Edición Anterior: 26 de Abril de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Inundación del ‘80: a cuatro décadas de la mayor devastación del siglo XX
Mañana se cumplen 40 años de aquel domingo 27 de abril que la naturaleza empezó a descargar su furia como nunca antes, dejando luego de varios días más de 30 mil evacuados, muertos, desaparecidos, pérdidas económicas incalculables en Olavarría, y 4 millones de hectáreas bajo el agua en la Provincia.
Daniel Lovano

[email protected]

Este lunes se cumplirán cuarenta años del inicio de la mayor catástrofe sufrida por Olavarría y buena parte de la provincia de Buenos Aires, la inundación de 1980, que arrojó un saldo trágico de más de 30 mil evacuados, muertos, desaparecidos y pérdidas económicas incalculables en la Ciudad.

La inundación del 80 será imborrable en la memoria de quienes lo vivieron, y dejó para siempre su marca en la historia.

Coincide el aniversario con otra circunstancia que significará un registro imperecedero, en este caso en el contexto global de la pandemia de coronavirus.

No había alertas próximas que hablaran de la bravura del Tapalqué en aquel tiempo, pero los archivos expresaban que solía salirse de cauce para incursionar por las calles de la Ciudad.

EL POPULAR, en una edición de marzo de 1900, daba cuenta de que "la fuerte lluvia que empezó a caer el sábado a las 10 de la noche y sin interrupción continuó hasta las 8 de la mañana del domingo ha producido una gran inundación.

"Las obras de desagües y nivelación que se empezaron a construir hace 4 años y que aún no están terminadas han sido insuficientes para librarnos de la enorme masa de agua, que como una avalancha y con una rapidez espantosa convirtió las dos terceras partes de la superficie del pueblo en un mar".

Tres años más tarde EL POPULAR publicó que "las fuertes lluvias que se han venido desencadenando han originado la inundación de los barrios bajos del pueblo en la parte sud y este".

El antecedente más importante fue el del 5 de julio de 1919.

"El desborde del Tapalqué produjo estragos. Jamás los habitantes han conocido un peligro tan grande como en esta fecha" decía EL POPULAR.

Las lluvias se sucedieron a lo largo de días, descargando 320 milímetros durante los dos meses previos. En los lugares más altos el agua llegó a 0,50 m de altura, y a 2,5 m aproximadamente en los más bajos.

El desastre provocó 4 muertos.

En mayo de 1941 hubo otra inundación, que los memoriosos se atrevieron a comparar con la de 1919.

En la inundación de 1955 nuevamente el pueblo trazó un paralelo con la de 1919. El agua alcanzó en las proximidades del ferrocarril hasta 1 metro de altura, y la última gran inundación fue la de noviembre de 1985.

Ninguna de ellas comparable con la tragedia de fines de abril de 1980, que se extendió a los primeros días del mes de mayo.

Fue un domingo especial el 27 de abril de 1980.

Futboleros y no futboleros de Olavarría estaban muy pendientes del gran partido que desde las 15 debían jugar el histórico equipo de Estudiantes y Olimpo de Bahía Blanca para definir al campeón provincial, camino al torneo Nacional de aquel año.

Cerca del mediodía, a pesar de que el túnel y los vestuarios del Parque Carlos Guerrero ya estaban inundados, el árbitro Juan Carlos Crespi informó a los medios presentes que el partido se jugaba.

Un par de horas más tarde, las alcantarillas habían desaparecido y el agua en lugar de ir hacia el arroyo brotaba como géiseres en varios sectores de la avenida Del Valle.

Jugarlo ya era un delirio, pero aún nadie imaginaba la magnitud de lo que estaba por venir.

El agua siguió invadiendo las calles. La lluvia del domingo fue muy fuerte, la del lunes devastadora.

En algunos sectores del centro y del barrio Pueblo Nuevo el agua alcanzó los 3,50 metros.

Derrumbó viviendas a su paso, arrastró automóviles, arruinó gran cantidad de comercios y oficinas; se produjeron grandes hundimientos del pavimento en las principales avenidas, veredas levantadas, pero lo más dramático fue la asistencia a miles de personas que intentaban abandonar sus casas por lugares más seguros.

Los Bomberos Voluntarios condujeron la mayor parte de las tareas de rescate.

