Edición Anterior: 8 de Agosto de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Mientras algunas Caritas van retomando la actividad, comedores y merenderos distribuyen mercadería en los barrios
Abrigos y alimentos, los más demandados por los sectores vulnerables de la ciudad
Las necesidades "son muchas", definen quienes están al frente de la ayuda solidaria en instituciones de la ciudad. Cuentan que el número de familias que se acercan en busca de ayuda se mantiene, pero que su situación social se profundizó en el marco de la pandemia. Ahora cuentan cómo trabajan para dar respuesta a la demanda en el marco de la emergencia sanitaria y qué ayuda aportan a quienes más lo necesitan.
a pandemia, el aislamiento social y la imposibilidad en muchos casos de poder salir a trabajar son factores que impactaron en muchas familias de la ciudad y que llevaron a que la situación se agravara en aquellos sectores más vulnerables de Olavarría, sobre todo durante los meses donde la cuarentena fue más estricta.

Esta realidad se palpa en distintas instituciones que trabajan para ayudar a quienes más lo necesitan. "Las necesidades son muchas", sostienen desde distintas Caritas parroquiales, así como comedores y merenderos.

Cuentan que el número de familias que se acercan en busca de ayuda se mantiene, pero que su situación social se profundizó en el marco de la pandemia. Ahora cuentan cómo trabajan para dar respuesta a la demanda en el marco de la emergencia sanitaria y qué ayuda aportan a quienes más lo necesitan.

En Olavarría funcionan ocho Caritas, pero muy pocas han retomado la actividad en el marco de la emergencia sanitaria. En su momento, cuando todo estaba cerrado, el Municipio había absorbido la tarea distribuyendo alimentos pero ahora, de a poco, las instituciones van reabriendo sus puertas bajo protocolos de bioseguridad.

Monte Viggiano es una de las Caritas que empezó a funcionar nuevamente a partir de la semana pasada. La organización creada por Fray Romeo Musaragno es considerada un termómetro de la realidad social. Ahí nomás, en la sede pegadita al santuario de Monte Viggiano, en Dorrego al 2200, atienden a los necesitados en estos tiempos de pandemia dos días a la semana, los miércoles y viernes para repartir ese alimento básico, además de abrigo y frazadas.

Su referente, Chichí Nardín, cuenta a este Diario que "tuvimos que reorganizar el trabajo. Antes siempre la gente pasaba, entraba, le convidábamos con mates e incluso se bañaban porque tenemos agua caliente y los elementos de higiene que también le dábamos". Ahora la situación es otra.

Con 108 familias a las que brindan asistencia, "lo que hacemos es entregarles alimentos y ropa desde la entrada a la sede. Pero estamos viendo cómo poder ofrecerles un desayuno con mate cocido o chocolatada caliente para que tengan algo durante la mañana, ya que el mate no se puede ahora", explica Nardín con el objetivo de ayudar también desde la contención. Es que, aún falta aceitar esta tarea de escuchar. "La gente necesita que uno los escuche y les de ánimo".

A los alimentos que distribuyen a todos los que llegan hasta la Cáritas ubicada en Pueblo Nuevo, se suman camperas, calzados y frazadas porque "hay gente que está pasando mucho frío", resume Chichí Nardín.

Tristeza y resignación, la referente de Caritas Monte Viggiano define que estos sentimientos son los que ve reflejados en quienes acuden en busca de ayuda. "Quizás el encierro o esta misma situación de incertidumbre o de temor a contagiarse hacen que mucha gente se sienta desesperanzada o sin horizontes en este momento. A su situación social que ya era difícil antes de la pandemia, se sumó esta nueva realidad y me parece que impactó también en el estado de ánimo de muchos".

Desde Caritas Nuestra Señora de Luján, María del Carmen Gracetti cuenta que aún no han podido abrir sus puertas, pero que su tarea nunca se paralizó. Desde la institución que funciona en Álvaro Barros y Urquiza "siempre seguimos ayudando a las familias que conocemos puntualmente y que sabemos que necesitan de nuestra ayuda".

Antes de la pandemia, llegaban allí alrededor de 70 familias que buscaban desde ropa hasta alimentos. Y en muchos casos, "actualmente seguimos sosteniendo esta tarea", dijo la referente de esta entidad.

En el barrio Lourdes la situación no es sencilla, pero "hay varias instituciones que ayudan", explicó la referente de esa Caritas, Emilia Milesi, quien recibía a unas 25 familias antes de la emergencia sanitaria. "Hay dos comedores en el barrio y un servicio territorial que asiste a mucha de la gente que se acercaba antes a Caritas.

