Edición Anterior: 15 de Marzo de 2020
Edición impresa // Espectáculos
Zeiger: "A los escritores nos va ganando cierto puritanismo políticamente correcto"
Por Carlos Daniel Aletto

Télam

En su libro "Verano Interminable", el escritor y periodista Claudio Zeiger plantea siete relatos escritos entre enero y octubre de 2018 en los que converge el "desprecio al conformismo" de sus personajes y el encantamiento que "el desencanto produce en los lectores".

Editor del suplemento "Radar Libros" de Página 12, Zeiger publicó las novelas "Nombre de guerra" (1999), "Tres deseos" (2002), "Adiós a la calle" (2006), "Redacciones perdidas" (2010) y "Los inmortales" (2014), y el libro de ensayos "El paraíso argentino" (2011).

"Lo que terminó de convertir a estos cuentos en un libro es la condensación del desencanto, el deseo y la turbulencia en esa metáfora de un verano agónico e interminable", apunta Zeiger a Télam.

- Télam:¿Cómo pensaste en la unidad de estos cuentos que componen el libro?

- Claudio Zeiger: Los escribí en el mismo orden en el que fueron publicados, así que algo de secuencial, de derrame de texto en texto, hay o debe haber. Por supuesto revisé y corregí, pero nunca cambié nada estructural o esencial. No digo que esto sea un mérito, sino que algún mensaje me trae desde las profundidades del inconsciente creativo.

Hay algo que me quedó de esta escritura que es como la sensación de ligereza, de porosidad: no preocuparse por llenar todos los espacios narrativos o dejar todo muy ajustado como prescriben los decálogos de cuentos. Casi lo contrario. Dejarse llevar por una suerte de intuición narrativa que envuelve a un cuento, a un relato más largo e inclusive a una novela: lo podríamos llamar un aliento. Al personaje de Ricky Mansard lo tenía en la mira hace rato. A los crímenes de Recoleta -los reales e imaginarios-, también, y las ganas de hacer como una cartografía urbana de esa zona.

- T.:¿Cómo se relaciona la idea de verano con el desencanto que cruza los relatos?

- C.Z.: La decisión de titular el libro con el nombre del cuento que me parece más representativo del encantamiento del verano, tiene que ver con orientar al lector hacia ese foco casi dialéctico de encantamiento y desencanto. El verano es una promesa que todos sabemos que avanza hacia su propia agonía, como una fruta que se va a pasar de madura delante de tu vista. Pero no podemos dejar de ilusionarnos. Y, obviamente, de desencantarnos. Es una experiencia ineludible, la de atravesar el sol y salir como de una zona de turbulencia, nuevos y viejos a la vez... quemados, expresión que se las trae.

Y más allá del verano, creo que en estos cuentos me influyeron ciertas lecturas que venía haciendo en los dos o tres últimos años, una inmersión en Robert Musil, Ernst Junger, inclusive Hesse y Thomas Mann. Pienso especialmente en "Las tribulaciones del estudiante Törless" de Musil y en "Sobre los acantilados de mármol" de Junger. De Hesse es casi paradigmático "El último verano de Klingsor". Son escritores del desencanto sensualista, filosófico, sumamente atractivos y abismales.

Lo paradójico del desencanto es su carácter obvio: todos sabemos y desde muy jóvenes, que nos espera. Pero lo importante es esa intensidad desesperada a la que ningún artista o escritor de ley renunciaría a cambio de ningún contrato o premio o lo que sea. Una atracción irresistible cuya única recompensa sería poder transmitir algo mínimo de esa experiencia, o sus residuos, en términos de escritura, de lenguaje.

- T.:¿Se puede pensar en una matriz del policial en tus cuentos?

-C.Z.:Más que un guiño a la novela negra o el policial, géneros que por otra parte me encantan, me gustaba pensar en un tono "noir" que fuera tiñendo ciertos pasajes o momentos del libro. Un negro que va como contaminando la vida cotidiana, ciertos vínculos fijos o casuales. Y de la mano de ese "noir" cierto erotismo disperso, cierto sensualismo, pero también como una pátina, una membrana que a veces se rompe con la crudeza de una descripción sexual. Me pasa hace rato que no leo en la literatura argentina una narrativa del goce (con todas sus implicancias perturbadoras, riesgosas y conflictivas). Sospecho que a los escritores y los comunicadores nos va ganando cierto puritanismo políticamente correcto. Por supuesto que eso no se rompe haciéndose el falso transgresor, escribiendo escenas pedófilas y de abusos y provocando feministas. Pero en el marco de lo adulto y lo serio, ya es hora de escribir un poco de sexo y deseo en todas sus variantes, de sus éxtasis y sus maldiciones.

MÁS TÍTULOS

El evento religioso del fin de semana, la cesión del Parque Sur y supuesta venta de espacios
Mariano Melotto, antropólogo olavarriense al frente del Instituto Universitario de Gendarmería Nacional
El proyecto del Geoparque de la Sierra Baya
Coronavirus: el Municipio de Olavarría decretó la emergencia sanitaria por un año
Mercedes Barbery, la directora de Licencias de Conducir
En la última semana los precios subieron en promedio más del 7 por ciento en el Mercado de Liniers
Fernando Bueno, titular del Colegio de Farmacéuticos de Olavarría
RUGBY. En una reacción demorada, lo hizo minutos antes de su inicio
Opinó Nicolás Russo, el titular de Lanús
TOPRACE V6. Matías Rossi fue el más rápido de la primera sesión clasificatoria
Se suspendió la carrera de pilotos invitados en Tandil
GOLF. A causa del coronavirus la actividad se dio por finalizada ayer con sólo 36 hoyos disputados
FUTBOL. Por el Torneo Regional Amateur, ganó ayer 1 a 0 en La Loma
Llegó tercero en la 2ª serie de la Clase 2 que terminó con AS
Se jugó ayer un Foursome Champan en Estudiantes
BASQUETBOL. La medida provisoria incluye la Liga Nacional y la Liga Argentina
TURISMO NACIONAL. José Manuel Urcera, Campeón Argentino 2019 de Clase 3
River no se presentó a jugar por el COVID-19