Edición Anterior: 26 de Abril de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Fue una experiencia de esas que marcan a fuego
Por Marcelo Kehler

Cómo no recordar aquel fatídico 27 abril del 80; tenía 16 años apenas cumplidos cuatro días antes, y sólo dos que había muerto mi viejo.

Era sólo un pibe y ya llevaba casi dos años trabajando como reportero gráfico en el desaparecido diario Tribuna, junto al "Chino" Merlos, mi gran maestro en la profesión.

Fue una experiencia de esas que marcan a fuego, ya que me tocó ser parte de la peor catástrofe climática que sufrió mi querida Olavarría.

Ese día el instinto me llevó a ir a ver lo que estaba ocurriendo en la Ciudad, así que colgué mi cámara del cuello y allá fui, pero al intentar cruzar la avenida Colón no pude. Era como un río imposible de atravesar.

Para poder hacerlo me subí a un volquete con el que trabajaban los bomberos rescatando gente.

La dureza de la situación se presentaba en cada cuadra frente a nosotros.

Un recuerdo que aún tengo grabado es el de un matrimonio de personas mayores que estaban en el techo de su casa, abrazados, muertos de frío y cubiertos de la lluvia con un pedazo de lona.

El agua estaba ahí, acechándolos y ellos sintiendo que quedándose protegían lo que hasta ese momento era su vida.

Costó convencerlos, pero pudimos llevarlos a un lugar más seguro.

Pero lo más tremendo que dejó ese día y medio que el agua cubrió la ciudad fue ver las calles llenas de electrodomésticos, ropa, muebles, autos, todo arruinado e impregnado con un olor nauseabundo. Y la gente en la calle con el ánimo destrozado al ver sus casas arrasadas.

Pero los olavarrienses tenemos ese don de la solidaridad.

La gente se ayudaba, los vecinos albergaban a familias que lo habían perdido todo, repartían agua y si no tenían nada para dar eran sus brazos para trabajar lo que ponía a disposición.

Como está sucediendo ahora, nos salvó la solidaridad, la empatía y el don de gente.

Fue muy movilizante todo eso.

Yo era apenas un pibito que estaba desconsolado por la pérdida de mi Viejo, y a los dos días era ya un hombre trabajando y enfrentando una situación que me marcaría para siempre.

Con mis fotos registré aquel desastre, y también la reconstrucción de mi querida ciudad.

Un desafío enorme para alguien tan chico.

Hoy a la distancia de aquel momento histórico, puedo decir que fue cuando abracé definitivamente esta maravillosa profesión en la que ya llevo más de 40 años.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 36
La adopción como un contrato de responsabilidad
El Intendente adelantó que, además de las ópticas, habrá otros sectores habilitados a funcionar
La concejal y una historia que le atravesó la niñez y la adolescencia
Servicio de asesoramiento de profesionales del Frente de Todos
ESCENARIO POLITICO. El inesperado nombramiento en Ferrosur, la renuncia de una infectóloga. ¿Nueva transversalidad o transferencia de obligaciones?
"Ayudemos por todos los Medios" fue una iniciativa solidaria organizada por distintos medios de comunicación locales
Ante la certeza del duro impacto provocado por el aislamiento preventivo y obligatorio
Dr. Amílcar Dirazar, representante legal del Colegio Privado Libertas y el funcionamiento educacional en la pandemia
Comunicado del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos
El Sindicato Luz y Fuerza celebra hoy su 73o aniversario
Las facturas vencidas de marzo y abril pueden abonarse hasta el próximo jueves
Informe de la situación en Olavarría
Lucas Berengua, Coordinador Nacional de Redes de Observación
INSTITUCIONAL. Las disciplinas de Estudiantes siguen un cronograma de acciones