Edición Anterior: 20 de Junio de 2019
Edición impresa // La Ciudad
ENFOQUE. Versiones de nombres en listas sobre el cierre.
La profecía de Massa, las bancas sindicales, la zona de confort y una Séptima aún en la nebulosa
Una elección caracterizada por cierto resurgimiento de los sectores sindicales. El periplo de Sergio Massa. El Intendente y el radicalismo. El peronismo y sus dos versiones. La lista del massismo. La Sección y una pelea por los cargos y por el cupo femenino dentro del Frente de Todos
[email protected]

Mientras el kirchnerismo pugna por perforar su techo electoral y suma sellos para poder hacerlo, el massismo lanza los últimos estertores de su agonía final. Alguna dirigencia ya bromea con la famosa frase de Sergio Massa: "seré presidente o no seré nada". "Es un profeta, porque al final se quedó sin nada", ironizan.

El Frente Renovador nació como una oposición a las pretensiones de una "Cristina eterna", una presidenta de entonces que buscaba la reelección indefinida que la catapultaría a una suerte de monarca latinoamericana, pero luego, ese espacio provocador de la frustración cristinista erigido como el salvador de la república y la democracia, acabó deambulando en la "ancha avenida del centro", sin poder encontrar su propio rumbo. La vida política nacional pasaba irremediablemente por las veredas de esa avenida que iba quedando vacía de partidos y electores.

Massa acabó subsumido al espacio al que combatió. Paradojas de la vida. Y sería la misma Cristina Kirchner la que le daría el disparo final, aunque todavía lo puede salvar su ex compañero de ruta, Alberto Fernández, también aliado y miembro del gabinete de quien ahora oficia de candidata a vicepresidenta.

Todas esas marchas y contramarchas del tigrense acabaron con la adhesión de Liliana Schwindt, quien decidió acompañar a Roberto Lavagna y a su esposo al espacio de Consenso Federal 2030, y poder representar en el Congreso Nacional a ese espacio. José Eseverri, quien ahora lanzaría su candidatura este viernes en el Club Provincial, en un acto convocado para que el candidato presente su "propuesta electoral".

La versión es que Eseverri buscaría probar suerte con la avenida del medio, esa que abandonó en 2015, y que llevaría a José Gervasio González Hueso encabezando la lista de concejales.

Seguramente no irá a faltar en la lista Einar Iguerategui, aunque muchos hablan de que Einar podría integrar la lista seccional. También se habla de Cristian Delpiani y de algunos independientes para conformar la lista de concejales, remedando José Eseverri la misma apertura de su padre a la hora de abrir juego con las listas electorales. Llamativamente no se habla de Margarita Arregui pero se cree que la ex funcionaria también formaría parte de la nómina distrital.

El poder sindical

El peronismo, eje principal por donde pivotean, el Frente Renovador y otros partidos en un espacio común denominado Frente de Todos, presenta en Olavarría tres listas para una eventual PASO: dos de origen peronista-sindical, representada por Marisel Cides, otra que postula a Federico Aguilera, que también contendría a dirigentes gremiales, y eventualmente una tercera, de identidad massista, que lleva como candidato al concejal Eduardo Rodríguez.

Las dos primeras llevan en sus listas a dirigentes sindicales para ocupar bancas en el Concejo. Marisel ya anunció que le gustaría llevarlo como cabeza o segundo en la lista al dirigente Camionero, Jorge De Crecchio, y a Marisa Luna, secretaria de Organización del gremio de los Municipales.

Se cumple entonces un viejo sueño del sindicalismo olavarriense de llevar sindicalistas al órgano legislativo ya que la lista de Aguilera llevaría a Pablo Molina, de Smata y podría incluir también a Juan Sánchez y/o Guillermo Santellán, el primero, titular de la Casa del Trabajador y el segundo miembro del Centro Empleados de Comercio.

El poder sindical, entonces, se encamina claramente a transformarse en un poder político. Sólo le faltaría alguien que se postule para intendente para completar el menú político-sindical, y Perón dormiría tranquilo porque "la columna vertebral" de su movimiento estaría resurgiendo. Queda por decir que los gremios le aportan a la política no sólo capacidad de movilización, llenan los estadios en los actos políticos y aportan además el tan ansiado financiamiento para las campañas electorales. "Por lo menos no son los empresarios sino los gremios los que bancan a la política", apuntó un conocido dirigente del peronismo, reivindicando el rol sindical en el financiamiento de los partidos.

Afinidades

El concejal Marcelo Latorre, del Copebo, un partido político perteneciente al titular de Centro Empleados de Comercio de La Matanza, Julio Ledesma, quedó dentro del massismo y del Frente de Todos, pero estaría dispuesto a acordar con el eseverrismo porque, según dicen fuentes cercanas al edil, "se sentiría más cómodo trabajando en ese espacio". Y no sería un acuerdo extraño porque en 2017 el eseverrismo utilizó el lema del Copebo para participar con una colectora dentro del massismo.

Latorre es un concejal que ha demostrado compromiso y trabajo tanto legislativo como también territorial. "Milita mucho su banca y siempre está recorriendo la ciudad y las localidades", del partido, apuntaba una compañera suya cuando trabajaba para Sergio Massa.

