Edición Anterior: 8 de Agosto de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Sólo se admitieron los rezos personales; la misa central pudo verse por Canal Local y Facebook
San Cayetano: una fiesta diferente y sin la masividad de otros 7 de agosto
Fue una fiesta patronal totalmente inusual. Los fieles pudieron ingresar al templo de a poco, con distanciamiento y cumpliendo estrictas medidas biosanitarias. No hubo agua bendita en las pilas; no se se pudieron tocar las imágenes y tampoco detenerse en los bancos. Sin embargo, muchos reafirmaron la veneración y el fervor hacia el santo del Pan y del Trabajo.
Lejos de la masividad de otros años y con visitas y rezos personales: así transcurrió este viernes la fiesta patronal de San Cayetano, el patrono del Pan y del Trabajo, en el templo ubicado en el barrio CECO de nuestra ciudad y en el contexto del aislamiento por la pandemia de Covid-19.

"Sobre todo, buscamos que haya una buena hospitalidad, porque es muy importante poder sentirse aquí como en casa", asumió el párroco Marcos Picaroni, desde el ingreso mismo, donde repartía pequeñas estampitas del santo. A un lado, dos voluntarios ofrecían bonos para un sorteo y al otro, los parlantes amplificaban los cánticos religiosos, que recordaban que "necesitamos pan y trabajo".

A las 8, con la apertura de las puertas, ingresaron los primeros madrugadores. Ya entonces, dos integrantes de la comunidad parroquial comenzaron a ocuparse de las normas biosanitarias: distanciamiento, barbijos, alcohol en las manos, sanitizante para el calzado y, por supuesto, "nada de agua bendita en las pilas, aun cuando ese es un gesto que nos sale naturalmente, como el de tomar gracias, tocar las imágenes sagradas", describió el padre Picaroni.

"Acá -dirá después, diferenciándose del santuario mayor, localizado en Liniers, casi sobre el límite que marca la General Paz en CABA- por lo menos pudimos abrir (porque) la costumbre es que viene mucha gente durante todo el día, pero con cuentagotas, o sea que nunca rebalsa el templo. En Capital, en cambio, es tanta la masividad que sin duda se cierra".

"Este -reflexionará el párroco a media mañana- es un día de fe, de devoción, un día de oración, y durante el día vamos acompañando con el rezo del Rosario".

Agradecer o pedir

Los fieles llegaban de a poco, y, conocedores de la estructura interna, ingresaban por la izquierda. Cada imagen sagrada fue delimitida por un cordón sostenido por los bancos del confesionario y coronado con un cartel que pide "no tocar las imágenes" y frente a ellas se detenían quienes ingresaban. Al fondo, junto al altar, el santo del Pan y del Trabajo se mantenía lejos de la posibilidad del contacto humano: eso no detenía a quienes se hincaban frente a él, a unos dos metros de distancia, tal vez para agradecer o quizás para pedir ese sustento que la pandemia ha hecho trizas. Muchos ya habían tenido la posibilidad de palpitar la presencia de esa imagen amiga en las recorridas con las que el párroco la "acercó" a la comunidad barrial.

Para Claudia, el santo es una constante en su vida: "no falto ningún 7 de agosto", alcanzó a admitir ante la cronista, mientras Martín, un jubilado que no precisa trabajo, llegó sin embargo para agradecer que "todos en la familia estamos bien".

Pedro desembarcó en el templo del barrio CECO siguiendo la práctica familiar de "agradecer" y Gladys, emocionada por el momento, admitió que "vengo cada 7 de mes, porque siento que el santo me ayuda. Es por la fe que tengo, y, claro, pido trabajo para mis hijos".

La última imagen de la ronda, a la derecha de la nave, ostenta la imagen de la patrona argentina, Nuestra Señora de Luján. Sobre ella, una fotografía del religioso cuyo nombre quedó inevitablemente unido a ese templo: el presbítero Jesús Mendía. Minutos después, lo evocará Norma, una catequista que vio con sus propios ojos cómo se colocó la piedra fundamental del templo, hace cuatro décadas, y lo siente como "mi propia casa". Ayer regresó para conducir el rosario matutino, y lo hizo acompañada de su nieta Guadalupe, quien a la vez se prepara una Primera Comunión que no se sabe bien si podrá ser, o no.