"Fueron más que nunca los servidores voluntarios dispuestos a defender al vecino común sin pedir nada a cambio, capaces de enfrentar cualquier emergencia. Si ya eran respetados por la mayor parte de la comunidad, en ese momento fueron elevados, con justicia, a la categoría de héroes", destacó EL POPULAR en el recuerdo por los 30 años de las inundaciones.

Gigantescos volquetes de las empresas mineras se sumaron a la cruzada; las lanchas del Ejército también.

Escenas dantescas, dramáticas; muchas familias rescatadas, impotencia por algunos vecinos y vecinas que no pudieron ser salvadas de la furia del agua.

Omar Scavuzzo era el jefe del Cuerpo Activo de los Bomberos Voluntarios.

Tiempo atrás recordó una de las historias más tristes, la de la mujer de Sierra Chica que trataba de salvar objetos que se llevaba la correntada y cayó al agua al intentar tomar una garrafa.

Desapareció arrastrada por la fuerza del agua ante la desesperación de quienes estaban con ella. Su cadáver apareció 101 días después, apenas a cincuenta metros del lugar donde había caído al agua.

Los restos de los puentes colgantes del arroyo Tapalqué terminaron aguas abajo; los de cemento sufrieron importantes deterioros, se produjeron graves daños en las rutas que atraviesan el partido de Olavarría y por supuesto, los servicios cortados durante varios días.

Mientras todo eso sucedía, Cacho Miglierina, Chilo Recavarren, Carmen Giménez y otros empleados de la radio se extremaban por mantener las voces al aire.

El pluviómetro ubicado en la estación del Ferro Carril General Roca de Olavarría marcó que en esas semanas llovieron 545,5 milímetros en la Ciudad.

Durante la inundación unas 30 mil personas debieron ser evacuadas, la mayoría en la zona serrana.

El saldo fue trágico en el aspecto humano: 8 personas fallecieron ahogadas; tres desaparecieron y hubo 16 muertes por ataques cardíacos.

Las bibliografías consultadas en la provincia de Buenos Aires dan testimonio de 30 muertos, 50 mil personas evacuadas y 4 millones de hectáreas anegadas.

Al bajar las aguas el aspecto de gran parte de Olavarría era desolador, el olor insoportable y un lodo inmundo cubría una gran parte del casco urbano, sobre todo desde las vías hacia el barrio Pueblo Nuevo.

Las marcas en las paredes mostraban hasta dónde se había animado el Tapalqué en su furia.

La gente de a poco empezó a volver a sus casas para limpiar y sacar todo lo que había destruido el agua a su paso.

El martes 6 de mayo, en su primera edición post inundación, el ya desaparecido vespertino "Tribuna" escribió en tapa que "el profundo sentimiento de superación que llevó a Olavarría a su situación de privilegio se reeditará en el espíritu de todos y cada uno de los miembros de esta sociedad. No hay dudas, ya es una realidad patente: Olavarría está renaciendo".

Es la moraleja que deja aquel drama.

Cuatro décadas más tarde, cuando no se trata de la reacción de la naturaleza sino que un enemigo invisible tiene atrapada a la ciudad en otra circunstancia que dejará su marca en la historia, tampoco hay dudas: este azote viral pasará y Olavarría volverá a ser la que siempre fue...

MÁS TÍTULOS

Capítulo 36
La adopción como un contrato de responsabilidad
El Intendente adelantó que, además de las ópticas, habrá otros sectores habilitados a funcionar
La concejal y una historia que le atravesó la niñez y la adolescencia
Servicio de asesoramiento de profesionales del Frente de Todos
ESCENARIO POLITICO. El inesperado nombramiento en Ferrosur, la renuncia de una infectóloga. ¿Nueva transversalidad o transferencia de obligaciones?
"Ayudemos por todos los Medios" fue una iniciativa solidaria organizada por distintos medios de comunicación locales
Ante la certeza del duro impacto provocado por el aislamiento preventivo y obligatorio
Dr. Amílcar Dirazar, representante legal del Colegio Privado Libertas y el funcionamiento educacional en la pandemia
Comunicado del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos
El Sindicato Luz y Fuerza celebra hoy su 73o aniversario
Las facturas vencidas de marzo y abril pueden abonarse hasta el próximo jueves
Informe de la situación en Olavarría
Lucas Berengua, Coordinador Nacional de Redes de Observación
INSTITUCIONAL. Las disciplinas de Estudiantes siguen un cronograma de acciones