Edición Anterior: 6 de Julio de 2020
Edición impresa // La Ciudad
La historia de la plaza Manuel Belgrano de la ciudad de Olavarría
Con el concepto propio y el de todos
Marcos Rodríguez

(*) [email protected]

Hasta iniciados los años 50, Olavarría rendía homenaje predominantemente bajo la imposición de nombres a las calles de una traza urbana aún, en ese entonces, modesta. Un par de plazas, un par de bustos, un gran parque principal, algunos nombres de escuelas y no mucho más. Eran las calles y sus nombres el lugar principal para el homenaje. Y por partida triple, ya que en aquel tiempo cada una de ellas podía llegar a tener hasta tres denominaciones dependiendo del tramo que se transite.

Así, arrancada la segunda mitad del siglo XX, por ejemplo, ni San Martín ni Belgrano -los hoy llamados padres indiscutidos de nuestro país- tenían en Olavarría una plaza o monumento que los recordara. La expansión de las siguientes décadas saldaría parte de esta deuda.

En esta ocasión relataremos como poco a poco el general Manuel Belgrano fue ganándose su espacio en el homenaje olavarriense. Sin pretender agotar o dar cuenta de todo el abanico de hechos o relaciones que vinculan a Belgrano con Olavarría, centraremos la atención en un hito que selló el arraigo de su figura en nuestra patria chica: la plaza Manuel Belgrano.

En junio de 1953, la Cooperativa Agraria Limitada de Olavarría se dirigía al intendente municipal en estos términos: "Olavarría, junio 19 de 1953. Señor Intendente Municipal don Alfredo Fernández, SD Ciudad. De nuestra consideración, nos complace comunicar al señor Intendente Municipal que el Concejo de Administración de la Cooperativa Agraria Ltda. de Olavarría, en su reunión celebrado el 2 del corriente, resolvió por unanimidad, ofrecer en donación una manzana de tierra de su propiedad, conocida por ex Antista, (...) para la instalación de la plaza pública Manuel Belgrano".

El tramo final de la carta dirigida a las autoridades municipales expresaba que "al celebrarse mañana el Día de la Bandera, como mejor homenaje brindamos este humilde ofrecimiento, recogiendo nuestros espíritus y recordando generosamente a todos los que brindaron su sangre para verla flamear incólume y brillante. Saludamos al Sr. Intendente Municipal con atenta consideración. Firmado Dr. Alejandro S. Aramburu, presidente; Ricardo G. Lizaso, secretario".

La donación había sido efectuada ad referéndum de la asamblea de asociados, aunque se descontaba su ratificación por parte de la misma. No sería casual que la donación realizada por la Cooperativa Agraria incluyera la propuesta del nombre de Manuel Belgrano para el predio. Conocida es la cercanía de Belgrano a las ideas de la fisiocracia al resaltar el vínculo entre la riqueza y la producción de la tierra.

Las autoridades municipales acusaron recibo a este ofrecimiento con una nota del siguiente tenor: "Olavarría, junio 25 de 1953. Al Sr. Alejandro S. Aramburu, presidente de la Cooperativa Agraria Ltda. de Olavarría, ciudad. Tengo el agrado de dirigirme a Ud. a fin de testimoniarle nuestro agradecimiento por el hermoso gesto de esa Comisión Directiva, al hacer donación a esta Municipalidad de una manzana de tierra para instalar la plaza General Manuel Belgrano. Grata impresión ha causado esta espontánea donación de esa entidad, pues reúne una finalidad patriótica loable y digna de encomio. Al respecto, y a efectos de cumplir los fines legales necesarios, es preciso que se concrete la donación por la asamblea de asociados, de acuerdo a vuestros estatutos, y una vez hecho, podremos elevar los antecedentes al Honorable Concejo Deliberante, a fin de la aceptación legal por nuestra parte. Con tal motivo hallo propicia la oportunidad para saludar a Ud. con mi consideración más distinguida. Fdo. Alfredo Fernández, intendente municipal; Adolfo Veyrand, secretario".

Ratificada la donación en asamblea de asociados y transcurrido el trámite de rigor en el deliberativo municipal, el 17 de mayo de 1954 el Dr. Víctor Giri, presidente del Honorable Concejo Deliberante, envía una nota al intendente Fernández en la que le informa que "este H. Concejo Deliberante, en su sesión ordinaria de fecha 15 del cte. ha sancionado por unanimidad la siguiente ordenanza: art. 1 Acéptese la donación de una manzana de tierra, que con destino a plaza pública Manuel Belgrano, efectúa la Cooperativa Agraria Ltda. de Olavarría, inmueble que forma parte (esquina norte) de la quinta Nº 94 del plano oficial de la ciudad de Olavarría y que en plano especial de subdivisión que se levantará quedará comprendida entre las calles Julio A. Roca, 58, M. Quintana y 60. Art. 2 Autorízase al DE a firmar la escritura adquisitiva de dominio, a tomar posesión del inmueble y realizar las demás gestiones correspondientes, Art. 3 Comuníquese, publíquese, etc." Advirtamos que el uso de las denominaciones de las calles corresponde a las que tenían en aquellos años.