Frágil, pero importante

¿Si los asistentes pidieron la palabra o la presencia del párroco en esta situación tan inusual? Ayer, Picaroni contó con la colaboración del párroco de San José, el padre Briscioli y entre ambos fueron respondiendo a quienes "se acercan para pedir una bendición o para pedir la confesión", además de que "en distintos horarios ofrecemos la comunión, sobre todo entre quienes hace muchos meses que no han podido recibirla".

Analizó también que "es importante que en el templo uno pueda sentirse como en casa. Porque es así: la Iglesia tiene que ser dimensionada como una familia. Por supuesto que los sacerdotes estamos para los sacramentos, las bendiciones, pero la bienvenida y la recepción de los fieles, hay todo un equipo de servidores que lo hace".

Tras las actividades desplegadas durante la jornada, a las 19 tuvo lugar la santa misa, sin más presencia que la de los oficiantes. El inicio lo marcó la "visita virtual del obispo" Salaberry, quien adaptó un mensaje grabado para así llegar a los fieles olavarrienses desde la vecina ciudad de Azul. Todo puso verse por Canal Local y a través de Facebook.

A un lado del templo y desde la mañana, la santería abrió sus puertas por primera vez desde el inicio del confinamiento. "La verdad es que ha venido más gente de la que se suponía", admitió Elsa, la responsable del lugar, contando que las más solicitadas fueron las velas y las espigas, para las que se fijó que "cada uno deje la contribución que desee".

Afuera, y consultado acerca de la reflexión que sugiere la figura de San Cayetano como patrono del Trabajo en circunstancias como las actuales, donde los niveles de empleo han caído de manera estrepitosa, no solo aquí, sino también en el mundo, el padre Picaroni admitió que "su figura nos de varias cosas a la vez". En principio, "nos habla de un sentido fuerte de providencia, y no en el sentido de magia, sino de aferrarnos más a Dios". A su juicio, "es justamente en las situaciones difíciles cuando nos alejamos del todo o nos acercamos del todo. Un mensaje fuerte de cercanía con los que más sufren, porque así fue su vida: una vida junto a los más pobres y con los enfermos. O sea, hay una coherencia de vida, muy al estilo de los apóstoles, que no sólo vivían en comunidad y tenían a Jesús como centro, sino también esta tarea apostólica de salir al encuentro. Y este es un mensaje de la vida de San Cayetano".

Para el párroco, si figura conlleva además la clara demostración "de quien es nuestro Salvador, y también un mensaje de hermandad". Aunque tal vez el más claro mensaje para este tiempo sea, "como dijo el papa Francisco, que ´estamos todos en la misma barca, y no nos salvamos solos´. Eso nos hace valorar la fragilidad en la que todos estamos, y si bien nos sentimos frágiles y pequeños, también nos sentimos importantes. Porque cada uno es importante para el otro".

MÁS TÍTULOS

En la región Pampeana se estima una probabilidad de lluvias por debajo de lo normal
"El agro generó movimiento económico en una crisis como la que estamos atravesando", señaló
Se informó sobre el avance de la conformación de la Comisión Interministerial Permanente
Fueron diseñados para incrementar los rendimientos y adaptarse a distintas zonas productivas
Oficialismo y oposición terminaron de delinear el texto que se girará al Senado para su revisión final
Sebastián Matrella, presidente de la Sociedad Rural de Olavarría
Sólo se admitieron los rezos personales; la misa central pudo verse por Canal Local y Facebook
El COVID-19 en Olavarría, resumen de la jornada y los datos semanales
Mientras algunas Caritas van retomando la actividad, comedores y merenderos distribuyen mercadería en los barrios
El miércoles se superó en 40% el promedio de entrada diaria de rodados
PADEL. La dupla argentina jugó en gran nivel y venció a la pareja Nº 3 del mundo
Unión de Clubes
BOXEO. Se espera la apertura de gimnasios para entrenar
CHAMPIONS LEAGUE. Se cerraron dos llaves de octavos de final
FUTBOL. Los equipos comenzarán a entrenarse desde la próxima semana
FORMULA 1. Jornada de entrenamientos en Silverstone
JUEGOS BONAERENSES. Se dio a conocer el calendario, con tres etapas, pero en el formato virtual