En tanto que, "nosotras ayudamos distribuyendo alimentos cuando podemos armar las bolsas para entregar". Por el momento, Caritas Lourdes abre una vez a la semana, donde atiende casos puntuales.

Una tarea que no se frena

Los merenderos y comedores de la ciudad también tuvieron que cerrar sus puertas en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Se sabe que las reuniones en espacios cerrados implican un importante riesgo frente al virus, por lo que su reapertura es inimaginable en este 2020.

Sin embargo, la tarea de quienes llevan adelante estas instituciones no se frenó nunca y la ayuda permanece firme.

Desde su merendero ubicado en el barrio Matadero, Romina Domínguez continúa recibiendo donaciones para armar bolsas de alimentos que distribuye a las distintas familias de esta zona de la ciudad. "No es mucho lo que dona pero sirve", apunta ante la consulta de este Diario.

Son 30 los nenes que iban a su casa a tomar la merienda. "Hoy no los puedo tener acá. Ellos extrañan porque compartían la leche, hacíamos juegos, se divertían porque era un espacio de contención también", expone la referente de este barrio que proyecta construir un espacio más amplio para que el año que viene "todos estén más cómodos".

Las donaciones sumadas a 25 bolsas de alimentos que le brinda el Municipio "alcanzan para poder cubrir una necesidad que aumentó porque muchas familias no pudieron salir a trabajar durante la cuarentena más fuerte. Algunos de los cuales se quedaron sin trabajo".

A su ayuda con alimentos suma ropa y frazadas, pero también "lo que se necesite como ventanas porque algunas casas no tienen o camas, lo que sea", cuenta Romina Domínguez mientras prepara las bolsitas con golosinas y galletitas para repartir en el Día del Niño, el domingo 16.

Mientras tanto, organiza una rifa para poder comprar cal y cemento con la idea de empezar a construir un espacio más amplio para recibir a los chicos cuando "todo esto pase". Y solicita el aporte de quienes puedan de chapas y tirantes "que son materiales muy caros para nosotros".

Hilda de los Santos está al frente del comedor "Rincón de Luz" desde hace décadas, en Celestino Muñoz 1204. Desde allí, ayuda a 186 chiquitos y 54 mamás. Una vez a la semana, cada jueves, distribuye bolsas de alimentos que contienen desde aceite, puré de tomate, frutas y verduras, hasta carne.

"Gracias a Dios recibo muchas donaciones porque la gente me conoce. Hace 29 años que estoy con esto", sintetiza. Además suma todo lo que vaya necesitándose, en esta época puntual abrigos y frazadas; pero también colchones o camas, "depende de lo que vayan necesitando las familias".

Lo cierto es que la realidad social se profundizó en aquellos sectores más vulnerables de la ciudad. "Lo que se necesita es mucho, desde alimentos hasta otras cuestiones básicas sobre todo en esta época de pandemia y frío", coinciden desde las distintas instituciones.

En este contexto, aún con las puertas cerradas, la ayuda no se frena ante una demanda que permanece estable en cuanto a cantidad de familias, pero cuya realidad social y económica se profundizó en los últimos meses.

MÁS TÍTULOS

En la región Pampeana se estima una probabilidad de lluvias por debajo de lo normal
"El agro generó movimiento económico en una crisis como la que estamos atravesando", señaló
Se informó sobre el avance de la conformación de la Comisión Interministerial Permanente
Fueron diseñados para incrementar los rendimientos y adaptarse a distintas zonas productivas
Oficialismo y oposición terminaron de delinear el texto que se girará al Senado para su revisión final
Sebastián Matrella, presidente de la Sociedad Rural de Olavarría
Sólo se admitieron los rezos personales; la misa central pudo verse por Canal Local y Facebook
El COVID-19 en Olavarría, resumen de la jornada y los datos semanales
Mientras algunas Caritas van retomando la actividad, comedores y merenderos distribuyen mercadería en los barrios
El miércoles se superó en 40% el promedio de entrada diaria de rodados
PADEL. La dupla argentina jugó en gran nivel y venció a la pareja Nº 3 del mundo
Unión de Clubes
BOXEO. Se espera la apertura de gimnasios para entrenar
CHAMPIONS LEAGUE. Se cerraron dos llaves de octavos de final
FUTBOL. Los equipos comenzarán a entrenarse desde la próxima semana
FORMULA 1. Jornada de entrenamientos en Silverstone
JUEGOS BONAERENSES. Se dio a conocer el calendario, con tres etapas, pero en el formato virtual