Lo hacía frecuentemente cuando militaba con Liliana Schwindt en el mismo espacio. Entró la Concejo Deliberante por integrar la lista del Frente Renovador pero este año terminó conformando un bloque unipersonal vinculado al Copebo. Su líder, el sindicalista, estuvo presente en el congreso del massismo en Parque Norte y se habría retirado presuntamente disconforme con la decisión de Massa de intentar acordar con el kirchnerismo. Ledesma se bancó la definición de su aliado y hasta de financiar (como lo hacen otros gremios) la campaña de Fernández-Fernández, pero le ha dejado a Latorre la posibilidad de acordar con el frente electoral que quiera, concediéndole una completa libertad de acción en su propio distrito.

Todo por verse

Finalmente, en la Séptima está todo por verse. Mientras se lo erige a Ricardo Lissalde como uno de los bendecidos para integrar la lista seccional del Frente de Todos, también se escuchan sordos ruidos de kirchneristas que pretenden contrarrestar esa avanzada massista en la Sección.

Sería el caso de Walter Abarca que pugnaría por desalojar a su coterráneo de toda expectativa por renovar su mandato por cuatro años más en la Legislatura. "El massismo ya no existe y los votos los tenemos nosotros", disparó una fuente del peronismo seccional a este columnista. Y pretenden centralizar la pelea dentro del mismo peronismo. En ese escenario, la puja central estaría dada por el cupo femenino entre Adriana Capuano, y "la hija de Chinchu Gasparini", así la denominan, frente a la cual Adriana corre con varios cuerpos de ventaja. También se la pone en carrera a la esposa de Valicenti, Mercedes Landívar (la versión salió de una revista provincial), pero fue el mismo diputado quien trató de aventar esa versión.


Galli y los radicales

El oficialismo, en tanto, todavía baraja la posibilidad de armar una lista de concejales con nombres conocidos, algunos que renuevan y otros que son funcionarios, pero el hermetismo es extremo. Recién se conocerá su conformación este viernes, pero igual corren versiones de que el Intendente, Ezequiel Galli, volvería a poner a Luciano Blanco en el primer lugar de la lista para contar un reemplazante conocido si se tuviere que ausentar. Una mujer ocupando el segundo lugar y un radical en el tercero.

Los radicales amagaron muchas veces con ir a una Paso si no había apertura en el Intendente tal como se la pidió el radicalismo a todo el Pro en las sucesivas convenciones provinciales y nacional. En realidad, el viejo partido, aún con todo su poder territorial, ha demostrado permanentemente una fuerte lealtad y actitud orgánica con el macrismo, acompañándolo en sus malas praxis económicas de estos tres años. En vez de sacudirse esos errores y desentenderse de ellos, optó por acompañar a sus aliados prestándose estoicamente al vapuleo mediático y de la oposición.

El radicalismo, entonces, prefirió lavar los trapos sucios adentro del espacio y por los canales orgánicos. A nivel nacional, se aguantó también con inusual estoicismo que el Presidente eligiera a un peronista como su compañero de fórmula cuando sonaban otros nombres radicales. Y aquí mismo, en Olavarría, mantuvo la misma actitud con el Intendente aún en las aciagas jornadas posteriores a la convulsionada presentación del Indio Solari. Por todo ello, el radicalismo podría suponer que los puestos de las listas "debieran ser repartidos con sentido común y buen juicio", como apuntó elegantemente un viejo radical. En 2017, el Intendente se avino a darles el tercero y cuarto puesto de la lista, (ambos entraron), y los radicales aguardan a que esta vez tenga una actitud similar.

El Intendente ha resuelto ampliar el espacio hacia algunos sectores peronistas "ninguneados" por el propio partido, según reprochan. De ese modo, Galli seguiría el mismo camino trazado por sus antecesores de ir constituyendo su propia fuerza política con rasgos movimientistas.

MÁS TÍTULOS

El presidente de la Sociedad Rural de Olavarría, Sebastián Matrella, definió este tipo de encuentros como "positivos"
La ráfaga más intensa alcanzó los 63 km/h, alrededor de las 22 del martes
La Celeste tiene por delante a Japón
VOLEIBOL. Guillermo Ducuing analizó la presencia de Estudiantes en el certamen internacional de Uruguay
TopRace Series en Río Cuarto
WORLD PADEL TOUR. Derrotaron ayer en el tie break de la tercera manga a Agustín Silingo - Adrián Allemandi
FUTBOL. Se definen hoy las dos semifinales de playoffs del torneo "Apertura" de primera división
BASQUETBOL. Se vienen los Panamericanos de Lima
AJEDREZ. Se disputó el IRT Sub 2200
PATIN. Se presentaron cinco deportistas
Tras el evento de Turismo Carretera en Termas de Río Hondo
INFERIORES. Se anunció cuándo se disputarán los duelos pendientes
Mundial femenino
CICLISMO. William Brun fue convocado para el Panamericano de Pista y Ruta
Hubo enroque con Gonzales Chaves y organizará la 7ª y 8ª fecha
AUTOMOVILISMO. La lluvia de los últimos días obligó a postergar una semana la carrera