En la mañana del 9 de julio de 1954 será colocada la piedra fundamental de la plaza Manuel Belgrano. El párroco Vicente Aducci bendijo la placa alusiva ante la presencia de autoridades y vecinos. El intendente Fernández expresó que "difícilmente podría haberse elegido ocasión más propicia que la presente, para efectuar este acto de la colación de una placa que ha de marcar la iniciación de la construcción de la plaza General Manuel Belgrano. He dicho ocasión propicia y ello es irrefutable, por cuanto esta fecha, 9 de julio, los argentinos celebramos la emancipación política decidida en 1816 (…). Señores, honrar a Belgrano, ilustre, desinteresado y sacrificado varón argentino, es honrar a la Patria misma. Por eso venimos precisamente hoy, a este solar que, convertido en plaza pública próximamente, ha de constituir un homenaje más a quien, al decir de Mitre, es considerado junto con San Martín uno de los dos indiscutidos Padres de la Patria. (…) Como no se ha de henchírsenos el pecho de orgullo patriótico, si a todo lo dicho debe sumarse un gesto noble y desinteresado; me refiero, señores, a la espontánea donación de la Cooperativa Agraria Limitada de Olavarría, que con su ofrecimiento hará posible la concreción de una obra de reales beneficios para todos. Nada más".

Pasarán algunos años y será la década del 60 la que en su transcurrir irá transformando la plaza con algunas obras de urbanización y diseño. En 1967, en el marco del centenario de la fundación de Olavarría, la agrupación de hinojenses radicados en la ciudad dotará a la plaza Manuel Belgrano de su correspondiente mástil. El acto incluyó un oficio religioso en la iglesia San Vicente, la entrega del mástil instalado en la plaza y posterior almuerzo en el club Pueblo Nuevo. El broche de oro llegará el 25 de noviembre de 1974, cuando será inaugurado el monumento al prócer como parte de los festejos por el 107 aniversario de Olavarría. Iniciativa comandada por una comisión pro monumento presidida por Alfonso Aramburu, el monumento es obra del escultor Pablo Hannemann. En el discurso de rigor, Aramburu sostuvo que el artista había logrado interpretar "cabalmente la vida multifacética del prócer, gestor de la independencia argentina y moldeador de la patria, creador de la bandera, en su carácter de general del ejército libertador y como político, sociólogo, fisiócrata y diplomático". Los actos se completaron con ofrendas florales, suelta de palomas y desfile.

La tiranía del espacio nos impide desarrollar otras facetas que hacen al homenaje olavarriense a Belgrano. Quedará para futuras ocasiones ahondar sobre el busto que el Instituto Belgraniano junto a descendientes del prócer donara en 1953 y que se instaló en la intersección de Necochea y Pringles; el bautismo de la Escuela 20 de Villa Mónica en 1956, el barrio y el palacio que llevan el nombre de Belgrano y, claro, el cuadro de François Casimir Carbonnier que el Banco de Olavarría comprara en 1978 y que en 1996 pasó a integrar el patrimonio municipal.

Olavarría y Belgrano parecen estar cada vez más imbricados. En 2014 el cuerpo deliberativo olavarriense declara al Partido bajo la advocación del general Manuel Belgrano. Por decreto 085/19, el Honorable Concejo Deliberante ha instituido al 2020 como "Año Belgraniano" a razón de conmemorarse el 250 aniversario de su nacimiento y el bicentenario de su fallecimiento. "No busco glorias", dijo el general; "no busco el concepto de nadie, sino el de mi propia conciencia, que al fin es con la que vivo en todos los instantes y no quiero que me remuerda". Encontró tanto el propio como el ajeno. Calles, bustos, plazas o monumentos, aunque merecidos, poco interesaron a Belgrano, y deberían servir hoy entonces para recordar los valores e ideales que encarnó y ser guía de nuestra acción en el presente.

(*) Investigador de la historia olavarriense.

MÁS TÍTULOS

WPT. Se cerró el torneo de Madrid
BASQUETBOL. El certamen se encuentra paralizado desde el pasado 6 de marzo
FUTBOL. Lionel Messi entregó dos asistencias
El campeón de Máster 150cc. espera por la vuelta
Lucas Janson y el mensaje para Embajadores
FUTBOL. Facundo García, jugador del Leganés de España
En el Autódromo Juan Manuel Fangio
FORMULA 1. El Gran Premio de Austria marcó el inicio de la temporada
AUTOMOVILISMO. Lo indicó Alejandro Weimann en relación a la pandemia de coronavirus
AJEDREZ. Copa Online Chesscovid
LAB. El pivote ex Estudiantes renovó su contrato