Edición Anterior: 29 de Mayo de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Departamento Judicial de Azul
Impacto de la cuarentena en la administración de Justicia
El doctor Marcelo Sobrino, Fiscal General, se refirió a las repercusiones en el marco de los esfuerzos para frenar la propagación del COVID-19. La Suprema Corte de la Provincia había dispuesto el 16 de marzo un asueto en todo el ámbito bonaerense.
"Debe reconocerse claramente que la cuarentena inducida ha creado repercusiones perjudiciales en las actividades judiciales. En todos los países, los esfuerzos para frenar la propagación del COVID-19 han impactado masivamente el funcionamiento del sistema de justicia. La mayoría de los casos judiciales son, o serán, inevitablemente diferidos, si no paralizados", escribió semanas atrás José Igreja Matos, Juez de la Corte de Apelación de Oporto (Portugal), primer vicepresidente de la Asociación Internacional de Jueces, presidente de la Asociación Europea de Jueces y miembro del Consejo Asesor de la Red Global de Integridad Judicial.

En este sentido, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires dispuso el 16 de marzo asueto en todo el ámbito del Poder Judicial provincial, con suspensión de los términos procesales, en principio hasta el 31 de marzo, como consecuencia de las medidas para evitar la propagación del coronavirus.

Por supuesto que la cuarentena tuvo sus consecuencias en la administración de justicia en el Departamento Judicial de Azul, al cual adscribe la ciudad de Olavarría.

El doctor Marcelo Sobrino, Fiscal General del Departamento Judicial de Azul, se refirió a la cuestión ayer, en contacto con este Diario.

"Desde el 20 de marzo, dentro del Ministerio Público Fiscal del Departamento Judicial de Azul, que se ve reflejado en general en los demás departamentos de la Provincia, porque nos enmarcan las resoluciones de la Suprema Corte, hemos seguido trabajando constantemente, lo que sí es cierto que fue mutando a interpretar y hacer valer las resoluciones que emanaban desde Procuración para poder adaptarlas a nuestro departamento", comentó el doctor Sobrino.

Al respecto agregó que "en un primer momento, salvo los fiscales de turno que debían tomar las urgencias por los delitos cometidos en el momento, las demás actividades estaban paralizadas".

"Un par de semanas después comenzaron a ejercerse otras posibilidades e ir avanzando en actos procesales que no eran absolutamente urgentes, pero sí deseables para que pueda ir avanzando una causa y que no se acumule todo para cuando termine el aislamiento", acotó.

"Hoy por hoy la flexibilización ha avanzado. A medida que nos fueron dando las posibilidades de teletrabajo se fueron dando más, aún en situaciones que se pueden proponer a la defensa juicios abreviados, y sin necesidad de hacerlo con pruebas y demás, cuando en la causa -a nuestro parecer- queda bastante claro que la persona puede ser condenada", señaló el doctor Sobrino.

Sobre esos primeros días del aislamiento social, detalló que "todos los hechos delictivos que se siguieron cometiendo fueron tramitados de la misma forma que se venían tramitando con anterioridad, a través de la acción de la Policía o el fiscal de turno, con instructores y secretarios que cada fiscal tuvo a su disposición en cada uno de los lugares del departamento judicial".

"La única diferencia, desde el punto de vista de lo que se puede ver exteriormente, es que en muchos casos la imputación, como la toma del artículo 208, se terminó haciendo a través de medios telemáticos".

El doctor Sobrino tiene a su cargo unas 300 personas. "El trabajo fue mixto, tanto presencial como virtual", reveló.

"Desde el punto de vista de la persecución del delito, y sobre todo el nuevo delito, las garantías constitucionales fueron respetadas a rajatabla, ahora se suspendieron los actos procesales posteriores y por supuesto los juicios", indicó.

"Sé que en algunos lugares de la Provincia se han tramitado algunos, pero en principio están suspendidos los juicios porque dentro de los elementos de prueba se necesitan las testimoniales, que son de personas comunes, y por el aislamiento no se hacen", aclaró.

"No se puede llamar a los testigos y seguir el proceso normalmente, porque hay una unicidad del juicio que seguir en un determinado tiempo, y no se puede hacer".

Mencionó excepciones: "Queda en la órbita del Tribunal y de las partes poder realizarlos, porque puede suceder un juicio en el que no haya testigos. Sea solamente la incorporación de pruebas, o por acuerdo de partes se incorporen los testimonios brindados durante la investigación".

El trabajo en el Departamento Judicial de Azul ha debido adecuarse a la nueva normalidad dentro del aislamiento social.

"Dentro de los inmuebles hay todo un protocolo para respetar", apuntó.

"Nosotros tenemos dos tipos de trabajo: por un lado el trabajo presencial, para la gente que no está determinada de riesgo -los de riesgo no concurren al trabajo- y para aquellas que pueden concurrir les hice elaborar a cada uno de los fiscales de oficina un plan de trabajo a los efectos de definir quiénes asistirán y quiénes lo harán a través de lo que se llama ‘teletrabajo A’; a estos últimos se les entregó un software para que trabajen desde la casa copiando lo que ocurre en el sistema de la oficina".

La virtualidad en el mundo del trabajo es una alternativa impuesta durante la pandemia que podría llegar a quedarse en algunos rubros cuando pase la crisis sanitaria.

En la Justicia también, aunque con reparos, según el doctor Sobrino: "Creo que se va avanzar en ese aspecto, lo que no puedo medir es el alcance".

"Evidentemente, como se ha sentado jurisprudencia de alguna forma, y se dan por aptos actos procesales a través de sistemas virtuales -respetando por supuesto todas las garantías del proceso-, esos sistemas que son excepcionales en la actualidad podrían llegar a utilizarse cuando pase la cuarentena", aceptó.

"Pero no creo que sea completo. No se puede reemplazar absolutamente lo presencial por lo virtual, sobre todo en el tema de juicios, de juicios por jurados y demás, porque la presencia de los testigos, de las personas, de las partes en el lugar, es la que da una mayor claridad a través de los gestos, de las formas de declarar".

"No es lo mismo la palabra escrita que la palabra escuchada, y menos aún con los gestos que las personas en el momento desarrollan antes quienes lo deben juzgar", agregó.

"Nos estaríamos distanciando de la humanidad necesaria para poder elucidar esa situación. Sino uno debería resignarse a que una máquina podría resolver una situación judicial", cerró el doctor Sobrino.

MÁS TÍTULOS

Los gastos del Ejecutivo en la mira: ya se gastó 90% del presupuesto anual para personas con NBI
El profesional remarca la importancia de pensar a largo plazo, para garantizar sustentabilidad en la planificación.
Dra. Elda Donatelli, titular de la Asociación de Abogados de Olavarría
DIA DEL BICICLETERO. Héctor José "Toti" Barbosa, el máximo referente de las bicicletas en Olavarría
TURISMO PISTA. Piensa en lo que viene de la Clase Uno
BASQUETBOL. Estudiantes derrotaba como visitante a Regatas de Concepción del Uruguay por 71-69
FUTBOL. Se mira a septiembre como fecha para "tomar decisiones"
Este domingo se llevará a cabo la competencia en el Templo de la Velocidad
Lo aseguró Sergio Santos Hernández
Karting virtualFórmula 1