", así lo calificó, y colocó dentro de la lógica víctima victimario, a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel entre las primeras. Sostuvo además que no solo el país sino todo el continente está sufriendo una law fare o una guerra jurídica "al servicio de los Estados Unidos para dominar a toda Latinoamérica". Y encuadró dentro de esta categoría la supuesta intención del Gobierno de "sacar al juez Ramos Padilla por investigar a las mafias y al espionaje", tras lo cual exhortó a apoyarlo para terminar con ellas. Para Pérez Esquivel, esta especie de low fare, también incluiría otros casos pero en los cuales "los medios de comunicación también actúan acusando antes de juzgar".

La jornada terminó con una fila de jóvenes que pretendían fotografiarse con el Premio Nobel para llevarse un recuerdo de quien es el héroe epónimo de la escuela.

Lula y el Nobel

En la charla con los chicos, también exhortó a los docentes a "juntar firmas para proponer a Lula Da Silva como Premio Nobel de la Paz", y extendió la propuesta a todo el público.

Pérez Esquivel fue una víctima de la última dictadura militar y en medio de su encarcelamiento fue galardonado con esta distinción de la Academia Sueca. En ese momento, el titular del Serpaj (Servicio de Paz y Justicia) estaba encarcelado en la Unidad 9 de La Plata, una de las cárceles más represivas del régimen militar.

De allí fueron sacados y fusilados presos políticos, otros fueron muertos por la represión interna. La justicia llevó a cabo un juicio de lesa humanidad contra los responsables de tales crímenes y torturas, con el resultado de que varios de sus jefes y personal del servicio penitenciario fueron condenados con penas aleccionadoras.

"Me alegro volver aquí, estar en la escuela, compartir con los docentes y alumnos este momento -dijo a la prensa-. Tenemos que reflexionar juntos para ver cómo aportar a nuestro pueblo que hoy está pasando muchas dificultades".

Insistió con que "hay que darle al pueblo la manera de encontrar la esperanza y la manera de construir un futuro. Tenemos un país increiblemente rico por lo tanto no puede ser que haya niños que se mueren de hambre y que exista tanta pobreza y marginalidad. Debemos generar la esperanza de que otro mundo es posible".

Estimó que hay derechos humanos que "son vulnerados, hay una política represiva y basta pensar en Santiago Maldonado", dijo, dando por hecho que el joven habría sido víctima de la represión de la Gendarmería. Todo esto pone en riesgo la construcción de una verdadera democracia", añadió.

Según Adolfo Pérez Esquivel, entre las acechanzas que sufrirían los pueblos del continente estaría la denominada law fare o guerra jurídica, "impuesta por los EEUU para seguir dominando el continente. Por eso debemos generar conciencia de que un gobierno que no ayuda a su pueblo, está en contra de su pueblo". También alertó sobre el presunto avance de los poderes ejecutivos sobre la Justicia "para transformarla en un poder dependiente". En ese marco insertó el caso del juez Ramos Padilla ya que, según dijo, "el Gobierno lo quiere sacar del medio, quiere sancionarlo por estar investigando ilícitos del Gobierno. Hay que apoyarlo -exhortó- para terminar con esta mafia de espionaje que hoy está sufriendo el país", dijo.

Preguntado sobre si él tenía alguna preferencia política para las elecciones, respondió rápidamente "no, ninguna por ninguno. Sí soy un hombre político aunque no partidario, porque queremos preservar la independencia de cualquier política partidaria", tras lo cual insistió con su neutralidad de cualquier espacio político que hoy se dispone a disputar el poder en el acto eleccionario.

MÁS TÍTULOS

Hay 2,2 millones de hectáreas que tienen algún grado de afectación
Marisel Cides cuestionó la comunicación del PJ local con el aval a la postulación de Federico Aguilera
El Premio Nobel de la Paz en 1980 dio una charla a los chicos de la escuela que lleva su nombre
DIA DEL GRADUADO EN CIENCIAS ECONOMICAS. Fabio Yaben, uno de los contadores que cumple 25 años en la profesión
El ministro Leonardo Sarquís encabezará el encuentro del martes en Olavarría
VOLEIBOL. Se puso en marcha el torneo Internacional "Dos Banderas"
Turismo Carretera
CLASE DOS. Luigi Melli, la pole sobre la bandera
RUGBY. Sigue el torneo "Clausura"
ABO. Fue 84-51 ante El Fortín
PATIN. Se presentan los clubes locales
FUTBOL. En el Mundial femenino de Francia
INFERIORES. La actividad se desarrolla íntegramente
LIGA JUNIOR. Ante IAE y Bahiense del Norte, respectivamente
TURISMO PISTA. Luciano Martínez dio el primer paso en Paraná
BASQUETBOL. Sigue la disputa del torneo "Preparación" de la ABO
La ceremonia de apertura de la Copa América
FUTBOL. Kevin Ceceri se convirtió el pasado jueves en jugador de Guillermo Brown de Puerto Madryn
Con dos goles de Coutinho y otro de Everton, ganó 3-0
BASQUETBOL. Las chicas del Albiceleste debutan hoy en el torneo Prefederal